Si tu hijo moja la cama

Enuresis nocturna, problema físico de la vejiga, sistema urinario, trastornos de conducta,  pérdida de autoestima, inseguridad, introversión, irritabilidad,agresividad, bajo rendimiento escolar, incomodidad, frustración, preocupación, padecimiento, calidad de vida,
Trastornos de conducta

El término médico para mojar la cama es “Enuresis nocturna” y se define como mojarse involuntariamente durante el sueño a una edad en la cual ya se debería tener control (generalmente alrededor de los 5 años), sabiendo que no existe ningún problema físico de la vejiga o el sistema urinario.

“El niño(a) que moja la cama de noche por tener Enuresis nocturna padece trastornos de conducta como: pérdida de autoestima, inseguridad, introversión, irritabilidad o agresividad, bajo rendimiento escolar entre muchos otros.

En los papás existe incomodidad, frustración y preocupación por el gasto extra de hasta $10,000 pesos que tienen que realizar al año a causa de lavado adicional de ropa de cama y pijamas”, comenta el Dr. José Ramón Garrido, especialista en cirugía y urología pediátrica.

Parece una situación común pero mojar la cama en una etapa infantil de manera frecuente e involuntaria es un problema de salud que en México afecta a 2.1 millones de niños mayores de 5 años. De estos, más del 80% no recibe tratamiento alguno.

Cuando existe en casa una situación de este tipo, se presentan diversas alteraciones las cuales van desde los daños físicos y psicológicos que padece el menor hasta las consecuencias económicas y ecológicas al medio ambiente.

Una lavadora por ejemplo, gasta en promedio 40 litros de agua. Si tomamos en cuenta que un electrodoméstico para una familia de 4 personas tiene en promedio una capacidad de 6 kilos, se estarían poniendo a lavar 255 cargas más al año lo que significa un consumo de agua de 10,200 litros más es decir, 537 garrafones de agua.

Contrario a lo que piensa la mayoría de la gente, existen varias razones por las que un niño padece enuresis; algunas de ellas son la herencia, la deficiencia de hormona antidiurética, el desarrollo de la vejiga y el sueño profundo, problemas con el aparato urinario, epilepsia, apnea del sueño y alergias a algunos alimentos, todas estas son causas orgánicas que se relacionan con este padecimiento.

Actualmente existen varias maneras de tratar la enuresis nocturna: las farmacológicas (sustitutos de la hormona antidiurética, antocolinergicos, entre otros), y las motivacionales – que se dan a través de terapias-, las que requieren de diferentes tipos de alarmas para avisar e interrumpir la micción y hasta el uso de pañales.

El tratamiento más adecuado dependerá del tipo de enuresis que presente el niño y la causa de la misma. La comprensión, confianza y comunicación que tenga el menor con los padres de familia y con el médico especialista será determinante para mejorar su calidad de vida.

Enuresis en números

Se estima que la prevalencia mundial es de:

• 15% de los niños de 5 años

• 10% de los niños de 7 años

• 5% de los niños de 11 a 12 años

• Se curan espontáneamente el 15% cada año.

• Del 1-2% persiste hasta la adolescencia y/o adultez

• 2 de cada 3 enuréticos son varones.

Fuente: Spee-van der Wekke et al., 1998,Hellstrom et al., 1990;Cher et al., 2002; Kanaheswari, 2003,De Jonge, 1973,Yeung et al., 2006.

Para más información visita www.pipienlacama.net

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste