Testimonio de artritis reumatoide (Parte 2)

–¿Desde hace cuánto usted empezó a recibir terapia biológica?

–Yo llevo terapia biológica hace aproximadamente tres años y me he sentido bien. Volví a vestirme sola porque yo ya dependía de mi hija totalmente para que me vistiera, me bañara; para hacer actividades tan simples como tomar un vaso de agua o peinarme, y ya volví a hacer por mí misma casi todas mis actividades.

–¿En su familia hay antecedentes de que alguien haya padecido artritis reumatoide?

–No, nadie tiene, ni mi abuela ni bisabuela, nadie.

–¿En algún momento de la enfermedad recurrió a otro tipo de medicina o tratamiento que no fuera alópata?

–Mire la gente bombardea a uno con todo y por todos lados ¿no? Ya le dicen que si a lo mejor es brujería, cree uno en muchas cosas, en lo que si caí fue en apicultura, sí fui a que me picaran las abejitas, duele mucho y no se compone uno.

“He recibido también acupuntura y sí también me ha quitado mucho el dolor, me he recuperado poco; pero ya con la terapia biológica es muy notorio el cambio”.

-¿El diagnóstico se lo dio un reumatólogo?

–No, primero fue con un médico internista, quien en seguida me hizo pruebas de laboratorio, estuve con él dos-tres meses, poquito, no recuerdo con exactitud y ya después me canalizaron con el reumatólogo.

–¿En qué circunstancias es que usted llegó a… cuántas cirugías?

— Tengo dos de cadera y una operación en la rodilla. Pues por el desgaste que se fue ocasionando… le digo que era muy constante mi dolor, mi malestar, se fueron deteriorando mis articulaciones. Esto fue antes de la terapia biológica, ya con la terapia biológica puedo tomar una taza, puedo tomar mi bastón, puedo hacer muchas cosas.

Te recomendamos:  SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA

–¿Qué es lo que sucede, se carcome el cartílago, hay malformaciones, cuál es la causa para llegar a la cirugía?

–Según tengo entendido la misma inflamación provoca que haya desgaste del cartílago, y entonces el hueso también, además, como uno ya no camina bien, cojea, no pisa bien, por la misma mala posición, se va gastando, se va acabando el hueso.

Conoce la primera y tercera parte de este testimonio.




Escrito por


Temas relacionados