Lo que debes conocer para cuidarte del hígado graso

Anteriormente los problemas de hígado graso eran más frecuentes en varones por el consumo de alcohol, sin embargo también se presentan en la población femenina, la cual ya está superando al varón en sobrepeso, lo informa el Médico Bariatra David Montalvo Castro, Presidente del Colegio Mexicano de Bariatría, A.C.

-El 80% del resultado de un tratamiento para resolver el hígado graso se debe a la modificación del esquema de alimentación que recomiendan los Médicos Bariatras, basado en una dieta baja en grasa  y en carbohidratos, alta en proteína y normocalórica, más la realización de actividad física tipo  aeróbico, para que la persona empiece a modificar su estilo de vida-
-El 80% del resultado de un tratamiento para resolver el hígado graso se debe a la modificación del
esquema de alimentación que recomiendan los Médicos Bariatras, basado en una dieta baja en grasa
y en carbohidratos, alta en proteína y normocalórica, más la realización de actividad física tipo
aeróbico, para que la persona empiece a modificar su estilo de vida-
Pero ¿Hay medicamentos que ayuden a evitar el problema? El especialista afirma que no. La dieta, por encima de todo, tiene que ser personalizada porque el hígado graso, en la gran mayoría de los casos, es una complicación del sobrepeso y la obesidad, por lo que implica atender estas enfermedades para no “solo podar el árbol sino solucionar el problema de raíz”, es decir, atacar la causa y el origen.

Si la persona desarrolló hígado graso es por sus inadecuados hábitos alimenticios, por tanto se deberá corregir el estilo de vida del paciente personalizando su tratamiento al cubrir dos áreas fundamentales: atender el problema de sobrepeso y obesidad y, ayudarle a perder el exceso de grasa corporal y de grasa infiltrada o visceral localizada en el hígado mediante una adecuada alimentación”.

“Aunque solo mide unos 12 x 20 centímetros aproximadamente, el hígado es una fábrica química fascinante, todo lo que comemos va directamente hacia este órgano que recibe, procesa y convierte cada carga en otras sustancias”, Médico Bariatra David Montalvo Castro, Presidente del Colegio Mexicano de Bariatría, A.C.

En el caso de medicamentos, Montalvo Castro comenta que solo existen los que coadyuvan al problema: el suplemento llamado L-Carnitina, una molécula de proteína (aminoácido) que optimiza el desempeño de los músculos durante el ejercicio o el trabajo físico y que es capaz de acelerar el proceso de metabolización de las grasas convirtiéndolas en energía y que se consume con mucha frecuencia por personas que realizan alguna práctica deportiva. Uno de los efectos de consumir este aminoácido es ser un hepatoprotector, es decir, funciona como un protector de las células hepáticas contra la infiltración de la grasa.

Asimismo, comenta de la existencia de una sustancia llamada ademetionina, que en conjunto con el consumo de la L-Carnitina, ayudan como parte del tratamiento del hígado graso.

A decir por Montalvo Castro, el 80% del resultado de un tratamiento es la modificación del esquema de alimentación que recomiendan los médicos bariatras para resolver el hígado graso basado en una dieta baja en grasa en general y en carbohidratos, alta en proteína y normocalórica, más la realización de actividad física tipo aeróbico para que la persona empiece a modificar su estilo de vida.

La individualización de la dieta depende de varios factores como la edad, el sexo, la actividad física, la tasa de metabolismo basal, gustos en los alimentos, horarios de comidas y la presencia de enfermedades o complicaciones agregadas. Tomando todo eso en cuenta se personaliza la dieta, acompañada de la suplementación con L-Carnitina y el medicamento ademetionina para que de esta forma la persona resuelva en un tiempo razonablemente breve el hígado graso”.

Si bien la Fundación Americana del Hígado detalla que si este órgano tiene un porcentaje de infiltración grasa entre el 5 y el 10% de su peso ya se considera hígado graso, el especialista comenta que resulta muy difícil evaluar cuánto pesa el hígado de una persona viva, pues en la práctica real eso no es posible calcularlo por métodos no invasivos. Lo que sí se puede saber, afirma, es que gracias al aparato Analizador de la Composición Corporal por Impedancia Bioeléctrica se puede conocer con exactitud cuanta grasa visceral tiene la persona.

Por mi casuística personal, a través de más de 30 años de práctica profesional, me atrevo a decir que hasta tres kilos de grasa visceral es el límite tolerable o aceptable para un paciente, pero si hay más de esa cantidad se debe actuar de manera contundente para resolver el hígado graso y evitar complicaciones”, expresa el especialista. “Cabe mencionar que este tratamiento es resolutivo en forma definitiva, siempre y cuando el paciente modifique su estilo de vida a fin de que no se vuelva a infiltrar grasa al hígado. Por ello es recomendable que los pacientes acudan con su Médico Bariatra de confianza, quien les ayudará a encontrar el diagnóstico acertado y un tratamiento diétético adecuado, que brinde resultados reales”, concluye.

Imagen cortesía de DmitryDDD


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste