Se propone impulsar mejorar condiciones de trabajo para quienes protegen nuestra salud en servicios de saneamiento

El mundo necesitará muchos más trabajadores de saneamiento con condiciones de trabajo seguras, saludables y dignas si queremos cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de garantizar el acceso de todas las personas a agua limpia, inodoros decentes y buenas prácticas de higiene en todas partes para 2030. El saneamiento seguro debe ir de la mano de un entorno de trabajo seguro y digno para quienes prestan y mantienen los servicios de saneamiento que protegen nuestra salud.

Portada del "El informe sobre la situación de los trabajadores de saneamiento en el mundo"
Millones de trabajadores de saneamiento en el mundo en desarrollo se ven obligados a trabajar en condiciones que ponen en peligro su salud y su vida y violan su dignidad y sus derechos humanos, según el “El informe sobre la situación de los trabajadores de saneamiento en el mundo”.
Los trabajadores de saneamiento prestan un servicio público esencial que es clave para salvaguardar la salud humana. A menudo son los miembros de la sociedad más marginados, pobres y discriminados y realizan su trabajo sin: equipo, protección y derechos legales.

Un principio fundamental de la salud es ‘ante todo no hacer daño’. Los trabajadores de saneamiento realizan una contribución clave a la salud pública en todo el mundo, pero al hacerlo ponen en peligro su propia salud. Esto es inaceptable“, dijo la Dra. María Neira, Directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS. “Debemos mejorar las condiciones de trabajo de estas personas y reforzar el personal de saneamiento, de manera que podamos cumplir las metas mundiales relativas al agua y el saneamiento“.

El informe “Health, safety and dignity of sanitation workers. An initial assessment” [1], presentado este 14 de noviembre revela datos respecto a la difícil situación de los trabajadores de saneamiento en el mundo en desarrollo. Este documento ha sido elaborado conjuntamente por la Organización Internacional del Trabajo, WaterAid, el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud para concienciar sobre las condiciones de trabajo deshumanizadoras e impulsar el cambio. Es el estudio mundial más extenso hasta la fecha sobre el tema, y forma parte de un conjunto cada vez mayor de estudios sobre los trabajadores de saneamiento.

El saneamiento deficiente causa hasta 432 mil muertes por diarrea al año y está relacionado con la transmisión de otras enfermedades como:

  • cólera
  • disentería
  • fiebre tifoidea
  • hepatitis A
  • poliomielitis

Los trabajadores de saneamiento son las personas que trabajan en tareas como:

  • limpieza de inodoros
  • vaciado de pozos negros y fosas sépticas
  • limpieza de desagües y alcantarillas
  • manejo de estaciones de bombeo y plantas de tratamiento

Desempeñan una función valiosa para mantener y mejorar la salud y el bienestar de las poblaciones de todo el mundo y tienen el mismo derecho a una buena salud.

Los residuos deben ser tratados correctamente antes de ser eliminados o utilizados. Sin embargo, los trabajadores a menudo entran en contacto directo con los desechos humanos al retirarlos a mano sin equipo ni protección, lo que los expone a una larga lista de peligros para la salud y enfermedades.

El trabajo es a menudo informal, por lo que los trabajadores no están sujetos a ningún derecho o protección social. El pago puede ser irregular o inexistente, y algunos trabajadores señalan que se les paga con alimentos en lugar de con dinero. El trabajo de saneamiento suele estar estigmatizado socialmente y se realiza por la noche.

En el informe se destacan ejemplos de buenas prácticas en los que el trabajo de saneamiento ha sido reconocido y formalizado oficialmente. También se establecen 4 áreas de acción clave para los países y los asociados en pro del desarrollo:

  1. La reforma de las políticas, la legislación y la reglamentación;
  2. la elaboración y adopción de directrices operacionales para los trabajadores;
  3. la promoción y el empoderamiento de los trabajadores de saneamiento para que reivindiquen sus derechos;
  4. y el fortalecimiento de la evidencia sobre la situación del trabajo de saneamiento y las buenas prácticas.

En Sudáfrica, por ejemplo, los empleados públicos y privados siguen las normas laborales nacionales y cuentan con el equipo y la formación adecuados.

La Organización Mundial de la Salud está ayudando a fortalecer las capacidades nacionales, centrándose en garantizar que la protección de los trabajadores de saneamiento se incluya en las políticas nacionales de saneamiento y en la evaluación y la gestión de riesgos a nivel local. La OMS también trabajará con sus asociados para cuantificar al personal mundial de saneamiento y tratar de estimar la carga de morbilidad para los trabajadores de saneamiento.

Muchos de los desafíos a los que se enfrentan los trabajadores de saneamiento provienen de su falta de visibilidad en la sociedad. Pocos países en el mundo en desarrollo cuentan con directrices para proteger a estos trabajadores. Cuando existen leyes, los gobiernos pueden carecer de los medios financieros o técnicos para aplicarlas, y la informalidad de las funciones plantea nuevos desafíos.

Imagen cortesía de WHO

Publicaciones realcionadas