Nadie puede detenerte

¿Cómo se puede detener un río con las manos?; ¿Quién puede ponerle un alto a alguien, que sabe qué camino tomar y a dónde va?

El fortalecimiento espiritual es  muy importante
El fortalecimiento espiritual es muy importante
Cuando estamos en un momento de nuestra vida donde decidimos, que pase lo que pase vamos a avanzar, que ya no podemos posponer por más tiempo alcanzar nuestros sueños, es justo cuando empezamos a utilizar nuestras fortalezas para no declinar, es cuando decidimos utilizar nuestros recursos internos y externos para no decir: “Si lo hubiera hecho”, es cuando le ponemos acción a lo que por mucho tiempo sólo estuvo en nuestros pensamientos. La mayoría de las personas que llegan a este punto, ya han pasado por un proceso, en el que han superado muchos obstáculos, de los que han aprendido lo suficiente para transformar su vida.

Es difícil que en el momento que alguien está tocado fondo, pueda pensar que existe una oportunidad para ser feliz, porque la consecuencia de esta situación es la suma de fracasos, sentimientos de frustración e impotencia, ¿pero acaso se puede caer más, cuando estás en el fondo?, la verdad es que no.

¿Te has puesto a pensar que precisamente por ese motivo, cualquier movimiento que hagas va a ser en ascenso?

Caer, no significa que nuestra vida está condenada a un suplicio interminable, aún en las circunstancias más difíciles, siempre hay una manera levantarnos de una caída. En definitiva nuestra vida no se determina por lo que nos ocurre, sino por la forma como interpretamos lo que nos ocurre.

Un día un residente, en un hospital platicaba con un médico famoso, en ése momento el médico, recibió una llamada urgente y salió apresurado sin decir que ocurría, el residente minutos después se entero, que el hermano del médico había recibido un balazo en una pierna y estaba custodiado por policías por haber participado en un robo a mano armada, poco después lo llamaron para asistir en atención al herido, el residente no pudo evitar preguntarle al hermano: “¿Qué ocurrió para que cometiera ése delito?”.

El delincuente contesto: “tuve una vida difícil y no encontré otra salida, me sentí obligado por las circunstancias”.

Al paso de los días, el residente le pregunto al médico: “¿Qué ocurrió en su vida para que usted se dedique a la medicina?

El médico contesto: “tuve una vida difícil y no encontré otra salida”.

Éste es un ejemplo claro de personas en las mismas condiciones, que toman decisiones diferentes, donde uno decide adaptar su vida a sus circunstancias y sobrevivir en el medio que conoce y el otro transforma su vida saliendo del ambiente donde está y mejora la calidad de su vida.

Una decisión de amor y agradecimiento es lo que hace que nada nos detenga.

El fortalecimiento espiritual es muy importante, porque al final en conjunto con el aprendizaje de nuestras experiencias y nuestras acciones, es lo que nos da el impulso que necesitamos para emprender el vuelo al ascenso.

Que afortunados somos cuando tenemos éste impulso, ésta fuerza espiritual, ésta motivación, que es más grande que todas las excusas y razones que siempre nos habíamos puesto y donde nadie se atreve a detenernos, al contrario, nos abren paso.

Imagen cortesía de lightsource


Claudia Cruz

Escrito por

La mujer que escribe desde el corazòn

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste