Hijo único

hijo unico, fomentar valores, socializar, repeto, tolerancia, amor, atención, acompañante, amistad, ventajas y desventajas de ser hijo unico, limites.
Ventajas y desventajas de ser hijo único

Tener hijos es una decisión importante para toda pareja. En ocasiones pareciera que son dos las variables fundamentales para la toma de esta decisión: cuándo y cuántos. En esta toma de decisión muchos padres tardan un buen rato sopesando los pros y contras de tener uno, dos, tres, etc.

Algunos buscan la parejita, niño y niña. Otros buscan que sean al menos dos, esto con la idea de que, como dice la creencia popular, “se hagan compañía”. Aunque no todas las parejas se den cuenta, al decidir sobre la cantidad de hijos que tendrán, están poniendo en juego, e incluyendo como una variable invisible, las creencias que tienen acerca de qué implica tener hermanos o ser hijo único.

Una creencia popular nos señala que los hijos únicos son más egoístas, solitarios y/o retraídos. Si esta premisa fuera cierta y, al no darle hermanos a nuestros hijos y los “condenáramos” a este destino, debería de estar prohibido tener solamente un hijo y en las leyes debiera indicarse “Si tiene un hijo mejor tenga dos”.

Afortunadamente, ser hijo único no es un destino en sí mismo y el desenlace no es, necesariamente, fatal como versa esa creencia popular. El resultado del crecimiento de un hijo único dependerá de las experiencias que los padres puedan transmitirle a su niño en asuntos tales como la socialización, solidaridad, respeto y tolerancia.

De los hermanos aprendemos mucho. En primer lugar aprendemos que nuestros padres no son exclusivamente para nosotros y que existen otras personas en el mundo que son importantes para ellos. Es decir, los hermanos nos enseñan que nuestros padres no siempre estarán disponibles porque pueden estar ocupados atendiendo a un hermano, que no siempre nuestras actividades serán las prioritarias, que no sólo nuestros asuntos son los importantes y que, siendo esto lo fundamental, no sólo yo soy merecedor de su amor y su atención.

También con los hermanos aprendemos el ABC de la socialización. Ellos son nuestros primeros cómplices, acompañantes, rivales y amigos. Tal vez pareciera que las palabras usadas son dispares y que algunas van en contra de la correcta socialización, pero no es así. Aprender a socializar implica aprender, tanto a hacer amistad como a poder competir con consideraciones y sin lastimar al otro.

A los hermanos nos une una amistad derivada del cariño que les tenemos por el simple hecho de ser nuestros hermanos, pero a la vez nos separa una competencia y rivalidad, producto de que con ellos compartimos el amor de nuestros padres. Es también a través de los hermanos que podemos aprender a encontrar la similitud con los semejantes y tolerar la diferencia.

También ser hijo único puede tener sus ventajas. Hay argumentos realistas que pueden llegar a confundirse con frialdad en relación a la decisión de tener únicamente un hijo. Uno de ellos es el costo que tiene la vida actualmente. Tener un solo hijo no es barato y tener dos puede, para algunas familias, ser incosteable. El hijo único puede llegar a disfrutar de oportunidades, tales como asistir a una universidad privada, viajes y campamentos que si tuviera un hermano no podría disfrutar. También puede llegar a disfrutar del tiempo libre de sus padres si es que estos, debido a sus trabajos, tienen poca disponibilidad para convivir con él o ella.

Ser hijo único tiene ventajas y desventajas, pero ninguna de ellas es imposible de subsanar con una adecuada toma de decisiones que se oriente a educar con amor y límites.

A continuación algunas recomendaciones para los padres con hijos únicos:

  • Aprende a frustrar a tu hijo único. Educarlo con amor implica también enseñarle que la vida no siempre nos da lo que deseamos cómo, cuándo y en la cantidad que lo queremos.
  • Intégralo a deportes y actividades de equipo para que aprenda a convivir, jugar y compartir con otros niños de su edad.
  • Ámalo sin que todo tu cariño sea exclusivo de él o ella. Es importante que note que los afectos de sus padres no son únicamente para él o ella.
  • Si te pregunta por qué no tiene hermanos o si continuamente se lamenta por no tenerlos explícale, en la medida de su capacidad de entendimiento, por qué decidiste tenerlo a él/ella nada más, reafirmándole, con tu actitud y palabras, que no tiene porqué sentirse solo.
Imagen cortesía de Depositphotos.com | Plenilunia


Avatar

Escrito por

Clínica de Asistencia a Pacientes de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM) Teléfonos: 5286 1744 y 5286 5509 Clínica de asistencia a pacientes México D.F.: Teléfonos5553 3599, 5286 6550 y 5286 0329 Email: spp@spm.org.mx Clínica de Asistencia a la Comunidad Sede Metepec, Edo. de México Teléfono: 215-3024 mail: spmtoluca@gmail.com

, , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste