Día de Naranja, 25 de marzo de 2016 para promover la salud y terminar la violencia contra las mujeres

Este Día de Naranja, 25 de marzo de 2016, la campaña ÚNETE para hacer hincapié en el tercer Objetivo de Desarrollo Sostenible: “Asegurar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades“, centrándose en las siguientes 3 áreas temáticas: acceso a servicios esenciales; el VIH y el SIDA; y la mutilación genital femenina (MGF).

Mujer con los brazos abiertos en un atardecer en el campo

Objetivo de Desarrollo Sostenible 3

Asegurar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades, el ODS 3 reconoce la interdependencia de la salud y el desarrollo, y aspira a asegurar la salud y el bienestar para todos. Incluye un compromiso audaz para poner fin a la epidemia de SIDA, entre otras enfermedades transmisibles para el año 2030. Su objetivo es lograr la cobertura universal de salud, incluyendo el acceso a los servicios de salud esenciales de calidad y acceso a los medicamentos esenciales. También se pide una sustancial aumento del financiamiento de la salud y de la contratación y formación de personal sanitario en los países en desarrollo

La salud y la violencia contra la mujer y las niñas: Problemas, Soluciones e iniciativas actuales clave

La violencia contra las mujeres y las niñas es una verdadera pandemia mundial. Es una causa y consecuencia de muchos problemas de salud. En por un lado, la violencia contra las mujeres puede resultar en serio problema de salud en el corto plazo y largo plazo para las víctimas, incluida la discapacidad, embarazos no deseados, abortos, complicaciones obstétrica / ginecológica, la depresión e infección del VIH. Los problemas de salud de las mujeres y las niñas, a su vez, también pueden causar más violencia física o sexual contra ellas. Las mujeres que viven con el VIH tienen más probabilidades de sufrir violencia como resultado de estado seropositivo  1. Por otra parte, las pruebas demostraron que el comportamiento masculino en el control de su propio derecho, o como un indicador de la violencia en curso, pone a las mujeres en mayor riesgo de una infección de VIH  2.

Agencias de la ONU trabajan con estados miembros y socios para reconocer el vínculo entre la salud y la violencia contra las mujeres y las niñas para hacer frente a este problema, en la promoción, la construcción de evidencias, el fortalecimiento de la investigación y la prestación de asistencia técnica.

  1. El acceso a los servicios esenciales

    Todas las mujeres y niñas sobrevivientes de la violencia requieren acceso a los servicios multi-sectoriales, incluyendo la salud, la policía y la justicia, y servicios sociales, para su seguridad inmediata y continua, la salud y su recuperación. Los servicios de salud son esenciales ya qye entre otras cosas, proporcionan alas supervivientes un tratamiento inmediato y el cuidado de heridas; el tratamiento y la medicación para la posible exposición al VIH a través de la provisión de post exposición Profilaxis (PEP), así como para otras enfermedades de transmisión sexual (ETS); examines médico forense o estuches de violación en caso de que las supervivientes decidan informar y buscar justicia; el acceso a la anticoncepción de emergencia y, donde es legal y seguro, el acceso al aborto, si procede; así como el asesoramiento o apoyo psicológico para la salud emocional/psicológico inmediata. Aunque se está avanzando en todo el mundo, muchas mujeres y niñas sobrevivientes todavía no tienen acceso a los servicios de multi-sectoriales adecuados y apropiados. Los servicios existentes típicamente carecen de financiamiento suficiente, con escases de personal, no tienen suficiente calidad y en su mayoría solo están disponibles en las grandes ciudades. Grupos vulnerable como las mujeres migrantes, las mujeres que viven con discapacidad, las indígenas, las mujeres mayores o las mujeres que viven en áreas remotas que a menudo están en mayor riesgo de este tipo de violencia – tienen opciones aún más limitadas ya que a menudo carecen de acceso a servicios básicos. El estigma, la falta de confianza en la calidad de los servicios o falta de conciencia también evitan que los sobrevivientes tengan acceso a los servicios.Para mejorar la calidad y el acceso a los servicios multi-sectoriales esenciales, ONU Mujeres, se ha asociado con otros cuatro organismos, el FNUAP, la OMS, el PNUD y la ONUDD, para establecer el Programa de Servicios Esenciales. Este programa conjunto de las Naciones Unidas tiene como objetivo aumentar la calidad y el acceso a un conjunto coordinado de servicios multisectoriales esenciales y de calidad para todas las mujeres y niñas que han sufrido violencia de género. El programa ofrece orientación técnica sobre la prestación de alta calidad servicios y respuestas, en particular para los países de bajos y medianos ingresos. Las directrices y los módulos se pueden encontrar en el “Paquete de Servicios Esenciales” y pronto serán complementados por una manual de aplicación. Como parte del Programa de Servicios Esenciales, se pondrán a prueba las directrices en hasta diez países de todo el mundo.

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) trabaja para apoyar a los países para fortalecer la respuesta a la violencia contra las mujeres del sector salud, incluida la aplicación de herramientas y directrices de la OMS.

    Por ejemplo, en noviembre de 2015, la OMS puso en marcha un conjunto de herramientas para ayudar a los países a fortalecer la respuesta médico-legal de la violencia sexual. El conjunto de herramientas incluye recomendaciones sobre la realización de exámenes médicos forenses, que documentan eventos y respuestas, la realización de una investigación inicial, y de las normas éticas que deben ser respetados durante el proceso. En 2014, la OMS, ONU Mujeres y el UNFPA dieron a conocer un manual de “Atención de la salud clínica para mujeres víctimas de violencia íntima de pareja o violencia sexual” (que también forma parte del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre Servicios Globales esencial para mujeres y niñas) – caja de herramientas antes mencionada es una parte de ella.

  2. VIH y el SIDALos ODS 3 incluye un objetivo de poner fin a la epidemias de SIDA, entre otras enfermedades transmisibles, para el año 2030. Este objetivo no puede lograrse sin finalizar otra pandemia, la violencia contra las mujeres y las niñas. La violencia es uno de las principales impulsores de un número cada vez mayor de mujeres y niñas que viven con el VIH y SIDA. La violencia sexual pone a las mujeres en mayor riesgo de contraer el virus como un resultado directo del trauma físico, las lesiones y hemorragias.

    Los estudios han demostrado que la violencia de pareja puede aumentar el riesgo de infección por VIH en alrededor de un 50%. El temor a la violencia hace que muchas sean reacias a realizarse pruebas o ser tratadas, e inhibe su capacidad de negociar prácticas sexuales más seguras. Las mujeres que viven con el VIH pueden ser marginadas, abandonados por sus familias o parejas, golpeadas e incluso asesinadas. Se han enfrentado a la esterilización forzada y el aborto, negación de tratamiento, y la revelación de su estado a sus parejas sin su consentimiento. En el caso de los niños, matrimonios anticipados y forzados reducen las capacidades de las mujeres y las niñas de protegerse del VIH y mitigar su impacto. Mientras que la práctica del matrimonio precoz forzado en la infancia está disminuyendo a nivel mundial, hay todavía 700 millones de niñas en todo el mundo que se casaron antes de su 18 aniversario.

    ONU Mujeres colabora con el sistema de la ONU, los consejos nacionales del SIDA y los socios de la sociedad civil en romper los vínculos entre la violencia y el VIH y el SIDA. Por ejemplo, la promoción de la mujer de las Naciones Unidas en Mozambique ayudó a impulsar a aprobar una ley con penas adicionales para el abuso sexual como resultado de la la transmisión del VIH. En 2014-2015, ONU Mujeres facilitó la integración de las cuestiones de la violencia de género en la economía nacional planes estratégicos de VIH de 12 países  4. Por ejemplo, en Nigeria, ONU Mujeres apoyo la adopción del Plan Nacional de Acción sobre la violencia de género / VIH 2015-2017 y del Acta contra la violencia de las personas (prohibición) que procesa a diversas formas de violencia, como la mutilación genital femenina, y establece un mecanismo de protección para los supervivientes. En Camboya, la promoción conjunta y la asistencia técnica de ONUSIDA, ONU Mujeres y el PNUD ayudó a asegurar que vínculos con el VIH y la violencia de género se integraran en el Segundo Plan de Acción Nacional de Camboya para eliminar la violencia contra la mujer, firmado en enero de 2015. El Plan incluye un subcapítulo sobre las mujeres y las niñas en mayor riesgo de violencia. En Jamaica, ONU Mujeres y el UNFPA apoyaron la Oficina de Asuntos de la Mujer para elaborar un plan de acción nacional sobre la violencia de género, para fortalecer los servicios multisectoriales y coordinadas a los sobrevivientes de la violencia de género, incluyendo a las mujeres que viven con el VIH. La ONU colaboró en Jamaica a través de una campaña conjunta ‘Nuh Guh Deh‘ con una ONG local, para prevenir la violencia sexual, en particular las mujeres jóvenes y adolescentes y apoyó el desarrollo del PNA sobre violencia de género y la revisión del acta de delitos sexuales. La defensa, también se centró en la necesidad de que los sistemas de protección fueran más estrictos para las más vulnerables, en particular las niñas y las adolescentes.

    ONUSIDA ha promovido activamente para poner fin a la violencia contra las mujeres. La agencia lanzó su reporte para la defensa “unirse con las mujeres unidos contra la violencia” y el VIH en 2014. El informe presenta 5 razones principales para prevenir la violencia contra las mujeres:

    1. La violencia contra las mujeres es una violación de los derechos humanos;
    2. Las mujeres que sufren violencia tienen más probabilidades de contraer el VIH;
    3. Las mujeres que viven con el VIH tienen más probabilidades de ser sometidas a la violencia;
    4. Mujeres más vulnerables al VIH también son más vulnerables a la violencia;
    5. y que la violencia socava la respuesta al VIH mediante la creación de una barrera para acceder a los servicios.
  3. La Mutilación Genital Femenina (MGF)Las Naciones Unidas celebra el  cada 6 de febrero en un esfuerzo por hacer que el mundo sea consciente de la cuestión y promover la erradicación de la MGF. El tema de 2016 fue “El logro de las nuevas metas mundiales a través de la eliminación de la mutilación genital femenina en 2030“.

    La OMS define la mutilación genital femenina como los procedimientos que alteran o causan intencionalmente lesiones de los órganos genitales femeninos por razones no médicas. Al menos 200 millones de mujeres y las niñas se les ha practicado la MGF en 30 países, de acuerdo con una reciente estudio temático de la UNICEF. La mutilación genital femenina no tiene ningún razonamiento detrás ni de salud ni cualquier otro beneficio. En su lugar, los procedimientos pueden causar complicaciones potencialmente mortales, ya sea realizado por profesionales de la salud o por la circuncisión tradicionales. Las niñas y mujeres que han sufrido MGF son 70% más propensas a sufrir una hemorragia después del parto y tienen el doble de probabilidades de morir durante el parto. Las mujeres con MGF son menos capaces de tener bebés sanos. La MGF se ha vinculado a un mayor riesgo de muerte infantil durante el nacimiento e inmediatamente después del parto. UNFPA y UNICEF dirigirán conjuntamente el mayor programa mundial para acelerar el abandono de la MGF. El programa actualmente se centra en 17 países africanos y también apoya las iniciativas regionales y globales.

Actividades sugeridas para este día naranja

  • Vestirse de naranja el 25 de marzo para mostrar su apoyo a la eliminación de la violencia contra la mujer y las niñas.
  • Organice un evento en línea o fuera de línea para discutir la relación entre la salud y la violencia contra mujer. Explora cómo el nuevo programa mundial de desarrollo puede ayudar a acabar con la violencia contra las mujeres y promover la salud y el bienestar de la mujer. Propone a las organizaciones de salud a participar.
  • Aprender la importancia del acceso a los servicios esenciales después de la violencia contra las mujeres, incluyendo la violación. Visita la página de servicios para todas las mujeres en la página web de ONU Mujeres.
  • Conversa con la familia y amigos para cuestionar el estigma asociado a la violación y discutir por qué es importante para acceder rápidamente a los servicios de salud después de un asalto sexual.
  • Aprender la importancia de acceder a los servicios de post-violencia que están disponibles en su comunidad y compartir esta información con otros.
  • Llame o escriba a sus líderes locales para sensibilizarlos sobre la necesidad de garantizar la disponibilidad de servicios esenciales integrales.
  • Crear conciencia de la relación entre el VIH / SIDA y la violencia contra las mujeres.
  • Dar a conocer la cruel práctica de la MGF y sus daños.
Imagen cortesía de Wavebreakmedia


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste