Diabetes durante el embarazo

La diabetes gestacional es un padecimiento que sólo se presenta durante el embarazo, a diferencia de la diabetes mellitus, que cuando es tipo 1, se da en la infancia y cuando es tipo 2, en la población adulta y está relacionada a un estilo de vida poco saludable.

“Específicamente la mujer mexicana tiene mucha tendencia a padecer esta enfermedad, se sabe que de un 15 a 17% de la población que acude a unidades del sector salud, tienen estas enfermedades relacionadas con diabetes gestacional” asegura el Dr. Gerardo Barroso médico ginecobstetra, especialista en endocrinología reproductiva e infertilidad.

“La edad es un factor que las hace propensas a padecerla, y no sólo diabetes, también hipertensión, que se expresa en la preclamsia durante el embarazo. Las mujeres que son madres después de los 35 o 40 años tienen más posibilidades de tener este tipo de padecimientos.”

Las mujeres que la cursan durante el embarazo, a veces tienen antecedentes familiares de diabetes, pero no es necesariamente vinculante. Lo cierto es que son pacientes que tienen un estilo de vida relacionado con la obesidad, el sedentarismo, tabaquismo, una mala alimentación, entre otros; lo ideal es que cuando se reconocen sus riesgos, se cambie lo necesario.

Cuando la diabetes gestacional se presenta de forma muy temprana no necesariamente provoca síntomas. “En los embarazos se hace una valoración, una prueba de tamizaje gestacional, en la que se evalúa el comportamiento de la glucosa, carbohidrato esencial relacionado con la diabetes.”

En la prueba se pide que ingiera 50 gramos de glucosa en la mañana, se toma una muestra de sangre, y se comparan los resultados antes y después de la ingesta. Si los datos son elevados hay que identificar los factores de riesgo y modificarlos.

Si es intolerancia a la glucosa en la que los niveles no son tan elevados, hay que iniciar con dieta y ejercicio para mejorar el estado de esta azúcar en la sangre. Si ya hay sospecha de diabetes gestacional hay que hacer una curva de tolerancia de la glucosa para definir el diagnostico de la paciente.

“Cuando ya se ha identificado el padecimiento sólo se les puede administrar insulina ya que otro tipo de medicamentos, como los convencionales para el tratamiento de diabetes mellitus dañarían al bebé” puntualiza el Dr. Barroso.

“De no ser tratada, las consecuencias llegan a ser muy graves. Se pone en riesgo la vida del bebé y de la madre. Se presentan también bebés de mayor peso que pueden tener muchas complicaciones. Específicamente en la madre las dificultades son las mismas que en la diabetes mellitus, como retinopatía diabética”.

Son muy pocas las mujeres que continúan con el desarrollo de diabetes después del embarazo ya en forma convencional, pero como muchas veces están relacionadas con antecedentes familiares y estilo de vida, siguen presentando riesgos.

“La prevención es muy importante, se debe buscar un embarazo en las mejores condiciones: Con un peso ideal, una talla adecuada, haciendo ejercicio (Por lo menos 30 minutos de caminata diaria) y una alimentación balanceada” asevera.



Daniela Herrero

Escrito por

Aunque soy publicista, llevo algunos años concentrada en escribir y editar textos, lo cual me encanta por cierto. Sobre todo me he interesado en temas que tienen que ver con la salud reproductiva y sexual, al menos eso es lo que más he disfrutado escribir. En Plenilunia me he dedicado a hablar de temas relacionados con la salud femenina, siempre rescatando la importancia que tiene hacerlo de manera integral, pero sobre todo pensando que la conciencia de tu cuerpo te ayuda a empoderarte en los demás ámbitos de tu vida.

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste