Es posible corregir el envejecimiento prematuro

Actualmente están en proceso algunas investigaciones que buscan entender las enfermedades asociadas al envejecimiento prematuro como el Síndrome de Hutchinson-Gilfordpar. Foto: Depositphotos.

Actualmente están en proceso de investigación las enfermedades asociadas al envejecimiento prematuro.

El envejecimiento es, desde una perspectiva molecular y celular, la acumulación de daño genético y epigenético por el paso del tiempo, que provocan una serie de defectos en ciertas proteínas, por lo que sí es posible corregirlo afirmó Carlos López Otín, Premio México de Ciencia y Tecnología 2011.

Al dictar su conferencia Sueño de inmortalidad en la sociedad celular, en el Cinvestav, el investigador de la Universidad de Oviedo, España, explicó que dichos defectos en las proteínas se van acumulando, por lo que dañan el equilibrio del organismo.

En la ecuación de la longevidad, dijo, se han descrito más de 150 factores genéticos involucrados, los cuales permiten que muchas personas puedan vivir más de 120 años. Estos factores han demostrado su importancia más allá de los factores ambientales, a los que siempre se les habían achacado el asunto de la vejez.

López Otín indicó que diferentes estudios alrededor del mundo permiten pensar que realmente podríamos manipular los genomas y modificar la longevidad del organismo. “Esta propuesta suena radical, pero se ha realizado con un éxito apabullante en gusanos, moscas y ratones, a los cuales se les han modificado genes concretos y se ha duplicado o triplicado la vida de estos animales”.

El investigador español, quien impartió su plática en el marco del ciclo La Biomedicina en la Era Genómica, serie de conferencias que realiza en México, destacó que aunque por el momento no está legalizada la modificación genética en humanos, esto no quiere decir que científicamente sea imposible, pues sí podemos mimetizar los efectos genéticos realizados en animales, a través de estrategias farmacológicas o de reprogramación celular para obtener similares resultados.

El  profesor del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Oviedo, señaló que aún estamos en un tiempo de conocimiento respecto al envejecimiento, nuestra prioridad es intentar ayudar a los pacientes con envejecimiento acelerado, porque en esos casos no es una cuestión de vanidad, sino de enfermedad. Foto: Depositphotos_.

López Otín describió que su trabajo, centrado desde hace 25 años en el estudio del cáncer, le permitió llegar al estudio del envejecimiento. “Observamos que las células tumorales han descubierto el secreto de la inmortalidad; si somos capaces de entender cómo lo han hecho, esto podría aplicarse al estudio del envejecimiento y la longevidad”.

El también profesor del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Oviedo, señaló que aún estamos en un tiempo de conocimiento respecto al envejecimiento, nuestra prioridad es intentar ayudar a los pacientes con envejecimiento acelerado, porque en esos casos no es una cuestión de vanidad, sino de enfermedad.

De hecho sus investigaciones han permitido detectar una alteración en un gen en ratas de laboratorio. Éstas tenían profundamente alteradas las funciones biológicas de sus células progenitoras. Al nacer su sistema parecía perfecto, pero al cabo de cuatro meses su reloj biológico se aceleraba y en cuatro meses habían envejecido.

Este estudio permitió que otros investigadores como Nicola Lévy intuyera que sus pacientes con envejecimiento acelerado, incluyendo los casos de Síndrome de Hutchinson-Gilford, que se caracteriza por el envejecimiento acelerado de los niños, pudieran tener mutaciones en ese mismo sistema. Analizando las posibilidades encontró el mismo gen defectuoso en sus pacientes.

López Otín refirió que no es un problema de arquitectura, sino de señales entre las células. Con este conocimiento molecular, fue más fácil encontrar un tratamiento para los enfermos de Nicola Lévy, y eventualmente esto podría ayudar a entender y prevenir el envejecimiento natural.

Luego de aplicar el tratamiento farmacológico adecuado, se pudo extender la longevidad de los pacientes en 80%. Por lo que un niño que antes vivía 15 años, ahora podría hacerlo hasta los 30. No se curan los defectos genéticos que portan en el organismo, pero ahora seguramente vivirán más y mejor, dijo Carlos López Otín.

Esperamos que de nuestras investigaciones se puedan extraer conclusiones acerca de enfermedades asociadas al envejecimiento y que tal vez encuentren una forma de abordarse mejor.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste