Silvano Aureoles Conejo entrega Medalla al Mérito Cívico “Eduardo Neri y Legisladores de 1913” a Olga María del Carmen Sánchez Cordero DávilaEquidad de género Estilo de Vida Mujeres en la Historia Noticias Portada Recomendaciión del editor 

Cámara de Diputados entregó la Medalla al Mérito Cívico “Eduardo Neri y Legisladores de 1913” a Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila

Silvano Aureoles Conejo entrega Medalla al Mérito Cívico “Eduardo Neri y Legisladores de 1913” a Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila
Entregan diputados a Olga Sánchez Cordero Medalla al Mérito Cívico “Eduardo Neri y Legisladores de 1913” Honorable Cámara de Diputados

Por primera vez una mujer recibe la presea y reconocen su imparcialidad por su labor a favor de la igualdad de género y desempeño como ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación e imparcialidad en la aplicación del derecho, así como su labor a favor de la igualdad de género.

En sesión solemne, la Cámara de Diputados entregó la Medalla al Mérito Cívico “Eduardo Neri y Legisladores de 1913” a Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila, por su desempeño como ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación e imparcialidad en la aplicación del derecho, así como su labor a favor de la igualdad de género.

El presidente de la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles Conejo, señaló que en estos momentos delicados para el país, la sociedad mexicana requiere de servidores públicos comprometidos, que honren el cargo para el que fueron designados.

Reto al cual –indicó- las diputadas y los diputados hacemos frente día a día, con el objetivo de dar a México un horizonte de bienestar para las mexicanas y los mexicanos. Es en ese contexto y en ese marco que la Cámara de Diputados otorga la Medalla al Mérito Cívico, “Eduardo Neri y Legisladores de 1913”.

Indicó que la decisión del Pleno para otorgar la presea, después de concederla a 12 varones distinguidos, a la ministra Olga María del Carmen Sánchez Cordero, tiene soporte en su trabajo permanente y consistente en bien de la colectividad nacional.

Hoy la Cámara de Diputados, congruente con su actuar en favor de la igualdad de género, entrega por primera vez esa condecoración a una mujer, acontecimiento que se suma a otras acciones que hemos realizado para abrir todos los espacios que reconozcan, de una vez por todas, el aporte de las mujeres al desarrollo de la nación”, añadió.

Mencionó que Sánchez Cordero es una mexicana distinguida, que ha tenido innumerables reconocimientos por su valioso trabajo en las responsabilidades que ha tenido en sus manos, pues existen testimonios que dan cuenta de que la ministra “abrazó desde hace mucho tiempo la causa social y ha demostrado en los hechos su gran compromiso con las libertades públicas”.

Con su trabajo sólido en la academia intelectual y como impartidora de justicia, ha fortalecido la cultura de la legalidad y ha ampliado la comprensión del derecho más allá de la interpretación rigorista de la norma, orientando sus criterios conforme a una concepción más terrenal de la justicia, sostuvo.

Silvano Aureoles destacó que con su reconocida sensibilidad y criterios para construir propuestas en materia de discriminación, facultad de atracción y en materia de tortura, la ministra ha marcado una ruta sólida en la interpretación de la ley.

En materia de discriminación, dijo, sentó precedente para que las personas con alguna discapacidad accedan a una oferta de trabajo en igualdad de condiciones. En materia de facultad de atracción, se obligó a la Procuraduría General de la República: “investíguese si hay delitos que perseguir derivados de los sucesos del 2 de octubre de 1968”.

De igual modo, planteó como obligación del Estado actuar en caso de que existan indicios de tortura, atendiendo a las disposiciones de la Constitución Política y a los instrumentos internacionales.

Estos casos son solamente algunos ejemplos del compromiso de la galardonada. Sus decisiones en el más alto tribunal del país son principios rectores que guían la actuación de los operadores jurídicos, pero que de manera especial ensanchan la posibilidad de actuar en libertad a las y los ciudadanos, siempre expuestos y a veces opuestos al peso del Estado”, abundó.

Con esta distinción dejamos testimonio de su valor como persona, como mujer, como ciudadana que honra y da prestigio a nuestra sociedad de mujeres y hombres libres que anhelamos vivir con dignidad y aspiramos que en el marco de la democracia plena seamos cada vez más los que creemos que otro México es posible”, apuntó.

Marcos Aguilar Vega, diputado presidente de la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, expresó que la labor de Sánchez Cordero, como docente en la Universidad Nacional Autónoma de México, investigadora, conferencista, servidora pública en la administración e impartición de justicia y escritora de obras en temas constitucionales y de perspectiva de género, la convierten en un ejemplo de dedicación y servicio.

Indicó que con este acto, se hace historia, porque es la primera vez que la presea se entrega a una mujer, “y hablando con la verdad debemos admitir que este reconocimiento llega tarde, pues son muchas las mexicanas con los méritos suficientes para recibirlas”.

Como la primera mujer a quien será otorgada esta distinción cívica, dijo, es pertinente reconocer su labor a favor de la igualdad de género, y honra en éste como en muchos otros ámbitos, pues basta recordar que fue la primera mujer notaria pública por oposición en la capital de nuestra República Mexicana.

Aguilar Vega sostuvo que la ministra ha sido vanguardia y buen ejemplo a seguir, pues en sus sentencias ha incorporado la perspectiva de género para disminuir la desigualdad entre mujeres y hombres, y avanzar en el acceso pleno de los derechos humanos de las mujeres.

Eduardo Neri Reynoso fue ejemplo de valor y libertad de un servidor público, y ese compromiso lo ha asumido la ministra Sánchez Cordero Dávila, quien con esa responsabilidad en la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha tenido el valor de dictar sus resoluciones guiada por el más estricto apego a la ley, con la libertad y de acuerdo a sus convicciones y conocimientos sin temor a represalias, opiniones contrarias o presiones” afirmó.

Recordó que este reconocimiento premia los hechos, conducta ejemplar, aportación a la ciencia, el arte o civismo, al servicio de la patria, de ciudadanos mexicanos y como un homenaje al legislador Eduardo Neri y su célebre discurso pronunciado el 9 de octubre de 1913 en sesión de Pleno de la Vigésima Sexta Legislatura.

Frente a los diputados de las distintas fracciones parlamentarias, la ministra Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila destacó que para tener una administración fuerte, una correcta impartición de justicia y unas leyes que permitan la igualdad, es necesario reforzar la perspectiva de derechos humanos en todas las acciones del Estado.

El Estado, sostuvo, tiene el deber de velar porque en toda controversia donde se adviertan situaciones de violencia, de discriminación o vulnerabilidad por razones de género, etnia, religión, edad, pobreza o escolaridad, sean tomadas en cuenta a fin de visibilizar la situación y garantizar el acceso a la justicia de forma efectiva e igualitaria.

Alguien que priva de la vida a otro destruye su humanidad y lastima la de los demás; quien impide a alguien alzar su voz, silencia la voz de todos; quien no ve a la mujer como igual, nos discrimina a todas; quien no respeta a los ancianos, no respeta su propio devenir; quien excluye a los indígenas, olvida su pasado; quien vulnera la integridad física de un niño o niña o de un adolescente de manera violenta, aniquila sus emociones y acaba con el futuro del país; quien no es sensible a la condición de las personas en situación de pobreza o discapacidad, elimina la condición humana”, añadió.

La ministra resaltó que quienes integran las instituciones del Estado y los que “tenemos como obligación principal legislar, juzgar o implementar políticas públicas, estamos llamados a devolver la condición humana a quienes se les ha arrebatado. Dignificar, nos dignifica”.

Mencionó que se debe dignificar la pluralidad, las culturas, el trabajo, los derechos, la vida y la libertad. También enaltecer la condición humana y devolver la humanidad a quienes se les ha arrebatado; en particular, dijo, honrar a las mujeres de este país.

Si alguna huella quisiera dejar a mi paso por las instituciones de este país como aportación, será haber logrado generar la perspectiva de género en las labores en que me he desempeñado. Como profesora universitaria, notaria, magistrada y ministra he buscado siempre defender los derechos de las mujeres y buscar la igualdad y la no discriminación para todas ellas”, afirmó.

Puntualizó que en las niñas y niños está el cimiento del porvenir. “Son el corazón del país; tenemos que velar por su interés superior y porque son lo más importante para todos”. En ese sentido, solicitó al presidente de la Cámara de Diputados realizar las gestiones necesarias para que el premio en económico que por esta presea se otorga, se entregue íntegramente al programa que protege a la niñez migrante de la UNICEF.

“Recibo esta presea asumiendo el compromiso irrestricto, como jueza constitucional, de atenerme a la máxima objetividad e imparcialidad. Al defender la dignidad de las personas, siempre tengo presente el ideal de que, al hacerlo, también se dignifican las instituciones del Estado mexicano”, expresó.

Precisó que la defensa de la dignidad humana y los derechos humanos no solo es protección del individuo sino también de los otros, del ser social, ya que, al visibilizar a quienes han sido invisibilizados, silenciados, a los que se les han vulnerado los derechos más elementales, también se protege al bien común.

Mantener el respeto irrestricto a la dignidad humana y devolverla a quien le ha sido negada, es un deber del Estado. Es su razón de ser. La defensa de la dignidad dignifica al Estado mismo. Porque defender la dignidad de las personas y de las instituciones, es una misión a la que estamos llamadas todas las autoridades”, abundó.

Subrayó que ser jueza constitucional supone, en lo político y en lo jurídico, el respeto a los principios fundamentales de laicidad, republicanismo y democracia. “Con frecuencia, ser jueza constitucional implica afrontar problemas que generalmente requieren juicios sobre cuestiones éticas o filosóficas polarizantes”, reveló.

Al concluir Sánchez Cordero su discurso, Silvano Aureoles Conejo informó que hoy se llevó a cabo la ceremonia para develar la efigie del jurista y político Eduardo Neri Reynoso, en reconocimiento a su vida y obra, para dar cumplimiento al decreto aprobado por esta Cámara de Diputados el pasado 1 de abril.

Al acto de entrega de la presea asistieron el subsecretario de Responsabilidades Administrativas y Contrataciones Públicas, encargado del despacho de la Secretaría de la Función Pública, Julián Olivas Ugalde, y los rectores de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro Robles; de la Universidad Autónoma de Morelos, Jesús Alejandro Vera Jiménez, y de la Universidad Autónoma de Coahuila, Blas Flores Dávila.

De igual modo, el Consejero Jurídico de la Presidencia, Humberto Castillejos; Martha Badillo viuda de Neri, así como otros familiares del ex legislador de 1913: Domingo Neri Celis, Alfonso Neri Carreto, Eduardo Neri Badillo y Alfonso Neri Celis.

También familiares e invitados de la ministra Sánchez Cordero: Eduardo García Villegas, esposo de la magistrada; sus hijos, Paula, Olga Mercedes y Eduardo García Villegas Sánchez Cordero, así como su nuera Ana Alicia Aguirre y su yerno, Fernando Mendoza Rodríguez.

El Himno Nacional estuvo a cargo de la Banda Sinfónica y Coro de la Secretaría de Marina-Armada de México.

Related posts