Al compartir momentos extraordinarios en una conversación… ¿quedamos excluidos?

Descubre el inesperado “costo” de compartir una experiencia extraordinaria en una conversación. Un equipo de investigadores se propuso revelar las verdaderas e inadvertidas consecuencias de compartir con los demás una “experiencia extraordinaria” y que se debe hacer para no ser excluido.

Grupo de amigos conversando en una cafetería
Compartir experiencias extraordinarias puede tener un elevado costo social
Podemos amar recordar el pasado y compartir con los demás todos los detalles acerca de nuestros grandes momentos en la vida y de nuestras experiencias extraordinarias en la vida – aquella ocasión que escalamos una montaña, la oportunidad de degustar un vino muy raro, o cuando corrimos con una celebridad en la calle – pero una nueva investigación sugiere que el compartir estas experiencias extraordinarias puede tener un elevado costo social.

Los hallazgos aparecen en la revista Psychological Science, una revista de la Association for Psychological Science.

Las experiencias extraordinarias son placenteras en el momento, pero nos pueden dejar en una peor situación social en el largo plazo“, dice el científico psicológico y autor del estudio, Gus Cooney, de la Universidad de Harvard. “Los participantes en nuestro estudio, pensaron equívocamente que tener una experiencia extraordinaria los convertiría en la estrella de la conversación. Pero se equivocaron, porque ser extraordinario es ser diferente a los demás, y la interacción social se basa en las similitudes“.

Cooney, quien dirigió la investigación junto con los co-autores Daniel T. Gilbert, de la Universidad de Harvard y Timothy D. Wilson, de la Universidad de Virginia, estaban interesado en explorar las consecuencias de compartir experiencias extraordinarias con base en sus propios encuentros con los demás:

Todos apreciamos experiencias que son finas y raras, cuando conseguimos lo que queremos, siempre estamos deseosos de decírselo a nuestros amigos. Pero me he dado cuenta que las conversaciones siempre parecen prosperar en temas más comunes“, explica Cooney. “Esto me hizo preguntarme si existen ocasiones cuando compartir experiencias extraordinarias tienen más costos que beneficios, y si la gente sabe que esos momentos lo son“.

Para averiguarlo, Cooney y sus colegas invitaron a 68 participantes al laboratorio en grupos de cuatro. En cada grupo, un participante fue asignado a ver un vídeo con una alta calificación de “4 estrellas” de un mago callejero realizado un truco enfrente de una multitud, mientras que los otros tres participantes fueron asignados a ver un vídeo con baja calificación “2 estrellas” de animación de vídeo, y todos estaban conscientes de las asignaciones de cada uno de los vídeo. Después de ver los vídeos, los participantes se sentaron alrededor de una mesa y tuvimos una conversación no estructurada por cinco minutos.

Los participantes que vieron el vídeo de 4 estrellas, es decir quienes “experimentaron algo extraordinario” dijeron sentirse peor después de tener la discusión en grupo que quienes vieron el vídeo de 2 estrellas, debido al hecho de que se sentían excluidos durante el debate.

Datos adicionales sugieren que al compartir las experiencias extraordinarias las persinas se pueden sentir peor, porque ellos no se imaginan los costos sociales de tener una experiencia que les separa del grupo.

Se pidió a los participantes en los dos estudios adicionales imaginar cómo cualquiera de ellos y la otra persona se sentirían como alguien que experimenta una situación extraordinaria participando en el primer estudio. Como era de esperarse, erróneamente predijeron que la persona que tuvo la experiencia extraordinaria se sentiría mejor que los experimentadores ordinarios durante todo el experimento. No sólo eso, predijeron que iban a conversar más en el debate posterior a la película, y no se sentirían excluidos.

Estos hallazgos sugieren que podríamos querer ser más prudente en determinar la forma en que compartimos nuestras experiencias con los demás, pero también que debemos prestar más atención y pensar al elegir las experiencias al participar en la conversación desde el primer momento:

Al elegir entre las experiencias, no sólo debe pensarse en cómo se sentirán cuando sucede – piensan en cómo van a afectar a las interacciones sociales“, dice Cooney. “Si una experiencia que se convierte en alguien que no tiene nada en común con los demás, entonces no importa que tan bueno era, no va a hacerte feliz en el largo plazo“.

Referencias

Imagen cortesía de creatista


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste