¿Qué puede provocar constantes cambios de humor, irritabilidad y mal carácter en el jefe?

La próxima vez que tengas un enfrentamiento o discusión con tus jefes, no hay que pensar que es una persona amargada o que le gusta tratar mal a los demás.

El mal humor es un estado de ánimo muy característico de un jefe, principalmente por el continuo estado de estrés, presión o apuro en el que se encuentran constantemente; o bien, por la responsabilidad de presentar resultados positivos en todo momento. Este estilo de vida provoca que en la mayoría de los casos, el carácter se vaya haciendo más negativo, áspero e intolerante.

Himbre molesta al lado de una mujer haciendo un gesto de no comprender
La próxima vez que tengan un enfrentamiento o discusión con sus jefes, no hay que pensar que es una persona amargada o que le gusta tratar mal a los demás; tal vez simplemente es…
Sin embargo puede que este no sea el motivo real, y la prueba está en que también existen personas que se enfrentan a la misma cantidad de estrés, responsabilidades y carga de trabajo; y por el contrario, su estado de ánimo es totalmente favorable. Entonces, ¿de qué depende que el jefe sea visto como un ogro o un amargado? La respuesta puede estar en su vida sexual, o mejor dicho, en la falta de actividad sexual.

Está comprobado que la poca, nula o no placentera vida sexual, provoca constantes cambios de humor, irritabilidad y mal carácter en los hombres, que algunos especialistas definen como Síndrome de irritabilidad masculina (SIM) considerada por muchos como “menopausia masculina”. Esto es porque durante el sexo, el cuerpo entra en un estado de placer, que se ve reflejado en el ánimo de una persona, pues al liberar un químico natural como la endorfina, se reduce el estrés, la preocupación, los nervios, y hasta algún dolor que se padezca. Otra hormona que contribuye a permanecer en un estado de felicidad por un cierto lapso, es la “oxitocina”, que ayuda al cuerpo a permanecer tranquilo y evita que la hormona del estrés haga su función durante un cierto periodo de tiempo.

Al no tener una vida sexual activa o la cantidad de sexo necesario, el estrés, las preocupaciones y el ritmo laboral pueden tener un efecto aún más negativo en las personas. Los motivos pueden ser muchos, que van desde la falta de testosterona o alteraciones hormonales, no tener una relación o estar pasando por un mal momento en pareja; hasta padecer algún tipo de disfunción sexual como es la disfunción eréctil o la eyaculación precoz, que son las causas más comunes que impiden que un hombre viva su sexualidad plenamente, causando irritabilidad, cambios en el comportamientos y hasta estados violentos o de profunda depresión.

Esta situación es más común a partir de los 40 años, y coincide con el período en el que muchas parejas se separan o se divorcian, ya que la pareja sufre directamente las consecuencias de estos estados de ánimo, y en la mayoría de los casos, el problema no sólo comienza a afectar las relaciones sentimentales, sino que inconscientemente estos estados de ánimo también se reflejan en el trabajo y con las demás personas.

El urólogo Jorge Barba, Director Médico de Boston Medical Group, en donde se han atendido más de un millón de pacientes en el mundo con problemas de disfunción eréctil, eyaculación precoz y falta de deseo, refiere que el descenso en el rendimiento sexual se caracteriza por una profunda tristeza, una fuerte irritabilidad, una pérdida de interés y una fatiga constante y viceversa: los estados depresivos o irritables generan en muchos casos problemas de erección y falta de deseo sexual, convirtiéndose en un círculo vicioso del cual se debe sacar al paciente de forma integral, lo antes posible. Muchas veces, el resolver el problema sexual, facilita llegar a solucionar los demás problemas.

Una recomendación de la sexóloga Teresa Flores, directora de comunicación de Boston Medical Group, para mantener un entorno más saludable en cualquier ámbito de la vida, es mantener relaciones sexuales por lo menos 3 veces a la semana. Aunado a esto, al momento de detectar cualquier síntoma que afecte el desempeño sexual, se debe acudir a un especialista y evitar la automedicación, pues pueden provocar que su padecimiento se agrave de manera considerable.

Así que, la próxima vez que tengan un enfrentamiento o discusión con sus jefes, no hay que pensar que es una persona amargada o que le gusta tratar mal a los demás; tal vez simplemente es falta de sexo.

Imagen cortesía de luismolinero


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste