Se desarrollan nuevas guías alimentarias saludables y sostenibles en México para promover salud, bienestar y cuidado del medio ambiente

Es necesario promover patrones de alimentación saludables y sostenibles en la población mexicana. Las guías alimentarias saludables y sostenibles desarrolladas por el INSP pueden ser una herramienta importante para lograr este objetivo y mejorar nuestra salud y bienestar. Conoce algunos de los detalles para juntos uimpulsar un consumo adecuado y actividad física.

En resumen

La población mexicana necesita adoptar patrones de alimentación saludables y sostenibles para mejorar su salud y bienestar y reducir el impacto ambiental. El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) está desarrollando guías alimentarias específicas para las y los mexicanos con el fin de que sean accesibles, asequibles, seguras, equitativas y culturalmente aceptables.

Estas guías están basadas en evidencia científica y enfoques de sistemas alimentarios y permitirán que los gobiernos alineen sus políticas y programas relacionados con la alimentación y la actividad física. La lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses y una dieta basada en alimentos de origen vegetal durante toda la vida son la base de una alimentación saludable y sostenible. Las guías también incluyen recomendaciones sobre la cantidad de alimentos necesarios para cubrir los requerimientos de energía y nutrimentos para mantener la salud, así como recomendaciones sobre productos y recursos que contribuyen a cambiar el sistema alimentario hacia prácticas más saludables y sostenibles.

La implementación de un sistema alimentario sostenible y saludable en México requiere un enfoque interdisciplinario que incluya educación alimentaria, promoción de actividad física y protección del medio ambiente.

Puntos destacados

  • La población mexicana presenta patrones de alimentación inadecuados que pueden tener graves consecuencias para su salud y bienestar, lo que requiere abordarse.
  • El INSP está desarrollando guías alimentarias saludables y sostenibles para la población mexicana, que pueden ser una herramienta importante para mejorar la salud y el bienestar de la población.
  • La lactancia materna exclusiva y una dieta basada en alimentos de origen vegetal durante toda la vida son la base de una alimentación saludable y sostenible. Es importante reducir el consumo de fórmula infantil, alimentos ultraprocesados, bebidas azucaradas y cereales refinados, y fomentar la actividad física.
  • Las guías tienen en cuenta el impacto ambiental, la asequibilidad, los patrones de consumo, las influencias socioculturales y la pertenencia cultural, así como la actividad física y adaptaciones para grupos vulnerables como mujeres embarazadas y niños.
  • Se propone la implementación de un sistema alimentario sostenible y saludable para modificar los patrones alimentarios en México, que incluya la educación alimentaria, la promoción de la actividad física y la protección del medio ambiente.
  • El análisis de la estimación de impacto ambiental, comparativo entre el sistema alimentario actual y el nuevo que se propone, con dietas saludables y sostenibles, está basado en datos primarios y secundarios de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) sobre los más de 150 alimentos y bebidas más consumidos entre la población mexicana.
Te recomendamos:  Presentaron Centro de Investigación y Desarrollo para mejorar y crear nuevos productos lácteos en México

Tabla de contenidos

Hacia un nuevo sistema alimentario

La población mexicana presenta patrones de alimentación inadecuados que pueden tener graves consecuencias para su salud y bienestar. La baja prevalencia de lactancia materna exclusiva, el bajo consumo de frutas, verduras, leguminosas y nueces, y la deficiente actividad física son algunas de las preocupaciones que se deben abordar.

En el simposio “Actualización de guías alimentarias saludables y sostenibles para la población mexicana, la directora de Políticas y Programas de Nutrición del INSP, Anabelle Bonvecchio Arenas, explicó que la población mexicana debe adoptar patrones de alimentación saludables y sostenibles que promuevan la salud y el bienestar de las personas y tengan un bajo impacto ambiental. Esto se logra a través de patrones dietéticos que sean accesibles, asequibles, seguros, equitativos y culturalmente aceptables.

Subrayó que la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento hasta los seis meses de edad y una dieta basada en alimentos de origen vegetal durante toda la vida son la base de una alimentación saludable y sostenible. Además, es importante reducir el consumo de fórmula infantil, alimentos ultraprocesados, bebidas azucaradas y cereales refinados, y fomentar la actividad física.

Prácticas más saludables y sostenibles

Comentó que el INSP está desarrollando un proyecto de guías alimentarias saludables y sostenibles con recomendaciones específicas adaptadas al contexto en el que viven las personas. Un comité de expertos de más de 10 instituciones está participando en este proyecto para que las guías sean basadas en evidencia científica y enfoquen los sistemas alimentarios. Esto permitirá a los gobiernos alinear sus políticas y programas relacionados con alimentación y actividad física a dichas indicaciones.

Te recomendamos:  Y los ganadores del Premio “Construyendo Soluciones Sustentables” son...

Las guías incluyen recomendaciones sobre productos y recursos que contribuyen a cambiar el sistema alimentario hacia prácticas más saludables y sostenibles. Además, tienen en cuenta el impacto ambiental, la asequibilidad, los patrones de consumo, las influencias socioculturales y la pertenencia cultural, así como la actividad física y adaptaciones para grupos vulnerables como mujeres embarazadas y niños.

Recomiendan patrones dietéticos con bajo impacto ambiental, accesibles, asequibles, seguros, equitativos y culturalmente aceptables

La jefa del Departamento de Alimentación, Cultura y Ambiente de INSP, Sonia Rodríguez Ramírez, detalló que las guías alimentarias ofrecen, además, recomendaciones sobre la cantidad de alimentos o grupos de alimentos necesarios para cubrir los requerimientos de energía y nutrimentos para mantener la salud.

La metodología para el desarrollo de las estimaciones de las cantidades de estos grupos de alimentos puede diferir entre países; sin embargo, comparten lineamientos básicos como son las estimaciones para diferentes grupos de alimentos, edad, sexo y estado fisiológico.

Propuesta para la implementación de un sistema alimentario sostenible y saludable en México

El impacto del sistema alimentario en el cambio climático y la pérdida de biodiversidad es un tema crítico en la salud pública. Mishel Unar Munguía, jefa de Departamento de Nutrición Materna, del Niño y del Adolescente del INSP, resaltó que el sistema alimentario actual contribuye significativamente a la sindemia global de desnutrición y obesidad.

Además, mencionó que el sistema alimentario mundial genera una tercera parte de las emisiones de gases de efecto invernadero. En México, la producción de alimentos contribuye con el 12% de estas emisiones y la carne vacuna representa el 60% de ellas.

Por lo que propone la implementación de un sistema alimentario sostenible y saludable para modificar los patrones alimentarios de la población mexicana. Un enfoque interdisciplinario que incluya la educación alimentaria, la promoción de la actividad física y la protección del medio ambiente es necesario para fomentar hábitos alimentarios saludables y sostenibles.

Te recomendamos:  Fundación IMSS agradece confianza e incremento de donaciones, permitirán impulsar investigación, prevención de enfermedades y otros beneficios directos a derechohabientes

Estimación de impacto ambiental

La producción de productos ultraprocesados también afecta al medio ambiente al basarse en monocultivos y al generar residuos de empaques.

Unar Munguía explicó que el análisis de la estimación de impacto ambiental, comparativo entre el sistema alimentario actual y el nuevo que se propone, con dietas saludables y sostenibles, está basado en datos primarios y secundarios de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) sobre los más de 150 alimentos y bebidas más consumidos entre la población mexicana.

Tenemos tres grandes indicadores de impacto ambiental, uno es el uso de suelo, que está expresado como la tierra necesaria para producir un kg de alimento, los m 2 por kg de alimento; la huella hídrica expresada como litros por kg de alimento; el agua azul, que proviene de los ríos, lagos, acuíferos necesarios para producir un kg de alimento; y la huella de carbono expresada en kg por bióxido de carbono.”

Datos y análisis de la FAO

En el foro, la oficial de Nutrición en la División de Nutrición y Sistemas Alimentarios de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), Ana de Lourdes Islas Ramos, dio a conocer que, en el mundo, 1 de cada 3 personas presenta mala nutrición.

A nivel global, “en 2020, al menos 3.1 mil millones de personas no pudieron llevar una dieta saludable; una de cada 5 muertes está asociada con dietas poco saludables; un tercio de las emisiones de efecto invernadero vienen de la
producción de alimentos, y la cantidad de agua disponible por persona se redujo más de 20% en los últimos 20 años”.

En el Auditorio “Guillermo Soberón” del INSP, la representante de la FAO agregó que la biodiversidad disminuye mientras que el hambre e insalubridad alimentaria aumentan, por lo que consideró necesario transformar los sistemas alimentarios.

Al simposio asistieron la titular del Departamento de Cultura y Ambiente del INSP, Florence L. Théodore, y el jefe de Nutrición del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Mauro Brero.

Imagen cortesía de Secretaría de Salud | México



Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

Etiquetas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados