Se propone creación de marco legal que impulse plantas medicinales y productos naturistas en México

En el marco del Primer Foro “Hacia la Construcción de una Política de Aprovechamiento Sustentable de la Cadena Productiva de las Plantas Medicinales y Productos Naturistas en México, legisladores, médicos, productores y expertos en herbolaria se pronunciaron a favor de trabajar en la creación de un marco legal que regule la producción, cosecha, venta, distribución y aplicación de plantas medicinales, con el fin de garantizar su uso adecuado y profesionalizar este rubro.

Durante Foro Nacional en la materia, diputados y expertos coinciden en crear una ley que impulse este mercado
Durante Foro Nacional en la materia, diputados y expertos coinciden en crear una ley que impulse este mercado
Durante el primer día de actividades del Primer Foro “Hacia la Construcción de una Política de Aprovechamiento Sustentable de la Cadena Productiva de las Plantas Medicinales y Productos Naturistas en México, el pasado 3 de agosto de 2016, diputados y expertos coinciden en crear una ley que impulse este mercado Cofepris prohíbe uso de algunas especies; trasnacionales promueven su restricción, aseguran.

Se pronunciaron por crear una ley nacional que impulse el mercado de plantas medicinales y productos naturistas en México, ya que muchos de ellos, a pesar de ser endémicos y benéficos para la salud, son “menospreciados” o poco explotados, además de que enfrentan la presión de las farmacéuticas trasnacionales para prohibir su uso.

La diputada Blanca Margarita Cuata Domínguez, principal promotora del encuentro, urgió a evaluar la cadena productiva de este mercado y darle una justa dimensión a sus necesidades, pues, aseguró, “por diversas causas está olvidado, como ocurre con otros”.

Lamentó que en México se menosprecie el conocimiento ancestral que respalda la creación de medicinas a base de plantas medicinales y productos naturistas, ya que dicha sabiduría – a la que calificó como un bien público- “debería posicionarnos como una potencia internacional en el rubro”.

En este sentido, insistió en escuchar las demandas legítimas del sector y proporcionarle un “modelo de pertenencia social”, así como un mecanismo de mejora continua para garantizarle calidad y mejor organización.

Rocío Nahle García, coordinadora parlamentaria, coincidió en que la cultura ancestral mexicana se refleja en tradición herbolaria; sin embargo, acusó que sólo las transnacionales han hecho fortunas con las fórmulas milenarias.

En este punto, el rector de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), José Barrales Domínguez, lamentó que las grandes empresas farmacéuticas promuevan la restricción de las plantas medicinales y que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) también prohíba el uso de algunas especies en México, bajo el argumento de que “se debe tener cuidado” de sus efectos.

Todas las plantas deben tener cabida”, enfatizó, ya que “todas las del planeta tienen un uso”. En el caso de la mariguana, precisó que posee extraordinarios valores médicos que deben explorarse, debido a que se ha comprobado su eficacia para curar varios padecimientos.

Se sumó a la propuesta de crear una ley que regule el uso de las plantas medicinales; las grandes empresas “tienen derecho de producir medicamentos”, pero el costo de estos es muy alto, al igual que el de los tratamientos en hospitales, y las plantas tradicionales pueden abonar a la prevención de males que impliquen grandes inversiones a futuro.

Miles de plantas poseen propiedades curativas, pero no se aprovechan

En una primera ronda de conferencias, especialistas insistieron en reflexionar sobre las plantas medicinales como bienes públicos empleados a lo largo de la historia de México, y cómo preservar las tradiciones que hacen posible generar estos conocimientos.

De la Universidad Autónoma Metropolitana, Andrés Fierro Álvarez destacó que en el territorio nacional, dos terceras partes de la población confía en las plantas medicinales para curarse de diversos males. De 30 mil especies de flora que existen en México, 3 mil son de uso medicinal y alrededor de 250 tipos se comercializan todos los días en los mercados.

Pese a la relevancia de estos números, el especialista lamentó que ninguna institución, empresa u organización aproveche de manera integral los beneficios de las plantas medicinales, en sus aspectos etnobotánicos, ecológicos, fotoquímicos, farmacológicos y toxicológicos, además de su potencial para crear empresas.

Por el contrario, las concesiones que otorga la Secretaría de Economía (SE) a empresas privadas para explotar los recursos naturales sin control ni regulación, provoca que se dañe el hábitat natural de este tipo de plantas, acusó por su parte Paul Hersch Martínez, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El investigador sostuvo que, particularmente, la Ley Minera es “anticonstitucional”, ya que al permitir las actividades de industrias extractivas indiscriminadamente, se afecta la flora y fauna de diversas regiones del país. Destacó que la falta de control en la venta de pesticidas, pone en riesgo la biodiversidad del país.

De la UACh, el doctor Jesús Axcayacatl Cuevas Sánchez expuso el tema Recursos Fitogenéticos Medicinales en México y resaltó la necesidad de que éste sea un sector, no sólo productivo y competitivo, sino sustentable, ecológica y culturalmente. “Si sólo se piensa como negocio, las cosas no van a funcionar”, advirtió.

De más de 30 mil especies vegetales, 25 mil pueden ser importantes recursos como medicinas, afirmó. Planteó dar seguimiento y certificación de los productos elaborados con estas plantas; definir un sistema de producción sustentable de especies curativas; promover su cultivo en el ámbito rural y urbano, e incluir en los programas educativos de todos los niveles, la importancia de conocerlas, conservarlas y mejorarlas genéticamente.

Luis Vázquez Vázquez, médico tradicional mixteco, señaló que su labor tiene que ver con el conocimiento antiguo que no tiene validez, si no pasa por un cuerpo colegiado o académico.

Se pronunció por una conveniente articulación de la cadena productiva para “recibir las ganancias de los transformadores y comerciantes, que venden el conocimiento avalado por la historia de los pueblos”.

Participó también Fausta Linares, curandera, quien mencionó la importancia de contar con recursos para acercar los conocimientos sobre medicina tradicional a más personas, en beneficio de su salud.

Segundo día

En el segundo y último día de trabajos del Primer Foro “Hacia la Construcción de una Política de Aprovechamiento Sustentable de la Cadena Productiva de las Plantas Medicinales y Productos Naturistas en México, reconocieron que aún existen vacíos legales que limitan su entrada en el mercado nacional, contrario a lo que pasa en otros países en donde hay una tendencia hacia los productos de origen natural.

Pidieron reconocer las hierbas y plantas medicinales en el mismo rango de los medicamentos, destacando sus ventajas frente a la alopatía, como su bajo costo y poca o nula presencia de efectos contraproducentes.

En este sentido, la diputada Blanca Margarita Cuata Domínguez, secretaria de la Comisión de Competitividad, afirmó que productores y cosechadores de plantas medicinales se sienten presionados por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), a pesar de que producen “herbolaria limpia”.

Señaló que el objetivo es hacer una ley que reconozca los productos naturistas no sólo como un suplemento alimenticio, sino como una medicina de origen herbolario. “Con información y argumento pelearemos el derecho de que sean reconocidos estos productos”.

Consideró que el marketing esta hoy en día en lo orgánico y natural, por lo que pidió trabajar para que “no se quede sólo en una moda” y se preserve esta medicina milenaria.

La experiencia e interés mostrado por parte de los productores y cosechadores de plantas medicinales en este evento, es un buen arranque para crear un marco jurídico para su protección”.

Este foro, dijo, ayudará para proponer qué debe regularizarse desde el Legislativo a su favor. “Debemos ver que hay un gremio importante, como lo es la herbolaria y los productos naturales, en estado de abandono”.

