Mujeres con SIDA

SIDA, Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), impactante cifra, mortal enfermedad, Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), incremento de mujeres contagiadas, uso del condón, vulnerabilidad, población femenina, “No” a una relación sexual no protegida,
“No” a una relación sexual no protegida

Se calcula que México tiene una población de 220 mil personas que portan el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), es impactante la cifra, pero lo es más que el 59 por ciento de estas personas desconozcan que padece la mortal enfermedad.

En los inicios de la enfermedad en la década de los ochenta, había una mujer contagiada por cada 23 varones, pues se asociaba con prácticas homosexuales y bisexueles. En la actualidad por cada cuatro hombres que padecen del SIDA, una mujer está infectada.

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) está atacando cada día más a las mujeres mexicanas. Las más vulnerables son las amas de casa, quienes tienen la idea de que no se contagiarán porque están casadas y eso se traduce como que sólo tienen una sola pareja sexual.

Es hasta que la enfermedad está muy avanzada, cuando deciden acudir al médico a un chequeo general porque “no se sienten muy bien”; tras el lamentable y sorpresivo diagnóstico no conciben hacerse a la idea de que padecen una enfermedad de “sexoservidoras”. Tal vez tú siempre le hayas sido fiel, pero hay que ponerse a pensar si tu pareja lo ha sido y si no cuántas parejas sexuales ha tenido.

En muchas ocasiones he escuchado que nunca terminas de conocer a una persona y es muy cierto, cuántas mujeres no viven engañadas bajo la sombra de una doble vida, no sólo con parejas sexuales, también con adicciones, hábitos y un sin número de factores que ponen en riesgo; más que la vida conyugal, la salud.

El mayor número de casos en mujeres se presenta entre los 25 y 44 años de edad. El incremento de mujeres contagiadas se debe principalmente a la violencia sexual, a las normas sociales sobre sexualidad, a la inequidad, los factores socioeconómicos, culturales y por su puesto a la falta de comunicación. Las mujeres no se atreven a negociar con sus parejas el uso del condón por prejuicio, lo que aumenta su vulnerabilidad.

La mayoría de las mujeres que son portadoras del virus del VIH fueron infectadas en sus camas, en sus casas y por su propia pareja, hay que dejar de ver a la enfermedad como exclusiva de cierto grupo de la población como homosexuales y trabajadoras sexuales. Hoy en día hay que tener presente que “el cuestionar el uso del condón es como cuestionar el uso de guantes en el sistema médico”. La prevención del SIDA en la población femenina será posible sólo cuando la mujer se atreva a decir “No” a una relación sexual no protegida.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

, , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste