Nutrición con leche materna

nutrición, leche materna, proteínas humanas, funciones del organismo, crecimiento, desarrollo, gluteína. Desarrollo del bebé

Sólo con el consumo de leche materna en los primeros meses de vida se logra poner en marcha funciones delicadas del organismo, como los aminoácidos precursores del sueño o de la identificación para saber cuándo estar alerta, entre otras, cuyo origen radica en las proteínas humanas que contiene y absorbe el bebé.

Desde 1921, cuando se descubrió la fórmula para fabricar leche materna, a la fecha, los esfuerzos de investigación para el desarrollo del bebé no han logrado igualar a la leche natural humana, por lo que se considera que sigue siendo insustituible para su crecimiento y desarrollo durante los primeros 4-6 meses de edad.

Un panel internacional de pediatras coincidió en lo anterior durante el foro “El futuro de la nutrición infantil”, quienes asentaron que suministrar proteína animal a bebés menores de un año, viene a ser como el cultivo de enfermedades a futuro y aún durante su consumo.

Atul Singhal, profesor en nutrición pediátrica del Institute of Child Health UCL, de Londres, señaló que la mala costumbre de dar leche de vaca a niños menores de un año “no es exclusiva de América Latina, sino de diversas partes del orbe”.

El consumo de leche de vaca en lactantes no sólo origina el desarrollo de alergias durante la infancia, sino que incluso puede provocar sangrado intestinal en el bebé, debido a que su aparato digestivo no ha desarrollado aún todas las medidas indispensables para digerir y aprovechar la proteína animal.

Por tanto, tampoco recomendó darles pollo o huevo o cualquier otro tipo de proteína animal antes de cumplir el año, “con el consumo leve de vegetales y frutas es suficiente, además de la leche adecuada”.

De hecho, el facultativo tampoco recomendó proporcionarles tés de manzanilla o de anís de estrella a los lactantes, “porque lo más seguro es que les provoque convulsiones”.

Por su parte, Ana Cristina Gómez, maestra en alimentación pediátrica con cátedra en la Universidad de Antioquía, Colombia, dijo que el problema en los bebés es la absorción, por lo que al darle alimentos que no son adecuados a su capacidad digestiva, se provocan daños tan severos como condenar a esos niños a la obesidad temprana.

Recordó que el consumo de aguas endulzadas, sobre todo en refrescos y jugos envasados, es de las primeras causas de sobrepeso y obesidad infantiles, renglón en el que México ocupa el primer lugar internacional en su ingesta, si bien aclaro que son los niños chilenos quienes encabezan la lista mundial de obesidad.

Durante el foro organizado por la división Pfizer Nutrición, la farmacéutica presentó la línea Gold de sus fórmulas de leche materna, productos que adquirió con la compra en 2009 de la farmacéutica Wyeth.

Si en 1921 dicha empresa desarrolló la primera fórmula del lácteo, para 1942 se le incorporó hierro como vitamina y en 1960 se logró elaborar por primera vez la fórmula con soya, en tanto que fue hasta el año 2000 que lograron añadirle DHA y en 2006 gluteína, elementos que son los únicos semejantes a los contenidos en la leche natural materna.

Obviamente, cada vez se trata de igualar estas fórmulas elaboradas con la natural, explicó a su vez Ernesto Loboguerrero, director de Pfizer Nutrición.

Imagen cortesía de Depositphotos.com | Plenilunia


Avatar

Escrito por

, , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste