Roncar

La idea de que los ronquidos son sinónimo de descanso, y que mientras más se ronca se duerme más profundamente, es una gran mentira. Quien ronca debería saber que ese es el principal síntoma de que cuando duerme no sólo no descansa, sino que sufre de mala memoria, pérdida del libido y sus relaciones interpersonales pueden ser conflictivas.

“La gente que ronca no descansa y por lo tanto anda de mal humor, olvida las cosas inmediatas que le resultan fundamentales para interactuar en su vida diaria”, advierte la psicóloga Koyraset Barrera.

La roncopatía, dice sobre los ronquidos entendidos como una enfermedad, “vulnera las funciones cognitivas, es decir, las condiciones mentales del aprendizaje, y hay por consiguiente una pérdida gradual de la empatía con nuestros semejantes”.

Para el doctor Reyes Valencia, director de la Clínica del Sueño del Hospital General de México, el padecimiento principal que provocan los ronquidos, “algo que sólo sucede cuando dormimos, porque afortunadamente no podemos roncar despiertos”, es la somnolencia matutina, lo que incide en el mal humor y en la mala memoria.

El problema, añade, es que el ser humano requiere de cuatro etapas durante el sueño para que pueda descansar y recuperarse, “es decir, para que podamos hablar de un sueño recuperador”.

Apunta que para que se dé la expresión de la recuperación normal a través del sueño, debemos dormir siete horas, donde se presentan cuatro etapas de suelo, sin embargo, rara vez llegamos a cubrir siquiera la tercera etapa.

“Tenemos datos epidemiológicos en México similares a los reportados en otros países en torno a los trastornos del sueño, donde la tercera parte de la población padece alguno de estos tipos de alteraciones. El 20% padece sonambulismo, trastornos del ritmo cicardiano, pero el grueso de la población (80%) padece de somnolencia diurna cuya causa principal es el ronquido, en tanto que en pacientes insomnes, de las 20 causas que la provocan la principal es el ronquido”.

Te recomendamos:  Cuídate del sol

Advierte también que aunque existe una causa emocional en torno a los ronquidos, en más de 80% de los casos se debe a causas fisiológicas.
“Podemos saber con sólo identificar quién ronca, alguna de las cerca de 100 alteraciones del dormir, de la que sobresale el síndrome de apnea obstuctiva del sueño (SAOS), que a partir del ronquido se puede complicar si no la tratamos a tiempo”.

Esta complicación se debe a que dejamos de respirar momentáneamente mientras dormimos, debido a que al iniciar los ciclos del sueño nuestros músculos se relajan y esto va a favorecer el ronquido.

“Como al dormir también se relaja la garganta, y quien cuente con una garganta grande, con amígdalas hipertróficas (grandes), esto va a favorecer la presencia del ronquido”, porque el aire se puede obstruir a su paso entre las amígdalas y el paladar.

“Las tres estructuras básicas que provocan el ronquido son las amígdalas, la campanilla y el paladar, que al relajarse obstruyen el paso del aire y eso incide en el ronquido, lo cual de persistir da lugar al SAOS”.

El sueño reparador se da cuando logras concluir la tercera etapa del sueño, al cual difícilmente llegamos, y si padeces de SAOS de manera persistente, es importante que te atiendas y acudas a una clínica del sueño para realizar una evaluación del tamaño de tu garganta, y que los expertos te den un diagnóstico efectivo de qué puedes hacer para que tengas un sueño normal, donde descanses y te recuperes del ajetreo de la vida diaria.




Escrito por


Temas relacionados