Felipe Reyes Fuentes, profesor de la Universidad Autónoma Chapingo, advirtió: existe un desfase entre la Ley General de Salud, en donde se hace mención de las plantas medicinales y el uso que se le da, ya que, aseguró, son usadas para atender problemas médicos, sin que haya un médico de por medio.

Los lugares y pueblos en donde se producen y cosechan estas plantas desconocen que existe un marco legal; no siguen las buenas prácticas de postcultivo, por lo que pidió invertir en este eslabón para conseguir un proceso adecuado de deshidratación y no se reduzca la sustancia activa de dichas floras.

Actualmente, las políticas públicas en este rubro no están vinculadas con otras áreas que ayuden a detonar su potencial económico y social, como son el desarrollo rural y los derechos humanos.

Explicó que muchas de estas cosechas son suplementos alimenticios naturales, los cuales son productos que no alivian enfermedades, sino que tienen la finalidad de incrementar la ingesta dietética.

Aquiles Alarcón Morales, del Colegio Mexicano de Ingenieros Bioquímicos A.C., consideró que la botánica médica ha comenzado a traspasar nuevos sectores de la sociedad y el comercio, ya no es exclusiva de zonas remotas o de poco acceso a medicamentos, y hay grandes farmacéuticas interesadas en el rubro y en la extracción de las sustancias activas de las plantas.

Aunque México carece de estadísticas sobre el tamaño del mercado, se estima un consumo per cápita de medio kilo de plantas medicinales; además, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 80% de la población mundial consume plantas medicinales.

El gobierno debe comenzar a voltear hacia este sector por la importancia económica que representa”, planteó.

Abundó que el vacío en la normatividad impide la producción con un buen nivel de calidad, que permita a este sector ser competitivo frente a otros países.

El director del Centro de Investigación Biomédica del IMSS, Jaime Tortoriello García, expuso que entre las ventajas de las plantas medicinales está su uso con fines terapéuticos para enfermedades que no cuentan con medicamentos alópatas eficientes, como el caso de las hierbas usadas para la diabetes.

Las plantas medicinales tienen la ubicación para muchos trastornos en los cuales la medicina alópata no tiene fuerza; contamos con plantas registradas para la depresión y otros males”, relató.

Comentó que desde hace 10 años, el sector salud y la industria farmacéutica comenzaron a ocuparse de las plantas medicinales, además de que los médicos empezaban a interesarse por nuevas alternativas.

Habló también sobre la aplicación de innovaciones tecnológicas desarrolladas por el IMSS en la cadena productiva de plantas medicinales de México, y mencionó que se requiere un eje, una iniciativa a nivel nacional, que comprometa a secretarías como la de Salud, de Economía y de Trabajo y Previsión Social alrededor de las plantas medicinales.

Mientras no suceda, difícilmente se aprovechará el gran potencial que tienen las plantas medicinales, y “a pesar de nosotros, seguirán utilizándose”.

La directora ejecutiva de Evidencia de Riesgos, de la Cofepris, Matiana Ramírez Aguilar, planteó la necesidad de fortalecer la regulación de productos que se anuncian y comercializan como suplementos que aportan a la dieta diaria, con un efecto preventivo, terapéutico y de rehabilitación, pues “es un problema que ha rebasado a muchos países, incluido México”.

Dijo que “si tiene efecto terapéutico, es un medicamento y debe pasar una evaluación más estricta”. Añadió que los consumidores creen que ese tipo de productos les puede curar al 100% de enfermedades crónico-degenerativas, como la diabetes, y dejan de atenderse correctamente.

Además, dijo, se debe fortalecer la normatividad y la regulación, hacerla más dinámica y acorde a las evidencias científicas.

El investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Andrés Navarrete Castro, afirmó que el país tiene toda la infraestructura tecnológica, científica y de producción para fabricar medicamentos a partir de plantas medicinales como la mariguana. Cuestionó por qué permitir su importación, cuando aquí hay todo para hacerlos y tener el control de calidad.

Imagen cortesía de Honorable Cámara de Diputados | México


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste