Cansancio laboral

cansancio laboral, agotamiento, estrés, malestar físico, agotamiento mental, energía, síntomas, condición del trabajo, autoevaluación.
Agotamiento

La inmensa mayoría de las personas que trabajan han sufrido en algún momento de cansancio a causa del trabajo. Esto es, hasta cierto punto, una respuesta normal del cuerpo; sin embargo, cuando se convierte en una constante dentro y fuera del trabajo estamos ante un problema que puede desencadenar una enfermedad grave.

Al hablar sobre el cansancio laboral nos referimos al malestar físico, mental y/o emocional, originado en el ámbito laboral que se vuelve algo constante y duradero. No se trata sólo del cansancio que deja nuestra jornada laboral, sino de la sensación que experimentamos de estar hartos de nuestro trabajo y de no querer continuar en él; una sensación que se queda en nosotros aunque no estemos cansados físicamente. Incluso es común que se acentúe cuando nos preparamos para ir a trabajar.

El origen de este cansancio depende de diversos factores y puede manifestarse de múltiples maneras, desde el dolor físico causado por actividades repetitivas, demandantes o estresantes, hasta el colapso de nuestra vida personal y familiar por la sobrecarga de trabajo que ocupa toda nuestra energía. Los malestares físicos más comunes que podemos llegar a sufrir a causa del trabajo son: dolor de espalda, migrañas, gastritis, colitis, alteraciones del sueño y de alimentación, etc.

Algunos de estos padecimientos físicos tienen una explicación ergonómica como pudiera ser una mala postura al sentarnos o al realizar alguna actividad física. Sin embargo, otros como la gastritis tienen una explicación tanto física como psicológica; es decir, podemos padecerlos a causa de un estrés mal manejado que surge en el terreno laboral pero que, eventualmente, se expresa a través de enfermedades físicas que pueden llegar a ser muy graves.

Una vez que identificamos este cansancio laboral, es importante distinguir qué lo causa. Aunque parezca obvio, es importante determinar si la sensación de cansancio se debe realmente al trabajo o si tiene alguna otra explicación como pudiera ser una enfermedad física como la anemia o un padecimiento psicológico como la depresión.

Por otro lado, debemos preguntarnos desde cuándo nos sentimos así, cuándo y en qué circunstancias se agrava nuestro malestar y qué otros síntomas tenemos además del cansancio. La realización de este ejercicio es imprescindible, ya que podemos estar confundiendo el cansancio laboral con algo mucho más grave que requiere de atención médica o psicológica oportuna.

Cuando nos percatamos de que sufrimos de cansancio laboral (y no de otra cosa), podemos identificar qué factor en nuestro trabajo es el que lo provoca. Si la actividad a la que nos dedicamos no es de nuestro agrado ni nos brinda satisfacción alguna, la aparición del cansancio será inevitable.

Entre las causas más comunes del cansancio laboral se encuentran aspectos como la relación con nuestros compañeros y jefes, las condiciones de trabajo, el reconocimiento y remuneración que recibimos, etc. Es importante saber lidiar con ellos y hacer todo lo que está en nuestras manos para lograr un escenario laboral que nos haga sentir bien.

Asimismo, habrá que hacer una evaluación justa y honesta de nosotros mismos para reconocer qué aspectos de nuestras relaciones laborales son responsabilidad nuestra. Un buen ambiente suele ser la principal motivación para asistir al trabajo, y esto es, sin duda, algo que podemos promover.

Por lo general, cuando nos sentimos bien tenemos más posibilidades de explotar nuestras capacidades y ser productivos. Muy posiblemente tengamos mayor éxito profesional estando contentos en el trabajo, que luchando contra todos nuestros compañeros, los horarios, actividades a realizar, etc. Por lo mismo, es de vital importancia ser honestos en nuestro análisis una vez identificado el cansancio laboral y definir qué tipo de cambios podemos realizar para combatirlo, ya que, como mencionamos, esta fatiga puede salirse del ámbito laboral y llegar a nuestras vidas privadas.

Imagen cortesía de Depositphotos.com | Plenilunia


Avatar

Escrito por

Miembro de la SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE MÉXICO (SPM) www.spm.org.mx Teléfonos: (+52-55) 5286 1744 y 5286 5509 Clínica de asistencia a pacientes México D.F.: Teléfonos: (+52-55) 5553 3599, 5286 6550 y 5286 0329 spp@spm.org.mx Clínica de Asistencia a la Comunidad Sede Metepec Edo. México: Teléfono: 2153024 spmtoluca@gmail.com

, , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste