Muy joven para ser mamá

El embarazo implica muchos cambios
El embarazo implica muchos cambios

El embarazo es una etapa para disfrutar, pero también es una etapa de muchos cambios tanto físicos como emocionales y esto, en ocasiones, puede hacerlo más complicado de lo que debería. Uno de los motivos por los que la etapa del embarazo puede complicarse es por tener un embarazo a temprana edad, pues podemos no estar preparadas para cambios tan radicales. Hay varias razones por las que las mujeres pueden embarazarse muy jóvenes, en algunas ocasiones de manera accidental o por decisión propia. En ambos casos las consecuencias o dificultades pueden ser muchas.

Las estadísticas indican que el mejor momento para tener hijos es entre los 25 y los 35 años, por considerarse la etapa en que la pareja puede tener más estabilidad emocional y más estabilidad económica. Aunque biológicamente el cuerpo tiene la capacidad de reproducirse desde que la mujer comienza a menstruar, esto no quiere decir que esté preparado por completo para hacerlo. La edad ideal en términos fisiológicos es entre los 20 y 30 años, ya que en este periodo no son comunes las enfermedades crónicas y además tenemos mucha energía. En cambio, cuando las mujeres se embarazan a temprana edad tienen mayor probabilidad de tener bebés de bajo peso al nacer, de tener partos por cesárea y aumenta el riesgo de mortalidad infantil perinatal.

Por otro lado, la cuestión económica también es un factor importante que puede influir, ya que entre menor edad tengamos es posible que menor preparación académica haya, lo que puede implicar menores ingresos y, en ocasiones, frustración por deserción escolar.

Debido a lo anterior es muy importante que para sobrellevar la situación, se busque apoyo, se tenga una pareja estable y contar con la ayuda de los padres, pues la maternidad en sí misma es un proceso de muchos cambios y emocionalmente es difícil. El embarazo significa asumirse como madre, esto genera que haya un reacomodamiento en nuestra mente y muchas veces este reacomodamiento puede provocar confusión lo que puede llevarnos a una depresión post parto. En estos casos es importante acudir a una psicoterapia.

Emocionalmente, las mujeres a la edad de veinte años todavía no están preparadas para asumir la responsabilidad y compromiso de un embarazo y todo lo que conlleva. Hay casos en los que las mujeres, al no estar preparados, no se dan cuenta de la importancia y responsabilidad que el embarazo implica, olvidando o no interesándose en visitas al médico, cuidados en la alimentación, entre otros. Incluso hay mujeres que debido a condiciones de ansiedad y estrés pueden tener como consecuencia un aborto, poniendo su propia vida en riesgo.

Si el embarazo se da cuando la madre es adolescente, se suman otras complicaciones a la maternidad, que por sí misma conlleva muchos cambios. Una de estas es que además de que el embarazo no sea planeado, se  pueda contraer alguna enfermedad de transmisión sexual que tiene que ser atendida de inmediato.

Como ya se mencionó, el principal peligro al que pueden enfrentarse las madres a  edad temprana  es el de no estar preparadas emocionalmente. Las consecuencias pueden ser fatales, ya que la principal función de ser madre es brindarle al bebé todas las herramientas psíquicas para que pueda enfrentarse al mundo de una manera sana.

Una madre debe darle a su hijo seguridad y amor para que pueda tener una estructura fuerte,  pueda soportar las frustraciones de la vida sin sufrir y sea una persona con la capacidad de amar a otros y, si una mujer carece de estas herramientas por su historia personal o por falta de madurez, será imposible que le pueda brindar estas herramientas a su bebé. Por eso es tan importante estar preparadas para ser madres.

Es esencial estar preparadas psicológicamente para ser madres, pues debido a la falta de madurez podemos tener muchas cosas no resueltas, por lo que es común que mediante nuestros hijos queramos resolver algunas situaciones, por ejemplo, el evitar sentirnos solas teniendo un hijo, lo que puede provocar sobreprotegerlo o tratarlo como una pareja, no como un hijo. Si buscamos ser madre es importante estar bien preparadas, incluso hay expertos que recomiendan ir a psicoterapia antes de tener hijos para asegurarse de que sea una buena decisión o no en ese momento o para resolver los conflictos que puedan existir antes de convertirse en madre.

No quiere decir que en todos los casos en los que la madre es joven haya un mal pronóstico, pero es importante que en caso de que nos encontremos en esta situación, se tomen todas las medidas para que puedan disfrutar de esta etapa y tomen en cuenta las complicaciones que pueden tener para entonces prever y así poder evitarlas. Lo más importante es estar en las mejores condiciones y preparadas para la llegada de un nuevo ser.

Imagen cortesía de Depositphotos.com | Plenilunia


Avatar

Escrito por

Miembro de la SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE MÉXICO (SPM) www.spm.org.mx Teléfonos: (+52-55) 5286 1744 y 5286 5509 Clínica de asistencia a pacientes México D.F.: Teléfonos: (+52-55) 5553 3599 , 5286 6550 y 5286 0329 Email: spp@spm.org.mx Clínica de Asistencia a la Comunidad Sede Metepec Edo. México: Teléfono: 2153024 email: spmtoluca@gmail.com

, , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste