Una Buena Elección

En la vida constantemente aprendemos lecciones que nos da la vida, a veces no basta tener buenos sentimientos hay que desarrollar otras destrezas, sin dejar de lado nuestra capacidad de justicia y amor para ser felices y dar lo mejor de nosotros a los demás.

nadie puede protegerte más que tú y el mayor compromiso que tienes es proporcionarte los medios para sentirte bien, así que has todo lo que tengas que hacer para lograrlo

Les dedico uno de mis cuentos donde me permito hablar de este tema.

Cuento: Una Buena Elección

Era una vez un Rey en un pueblo muy lejano que tenía tres hijos, este Rey era muy amado por todos, si algo lo distinguía era su sentido de justicia.

Una de sus más grandes cualidades es que seguía no solo a su razón, sino también a su corazón, por este motivo sus decisiones siempre estaban basadas en la paz y el amor.

Él pensaba que no por fuerza el primer hijo tenía que ser su sucesor sino era el adecuado,

Así que cuando sus hijos ya tenían la mayoría de edad, tomo la decisión de ponerlos a prueba, su único cómplice fue un viejo mago sabio y además su único y más fiel confidente, él tenía un plan, reunió a sus hijos y les dijo que tenía que hacer un viaje donde iba a arreglar asuntos muy importantes y que iba a tardar unos días en regresar, que sabía que todo iba a estar bien.

La verdad es que no se fue lejos de ahí, desde donde estaba los podía vigilar a ellos y a su reino.

El primer día uno de sus hijos, el más pequeño caminaba por el campo, disfrutaba la naturaleza y observaba a los campesinos arar la tierra.

El rey se disfrazó con ropa humilde, con magia transformo su rostro y su voz y se apareció en el camino del príncipe, el campesino era un viejo trabajador, saludo al príncipe mostrándose muy cansado, el príncipe lo saludo con respeto y le pregunto si se sentía mal, este le contesto que sí , entonces el viejo le dijo:

¡Que daría por tener fuerza y construirme un banco donde pudiera descansar por algunos momentos! Curiosamente todo lo que se necesitaba para construir el banco estaba muy cerca, el príncipe le dijo que no se preocupara, que él iba a ayudarlo, pronto mando llamar a otro campesino joven y le hizo caminar al castillo para atraer a un carpintero hacer el banco y dárselo al anciano.

Al siguiente día el rey se disfrazó con Ropas mucho más finas de las que jamás había usado , con grandes joyas , esta vez lo acompañaba su consejero , el rey nuevamente junto con su acompañante cambiaron sus rostros y su voz y así fueron al castillo, su hijo mediano los recibió , la verdad es que no pudo evitar quedar impactado ante un personaje tan pudiente y su acompañante, después de invitarlos a pasar muy amable les pregunto en que podía ayudarlos, el gran poderoso le dijo:

Lo primero que te pido es que me hospedes y ademas que pongas varios miembros de tu corte y sirvientes a mi servicio para lo que se me ofrezca por un día completo, a cambio antes de partir te voy a regalar un diamante.

El joven príncipe acepto.

Así sucedió, al final el poderoso le dio el diamante al príncipe que esperaba ansioso a la llegada de su padre para dárselo como muestra de cariño.

Al siguiente día el Rey se disfrazó de herrero, cargo sus herramientas y se dirigió al castillo, cuando llego llamaron al príncipe de mayor edad, el saludo muy amable, el herrero le dijo que iba a hacer varias reparaciones en el castillo y quería hacer mejoras también, el príncipe cuando el herrero empezó a trabajar se quedó a observarlo, cuando el herrero necesitaba algo él se lo acercaba, y le preguntaba acerca de lo que hacía, en un momento el herrero le dijo al joven:

¿Podría darle mi opinión acerca de cosas que he pensado que mejorarían muchas cosas del castillo , cambios que serían buenos?

El príncipe accedió.

Al siguiente día todo era felicidad pues el rey estaba de regreso, reunió a sus hijos y les dijo:

Me siento muy orgulloso de los tres, porque mi ejemplo de amor ha valido la pena, los tres tienen un gran corazón ahora sé que no me abandonarían en ninguna circunstancia cada quien a su manera.

Le informo que he elegido a mi sucesor y sé que los otros dos van a ayudarlo y serán justos siempre, cuando dijo esto los tres se sorprendió mucho.

El rey continúo: Hijos míos en la vida como en su reino, no basta tener buenos sentimiento, si tienes todo para ser feliz ocúpalo no lo dejes de lado, esto te lo digo en especial a ti mi hijo más pequeño, tu debiste hacer el banco.

También tenemos que aprender a no deslumbrarnos ni descuidar lo más importante a cambio de nada ni nadie , ni siquiera por alguien poderoso ni por un diamante, dirigiéndose a su hijo de en medio.

Ahora bien para reinar y ser justos tienes que apoyarte en la observación y la reflexión para así poner acción y principalmente tener la humildad de escuchar para abrir tu mente y tu corazón a las posibilidades más inesperadas para mejorar, como lo hiciste tú mi hijo mayor.

Por lo tanto ahora sé que mi reino estará en buenas manos:

Tú mi Primogénito no porque los estatutos lo digan, sino porque lo diga yo: Serás mi sucesor.

Claudia Cruz.

Como un regalo especial de Fin de año y a petición de mis seguidores y amigos les regalo mi cuento más reciente, esperando lo reciban con todo el amor con el que lo escribí, les mando un abrazo enorme.

Imagen cortesía de nastia1983


Claudia Cruz

Escrito por

La mujer que escribe desde el corazòn

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste