Fuente

Panorama de la Salud 2015, necesario mejorar prevención, diagnóstico precoz y tratamiento de distintos problemas de salud

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Tiempo estimado de lectura 6 minutos, 1,414 palabras

La atención de la salud mejora lentamente para satisfacer la creciente presión de las enfermedades crónicas, afirma la OCDE en su nueva edición del Panorama de la salud.

Muchas vidas se siguen perdiendo en los países de la OCDE porque la calidad de la atención a la salud mejora muy lentamente para hacer frente al envejecimiento de la población y al creciente número de personas con una o varias enfermedades crónicas, señala un nuevo informe de la OCDE.

Health at a Glance 2015

Health at a Glance 2015

El Panorama de la Salud 2015 muestra que todo el gasto en salud tiende a crecer lentamente en muchos países de la OCDE en línea con el crecimiento del PIB, aunque el gasto en salud cayó en 2013 por tercer año consecutivo en Italia y Portugal y por cuarto año en Grecia.

La nueva edición del Panorama de la Salud 2015 ofrece una serie de herramientas que permiten a los lectores visualizar el desempeño relativo en algunos indicadores selectos de diferentes países de la OCDE. Estas herramientas muestran que todos los países tienen un amplio margen para mejorar la calidad de los cuidados a la salud y vencer estilos de vida poco saludables tales como obesidad y consumo dañino de alcohol.

Ningún país se desempeña de manera constante como puntero de países en lo que se refiere a los principales indicadores de calidad de la atención, incluso los que gastan mucho más en el sector salud. Eso indica que en todos los países hay posibilidades de mejorar en la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento de distintos problemas de salud.

México

En México la calidad de la atención generalmente es más baja que en la mayoría de los demás países de la OCDE. Éste es el caso, por ejemplo, de la atención de las enfermedades agudas en hospitales para pacientes que ingresan por infarto (infarto agudo de miocardio) o derrame cerebral: la probabilidad de que esos pacientes sobrevivan a esas enfermedades potencialmente mortales es mucho menor en México que en otros países de la OCDE. Pero también es necesario fortalecer el acceso a una buena atención primaria en México para que disminuya la hospitalización innecesaria de personas con enfermedades crónicas. Aunque México tiene tasas de hospitalización relativamente bajas para el asma y las enfermedades obstructivas pulmonares crónicas (EPOC), tiene la tasa de ingreso más alta para personas diabéticas.

En el 2013, la expectativa de vida en México era la más baja de todos los países de la OCDE; 74.6 años en comparación con el promedio de la OCDE de 80.5 años. La brecha entre la expectativa de vida en México y el promedio de la OCDE se ha ampliado desde 4 años en el 2000 hasta casi 6 años en el 2013, ya que el aumento ha sido mucho más lento en México que en otros países de la OCDE. Este lento progreso se debe a mayores factores de riesgo para la salud, al igual que a barreras persistentes para el acceso a servicios sanitarios de alta calidad.

Mientras que la tasa de tabaquismo y el consumo de alcohol en México son bajos, dietas poco saludables y vidas sedentarias han causado un aumento drástico en los niveles de obesidad. México tiene la segunda tasa de obesidad más alta entre los países de la OCDE, después de Estados Unidos; uno de cada tres adultos en México es obeso. La obesidad es un factor de riesgo conocido para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos cánceres. Mientras que la mortalidad por cardiopatía isquémica disminuyo con un 45% en la OCDE entre el 1990 y el 2013, en México ha permanecido prácticamente inalterada.

Problemas en la fuerza laboral del sector salud

El Panorama de la Salud 2015 muestra que la oferta de trabajadores del sector salud en México ha aumentado en la última década, pero sigue siendo baja conforme a las normas de la OCDE; en especial, el número de enfermeras. Aunque desde el año 2000, ha aumentado considerablemente el número de médicos (de 1.6 médicos por cada 1,000 habitantes en el 2000, a 2.2, en 2013), el crecimiento del número de enfermeras ha sido mucho más moderado (únicamente de 2.2 enfermeras por cada 1,000 habitantes en el 2000, a 2.6 en 2013). En la mayoría de los países de la OCDE, hay alrededor de tres enfermeras por cada médico, pero en México la proporción es casi de 1:1. Es necesario hacer más esfuerzos para capacitar y emplear a más enfermeras en México para mejorar el acceso y la eficiencia en los servicios de atención de la salud.

Gasto en salud

De manera más general, el Panorama de la salud 2015 también muestra que el gasto total en salud sigue creciendo lentamente en muchos países de la OCDE a la par del PIB; pero el crecimiento del gasto en salud en México ha rebasado al de la mayoría de los demás países de la OCDE, impulsado principalmente por el aumento del gasto del gobierno. Aun así, en México el gasto total en salud per cápita y como porcentaje del PIB sigue siendo mucho más bajo que en casi todos los demás países de la OCDE (con la excepción de Turquía).

El porcentaje del gasto directo en efectivo de los hogares se ha reducido en México porque la cobertura del seguro de salud se hizo más universal, y un mayor porcentaje del gasto en salud se paga a través de fuentes públicas. Sin embargo, el porcentaje de gasto directo en México, de 45% del gasto total en salud, sigue siendo el más alto entre los países de la OCDE. La fuerte carga de gasto directo puede crear obstáculos financieros para acceder a la atención de la salud, sobre todo para los grupos con bajos ingresos.

España

España tiene la segunda expectativa de vida más alta entre los países de la OCDE La expectativa de vida en España ha aumentado más rápido que en muchos otros países de la OCDE y es ahora la segunda más alta, casi igual a la del Japón (83.2 años en España en comparación con 83.4 años en Japón). España tenía la sexta expectativa de vida más alta en el 2000. Este progreso ha sido impulsado por las grandes reducciones en la mortalidad de enfermedades cardiovasculares tanto entre hombres como entre mujeres.

Chile

La expectativa de vida en Chile ha aumentado más rápido que en la mayoría de los países de la OCDE durante las últimas décadas. Por lo tanto, la brecha en la expectativa de vida entre Chile y el promedio de la OCDE disminuyó desde 8 años en el 1970 hasta menos de 2 años en el 2013 (la expectativa de vida en el 2013 es de 78.8 años en Chile, mientras que el promedio de la OCDE es de 80.5 años). Reducciones en factores de riesgo para la salud, como también un mayor acceso a servicios sanitarios de alta calidad mejorarían aún más la salud de la población.

El consumo de alcohol en Chile es relativamente bajo – pero la tasa de tabaquismo entre adultos es la segunda más alta de la OCDE (después de Grecia). Dietas poco saludables y vidas sedentarias resultan en elevadas tasas de sobrepeso y obesidad (1/3 de los niños tienen sobrepeso o son obesos y 1/4 de los adultos son obesos). Para disminuir las tasas de tabaquismo y obesidad, se pueden adoptar políticas como incrementos en los impuestos de productos de tabaco y comidas no nutritivas, fortalecer la regulación de publicidad y promover los consejos de asesoramiento de médicos y dietistas para ayudarles a los pacientes a dejar de fumar y mejorar los hábitos de nutrición.

Crédito de la imagen OECD


Publicidad

Recomiendanos en




Traductor

    Translate to:

Consulta por fecha

noviembre 2019
L M X J V S D
« Oct    
  1 2 3
 4 5 6 7 8 910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Publicidad

¡ Bienvenida(o) !