Cuidado con los productos milagro

beneficios, mercadotecnia, información, malos hábitos, La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco),beneficios,contraindicaciones, restricciones,Organización Mundial de la Salud (OMS),
Mercadotecnia

Hoy en día la publicidad invade parabuses, puestos de periódicos, espectaculares, revistas, el cine, la televisión y hasta el internet, y no es nada malo, al contrario; pero se debe de tener especial cuidado en lo que vemos, creemos y finalmente compramos, particularmente con los llamados “productos milagro“, que en la mayoría de los casos no sólo no cumplen con las virtudes que se les atribuyen, sino que pueden incluso resultar nocivos para la salud.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha alertado a la ciudadanía sobre los este tipo de productos. Es de vital importancia que se brinde al consumidor toda la información respecto a un producto, no sólo los beneficios, también las contraindicaciones, restricciones y efectos que pudieran presentarse.

“Una persona que te ofrece un producto que te garantiza el milagro de la vida y lo compras, hace muy bien su trabajo, porque su trabajo es venderte el milagro de la vida que tú necesitas”, señaló el mercadólogo Enrique López Ibarra.

El éxito de estos productos mucho tiene que ver con el consumismo masivo que vivimos, y más ahora con las ventas por televisión, por supuesto también con el bombardeo de información que hay en los medios de comunicación, señaló la psicóloga Maribel Trujillo Ruíz. “Fíjate que es un fenómeno muy interesante porque la gente sabe que estos productos milagro, como bien son llamados, no funcionan y sin embargo siguen gastando fortunas en ellos.”

Hay que desconfiar de los productos que ofrecen resultados instantáneos, “específicamente hablando de los productos para bajar de peso, generalmente lo que hacen es acelerar el metabolismo, por supuesto que la quema de grasa es mayor en menor tiempo lo cual es devastador para el cuerpo y el organismo. Entonces vienen las descompensaciones, las bajas de presión y estas situaciones pueden provocar cosas más serias. Es ilógico pensar que los 30 kilos que tienes de sobrepeso y que has acumulado durante veinte años los pierdas en unos meses y que esto no traiga consecuencias.”

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la pérdida de peso sea gradual, es decir, no más de medio kilo por semana. “La pérdida de peso debe ser del mismo modo en que se adquirió, gradualmente, adquiriendo nuevos hábitos alimenticios porque finalmente la obesidad, en la mayoría de los casos, se debe a los malos hábitos que tenemos. Si luego aparece un producto que me promete bajar de peso sin sacrificios, sin dejar de comer, sin hacer régimen, sin hacer ejercicio, pues la gente lo compra porque estamos ávidos de creer en algo”, señaló la psicóloga.
En la era de la tecnología en la que nos encontramos, qué tan difícil es editar las fotografías de un antes y un después, con todos los programas de edición que hay en el mercado. Además no hay modo de corroborar si los testimonios presentados en la publicidad de los productos son ciertos o no.

Aunque en el mercado hay productos que se anuncian como 100 por ciento naturales, y por esta característica se cree que son inofensivos, es recomendable consultar al médico antes de consumirlos. Como consumidores tenemos derecho a recibir información clara y veraz, ante cualquier duda o anomalía la Procuraduría del Consumidor.

Más información y dudas, manda un correo a salud[arroba]plenilunia[punto]com

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

, , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste