Para determinar percepción del dolor ¿consulte cuatro de sus genes?

Permitir a los médicos a comprender mejor la percepción de dolor de sus pacientes puede ayudar a determinar una mejor calidad en la terapia para cada paciente. Investigadores evaluaron los genes de 2,721 personas con diagnóstico de dolor crónicos para determinar si existe una relación entre la tolerancia al dolor y sus genes.

Dna strand On The Tablet Screen

Un estudio dado a conocer el 20 de abril, y que será presentado en la American Academy of Neurology’s 66th Annual Meeting in Philadelphia (66a Reunión Anual de la Academia Americana Neurología en Filadelfia), que se realizará del 26 de Abril al 3 de mayo 2014.

El autor del estudio el Dr. Tobore Onojjighofia, MPH, de Proove Biosciences y miembro de la Academia Americana de Neurología explica que “nuestro estudio es muy importante, ya que proporciona una forma objetiva de entender el dolor y por qué diferentes personas tienen diferentes niveles de tolerancia del dolor”, y agrega que “identificar si una persona tiene estos cuatro genes podrían ayudar a los médicos a comprender mejor la percepción del dolor del paciente“.

Los investigadores evaluaron a 2,721 personas con diagnóstico de dolor crónico de ciertos genes. Los participantes estaban tomando medicamentos recetados para el dolor con opioides. Los genes implicados eran

  1. COMT (Catechol-O-methyltransferase, Catecol-O-metiltransferasa),
  2. DRD1 (dopamine receptor D1, receptor D1 para la dopamina),
  3. DRD2 (dopamine receptor D2, receptor D2 para la dopamina) y
  4. OPRK1 (Opioid Receptor, Kappa 1)

Asimismo, los participantes calificaron su percepción de dolor en una escala de cero a 10. Las personas que calificaron su dolor como cero no se incluyeron en el estudio. Una baja percepción del dolor se definió con una puntuación de uno a tres; la percepción del dolor moderado fue una puntuación de cuatro a seis; y una percepción de dolor alto era una puntuación de siete a 10.

Encontrando que 9% de los participantes tenía una baja percepción del dolor, 46% tenía una percepción al dolor moderado y el 45% tenían una alta percepción del dolor.

Los investigadores encontraron que la variante del gen DRD1 fue del 33% más frecuente en el grupo de bajo dolor que en el grupo de alto dolor. Entre las personas con una percepción al dolor moderado, las variantes de la COMT  y OPRK fueron un 25% y 19% más a menudo se encuentran que en aquellos con una percepción alta al dolor. La variante de DRD2 era 25% más común entre las personas con una percepción alta de dolor en comparación con las personas con dolor moderado.

Finalmente el Dr. Tobore Onojjighofia menciona “encontrar los genes que pueden tener un papel en la percepción del dolor podría proporcionar un objetivo para el desarrollo de nuevas terapias y ayudar a los médicos a comprender mejor las percepciones de dolor de sus pacientes“.

Imagen cortesía de SergeyNivens


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste