La piel del cuello revela tu edad

elegancia al caminar, problemas esteticos, piel delgada, mal cuidado, arrugas, lineas de expresión, rejuvenecer el área del cuello
Rejuvenecer el área del cuello

Todas las mujeres cuidamos nuestra piel como uno de nuestros mayores tesoros, pues a través de ella se expresa nuestra salud, los cuidados que le tenemos y ¡también la edad! Te recomendamos algunos ejercicios sencillos y útiles para que lo mantengas en buenas condiciones.

Desde la antigüedad se ha creído que la edad se puede ver por la calidad de la piel en la zona del cuello. Antes no existían opciones para rejuvenecer esta área, pero ¿será porque las mujeres no le prestan la misma atención como lo hacen con la cara, las manos, y los pies? ¡Ya es tiempo de que empieces a preocuparte también por el cuello!

La piel del cuello es muy vulnerable ya que no posee un buen soporte muscular, y tiene pocas glándulas sebáceas. Por ello el debilitamiento es mayor, hace que el tejido se relaje y empiece a tener problemas estéticos.

De él depende que la mujer posea elegancia al caminar, buena postura. El cuello merece el mismo cuidado que cualquiera de las partes del cuerpo, si no se le da la importancia debida, puede empezar a mostrar problemas. La piel del cuello es tan fina y delgada. Es frágil porque pierde humedad, rompimiento de las fibras elásticas y alteración en la micro circulación.

Cuando el cuello sufre los estragos de un mal cuidado, empiezan a surgir detalles incómodos como: cambios en la textura, trastornos de color, pérdida de firmeza, así como la aparición de arrugas y líneas de expresión. Y esto es a causa de la exposición solar, pérdida de peso, envejecimiento, entre otras.

¿Qué hacer para mantenerlo en buenas condiciones?

• Acudir al especialista

• Lavar el cuello dos veces al día, como lo hacemos con la cara.

• Exfoliar una vez por semana.

• Aplicar cremas específicas.

Tonifícalo con estos sencillos ejercicios:

• Apoyar los brazos sobre la mesa. Juntar las muñecas y abrir las manos en forma de copa. Colocar la barbilla dejando caer el peso de la cabeza, presionar varias veces.

• Inclinar la cabeza lentamente hacia adelante, intentando tocar con la barbilla el cuello; luego, echar la cabeza hacia atrás lo más que se pueda. Hacer al menos una serie de cinco movimientos al día.

• Con la espalda recta, realizar lentamente giros completos de cabeza.

Relajar, hacer cinco giros y parar. Hacerlo por lo menos una vez el día.
Los cuidados empleados ayudaran a tener una mejor apariencia, pero es importante mencionar que no erradican el daño ya causado; ayudan a prevenir y rejuvenecer el área del cuello.



Avatar

Escrito por

, , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste