Mindfulness en tu vida: 9 maneras de aplicarlo

Una de las preguntas más comunes que surgen en estos días es: ¿cómo puedes adaptar el mindfulness en tu vida cotidiana?

Chica de ensueño sosteniendo libro mientras está sentado en la sala de estar
Las meditaciones por minutos pueden ser una práctica maravillosa para el mindfulness en tu vida.

Así que hoy te compartimos las 9 estrategias que consideramos más efectivas. Esperamos que las pruebes por ti misma y experimentes de primera mano el poder transformador de la vida consciente.

1. Un minuto de atención plena

Puedes introducir breves “minutos de meditación” durante todo el día. Necesitarás un reloj o temporizador para este ejercicio.

Durante este tiempo, tu tarea es concentrar toda tu atención en tu respiración y nada más.

Puedes practicar con los ojos abiertos o cerrados. Si pierdes el contacto con la respiración y te pierdes en el pensamiento durante este tiempo, simplemente suelta el pensamiento y suavemente devuelve la atención a la respiración. Trae la atención tantas veces como sea necesario.

Las meditaciones por minutos pueden ser una práctica maravillosa para el mindfulness en tu vida, ya te ayuda en aquellos momentos en que comienzas a sentirte un poco estresado.

2. Escucha atenta: un acto de amor

Cuando escuchamos a otra persona, a menudo estamos allí en el cuerpo, pero no estamos completamente presentes. 

Muy a menudo no nos estamos enfocando en escucharlos; estamos atrapados en nuestra propia charla mental. Juzgamos lo que están diciendo, mentalmente de acuerdo o en desacuerdo, o pensamos en lo que queremos decir a continuación.

La próxima vez que estés con un ser querido o un compañero de trabajo, intenta usar tu tiempo como un ejercicio de atención plena. No solo escuches sus palabras; realmente escucha lo que dicen y adopta el mindfulness en tu vida.

Centra toda tu atención en la otra persona. Te sorprenderá el poder de escuchar; es un acto de amor y bondad. 

La gente lo aprecia profundamente cuando realmente los escuchas. También encontrarás que te escucharán más completamente cuando hables.

3. Tareas transformacionales

Convierte tus tareas domésticas ordinarias en sesiones de atención plena. Para muchos de nosotros, las tareas domésticas ocupan una buena parte de nuestras vidas.

En lugar de pensar que es solo una tarea aburrida, la tarea puede convertirse en un ritual de atención plena.

La próxima vez que tengas que preparar la cena o lavar la ropa, concentra toda tu conciencia en la tarea en cuestión, en el momento presente.

Trata de estar completamente involucrado en lo que estás haciendo y no te pongas al día con las conversaciones o simplemente te apresures al final de tu tarea.

Por ejemplo, si estás lavando la ropa, mientras doblas la ropa, no te apresures simplemente ‘haciéndolo’. Observa la sensación y las texturas de las telas: qué tan frescas huelen.

Presta atención a los patrones y colores y la forma en que se ven afectados por la luz de la habitación. Convierte cada movimiento en una especie de práctica de yoga y muévete con atención, atento a cada pliegue.

De esta manera, cada pequeño acto se convierte en un ritual sagrado. Te mantiene en sintonía con el momento, contigo mismo, tu espacio e incluso el mundo que te rodea, todo funcionando en armonía.

4. Comer con conciencia

Comer conscientemente puede ayudarte a recuperar el placer de la comida. Muchos de nosotros hemos perdido el contacto con éste, uno de los placeres más simples y maravillosos de la vida. Se ha demostrado que la alimentación consciente ayuda a perder peso y ayuda a una digestión saludable.

Cuando te sientes a comer, apaga todas las distracciones y concéntrate en tu experiencia actual. Antes de comenzar a comer, haz una pausa. Mira tu comida , toma nota del olor.

Cuando comas, toma bocados pequeños y come despacio. Estar completamente presente en el momento con tu experiencia.

5. ¡Disminuye la velocidad!

Nuestra cultura es una de negocios, esfuerzo, plazos, esfuerzo y logro. La era de la información nos hace correr por la vida a un ritmo que haría girar las cabezas de nuestros antepasados, pero ¿estamos más felices?

Muchos de nosotros raramente nos permitimos desacelerar y estar completamente presentes para los preciosos momentos de nuestras vidas, y estamos cambiando nuestras vidas viviendo así.

La desaceleración física nos ayuda a disminuir mentalmente . Obtenemos más placer de la vida cuando disminuimos la velocidad de esta manera. Tómese un tiempo para comer y realmente conéctese con su familia (¡con el televisor apagado!).

Camina descalzo sobre el pasto, disfrutando de la sensación. Tómese el tiempo para conectarse con un cliente en lugar de “venderle”. Haga una cosa a la vez y esté allí, plenamente.

6. Una cosa a la vez

Desde hace un par de décadas, la frase clave ha sido “multitarea”. Algunas personas se jactan de sus habilidades multitarea en sus hojas de vida o en entrevistas de trabajo, otras lo hacen entre amigos y familiares mientras hablan sobre las cosas que intentan hacer en un día.

Existe el mito de que la multitarea nos hace más productivos; en realidad, nos agota más rápido. Intentar difundir nuestra atención tan débil y mantenernos al día con tantas cosas nos hace más propensos a cometer errores. No somos más productivos; estamos más ocupados, tanto mental como físicamente, agotándonos innecesariamente.

Intenta cambiar tu enfoque para hacer solo una cosa a la vez. Asume cada tarea con plena conciencia, una por una. Cuando realizas una tarea conscientemente, eres menos propenso a apresurarte, cometer errores u olvidar detalles.

Descubrirás que puedes ser más eficiente con la tarea y terminarla sin sentirse agotado o tenso. Esto es parte del mindfulness en tu vida.

7 ‘Mira’ la mente

A través de la autoobservación, la atención plena fluye automáticamente a tu vida. En el momento en que te das cuenta de que no estás siendo consciente, ¡eres consciente!

Has salido del diálogo mental continuo de la mente y ahora eres el observador. Ahora estás observando la mente en lugar de dejarse llevar por su corriente.

Cada vez que ves tus pensamientos, estás siendo consciente y dejas que el mindfulness entre en tu vida. Comienza a escuchar la voz en su cabeza con la mayor frecuencia posible, especialmente los patrones de pensamiento repetitivos.

Mientras escucha, intente hacerlo como testigo imparcial. Pronto te darás cuenta, “ahí está la voz, y aquí la estoy escuchando. No soy la mente “.

La clave es esta: no creas tus pensamientos. No los tomes tan en serio. Míralos, pregúntales. De esta manera, los pensamientos y las formas condicionadas y reactivas de vivir y pensar pierden su control sobre usted. Ya no tienes que jugarlos.

8. Nada de tiempo

Vivir en una cultura donde la ociosidad está mal vista nos ha hecho a muchos olvidar cómo estar quietos y no hacer nada en absoluto. 

¡La mentalidad ha sido arraigada en nosotros que grita, haz, haz, haz! ¡Ve, Ve, Ve! La idea de sentarse y no hacer nada puede ser tan extraña para nosotros, que hace que muchos se sientan incómodos, incluso culpables.

Sin embargo, no tenemos que estar haciendo todo el tiempo. Tómate un poco de tiempo cada día. Incluso si son solo cinco minutos, siéntate durante esos cinco minutos y no hagas nada.

Siéntate en silencio en tu silla favorita o en un lugar soleado al aire libre. Si es posible sin teléfonos móviles, busca personas u otras distracciones cerca de de ti. Quedarse quieto. Trae tu plena conciencia al momento presente y a tus percepciones sensoriales. Todo lo que existe para ti es el aquí y el ahora.

Es posible que te sorprendas de lo placentero y satisfactorio que es adaptar el mindfulness en tu vida.

9. Caminata consciente

Caminar puede darte la oportunidad de adaptar el mindfulness en tu vida consciente sin tomarte un tiempo extra de tu día. Ya sea que estés caminando por la calle, desde el automóvil hasta la tienda o por los pasillos en el trabajo, puedes convertirlo en un ejercicio meditativo.

Incluso antes de levantarte de tu silla, dirige tu atención a tu intención de caminar conscientemente. Levántate y permítete tomar conciencia de la sensación de estar de pie. Pon tu atención en tu cuerpo.

Comienza a mover tus pies. Si es posible, puedes caminar lenta y deliberadamente para ayudarte en tu práctica. Observa cómo se siente el piso debajo de sus pies, cómo se siente su ropa moviéndose alrededor de su cuerpo.

Presta atención a los detalles de tu entorno: la arquitectura del edificio, las plantas que estás pasando y los pájaros que cantan en los árboles.

Otra opción en que puede mejorar tu vida es la terapia cognitiva basada en mindfulness.

Tila es el espacio que te da herramientas para dormir mejor y encontrar tus 5 minutos al día de bienestar. Visita www.tilaflor.com y descubre más información.

Imagen cortesía de HayDmitriy


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste