Consecuencias de la osteoporosis

La osteoporosis, palabra que literalmente significa “hueso poroso”, es una enfermedad en extremo silenciosa, porque de 10 mujeres mayores de 50 años que la padecen en México, ocho no lo saben.

La pérdida de masa ósea con la osteoporósis es progresiva y suele no dar síntomas, por eso hasta que se produce la primera fractura es probable que se diagnostique.

Las afectaciones por estas fracturas son:

• Las fracturas vertebrales pueden traer consecuencias severas como la pérdida de altura, fuerte dolor de espalda y deformidad.

• La fractura de cadera a menudo requiere de cirugía y puede ocasionar pérdida de independiencia en la vida cotidiana.

• Los costos por servicios de salud derivados de la atención a fracturas, exceden en precios generados por otras enfermedades crónicas, además de las pérdidas de ingresos por incapacidad.

La Asociación Mexicana de Metabolismo Oseo y Mineral (AMMOM) con Espacio Roche y en coordinación con la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF, por sus siglas en inglés), al conmemorar el Día Mundial de la Osteoporosis el 20 de octubre, hicieron un llamado para informar y concientizar a la población sobre la prevención y atención oportuna de la enfermedad.

Indicaron que en México hay un creciente número de personas mayores de 65 años, que como en otros países donde esta aumentando rápidamente la población de la tercera edad, se calcula que el número de fracturas se incrementará de dos a tres veces en las próximas décadas.

A partir de la menopausia, que también se define como una etapa de debilitamiento de los huesos de la mujer, es indispensable hacerse una densimetría cada dos años si se diagnostica osteopenia, o cada año si hay osteoporosis, y desde luego incorporarse a un tratamiento médico.

Te recomendamos:  Capricornio

Sin embargo, “en México no se reconoce a la osteoporosis como una enfermedad de impacto en la salud pública, no obstante que desde hace 12 años la Organización Mundial de al Salud la reconoció como tal”, indica la Dra. Frida Araujo, osteópata a cargo de la AMMOM.

Esa consideración oficial tiene un impacto en que la osteoporosis en la mayoría de los casos no sea detectada a tiempo, lo que implica que se realicen gastos mayores para atender la enfermedad en casos críticos, como las fracturas de cadera, columna vertebral o muñeca, principalmente.

La prevalencia de fracturas es 21.4% en la población entre 70 y 79 años de edad, pero se incrementa a 25.7% en la gente mayor de 80 años, afirma el Dr. Alberto Hernández Bueno, ginecobstetra del Comité Científico de la Federación Latinoamericana de Asociaciones y Sociedad de Climaterio y Menopausia.

“En los tratamientos de osteoporosis si el medicamento frena la rápida pérdida de masa ósea, eso ya es ganancia, porque la otra parte consiste en evitar la pérdida o secuestro del calcio en el organismo”, dice.

En el acto se presentó un calendario conmemorativo del Día Mundial de la Osteoporiosis, que retrata a 12 pacientes quienes comprometidos con su salud, aceptaron compartir sus testimonios y difundirlos en América Latina, donde se distribuirá el ejemplar, en aras de “un mundo sin fracturas ni osteoporosis”, lema del calendario.




Escrito por


Temas relacionados