Una verdad incómoda

Una verdad incómoda, testimonio critico, calentamiento global, problemática, zonas del planeta, gráficas digitales, valor didáctico,  detalles científicos, película, problema real,
Problemática real

Ganadora este año del Oscar al mejor documental, La Verdad Incómoda (An Inconvenient Truth) es un lúcido testimonio crítico sobre el grave problema del calentamiento global, que en realidad es la presentación que el ex vicepresidente estadunidense Al Gore ha impartido por diversos sitios del orbe, basada, a su vez, en su libro homónimo.

Con gráficas digitales, ilustraciones animadas, fotografías e imágenes en video, el filme describe un panorama muy completo sobre el problema y sus repercusiones en diversas zonas del planeta. Su parte medular es que la humanidad enfrenta un problema que no se trata sólo de una cuestión científica o política, sino de índole ética y moral.

De manera persuasiva y con abundantes detalles científicos, se ponen de manifiesto las consecuencias del fenómeno, que acentúa la penuria en vastas zonas y es la causa de múltiples desastres como inundaciones, erosiones, aumento de las zonas áridas, disminución del caudal de lagos y ríos.

Entre otros datos impactantes, menciona, por ejemplo, que la temperatura se elevará en los próximos años 3.5 grados centígrados, lo que representa un nivel equivalente al que se registró en la última glaciación, lo cual ya es notorio en el hecho que se están derritiendo las capas de hielo en las zonas polares.

Más allá de su inobjetable relevancia, la película conserva siempre su interés argumental, posee claridad conceptual, no cae en radicalismos y mantiene la objetividad y la seriedad en el manejo de un tono crítico contra la indecisión de la Casa Blanca para adoptar las acciones necesarias en torno a dicha problemática.

Sin embargo, su parte débil es que no evita caer en una especie de culto a la personalidad de Gore, con escenas autobiográficas que lucen innecesarias y que parecen un vehículo propagandístico. Pero, a fin de cuentas, no deja de ser una pecata minuta, que de ninguna manera excluye los indudables méritos y cualidades del filme.

En conclusión, es una película imprescindible, necesaria para darnos cuenta de la realidad que vivimos, y con un valor didáctico que la hace recomendable para todo público.

Para ello, es fundamental reiterar que se trata de un documental que se ve con sumo interés, que nunca resulta pesado, y que debemos ver con esa confianza. Al final, tendremos una satisfacción personal de habernos adentrado en el conocimiento de un problema real.

Imagen cortesía de Jessica Pacheco Ramírez | Plenilunia


Avatar

Escrito por

Crítico de cine con amplia trayectoria; ha asistido a diversos festivales. Colaborador actual en "Formula Financiera" y "México al Día"

, , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste