Programas de estudio y estrategias de aprendizaje para el uso seguro de las redes sociales un tema al que “hay que entrarle con fuerza”

La Comisión Permanente demandó el pasado viernes 14 de agosot de 2015 a la Secretaría de Educación Pública (SEP) incorporar en sus planes y programas de estudio, estrategias de aprendizaje que doten de herramientas a los niños, niñas y adolescentes para el uso adecuado y seguro de las redes sociales.

En México el delito que más se comete contra menores en el ciberespacio es la pornografía infantil. Los pederastas usan las redes sociales para contactar a sus víctimas y así, cientos de adolescentes en toda América Latina son abusados sexualmente.

A favor del dictamen, el senador Ismael Hernández Deras, destacó que cada vez es más común el uso de internet por parte de los niños y jóvenes en México; los niños tienen acceso a internet al promedio de sus ocho años de edad, y las redes sociales la actividad para lo que más lo utilizan, según información de la Asociación Mexicana de Internet.

Ante los nuevos retos que implica el uso de las redes sociales, dijo, corresponde al Estado mexicano implementar políticas públicas que coadyuven a la cultura de la prevención de los riesgos asociados en el uso de las tecnologías de información y comunicación. Sin embargo, reconoció que el uso responsable de las redes sociales no implica ningún riesgo para los niños y niñas, pero consideró impostergable que cuenten con la información necesaria para su uso adecuado y responsable.

Por su parte, la senadora Mariana Gómez del Campo, manifestó su confianza porque en el próximo periodo se dictaminen las iniciativas que junto con otros legisladores ha presentado en materia de bullying y groomingciberacoso sexual, este último reconocido como el acoso de adultos a menores a través de redes sociales.

Asimismo se pronunció por convertir el grooming en delito, como ocurre en otros países del mundo. En este sentido, destacó que en México hay 54 millones de usuarios de internet, de los cuales, 12% son niños que tienen entre seis y 12 años de edad; y 26% entre 13 y 18, por lo que es un tema al que “hay que entrarle con fuerza”.

Related posts