Cuida esa parte tan delicada de la irritación o inflamación, prevén la vulvovaginitis

Cuando hay una vulvovaginitis de origen infeccioso es muy importante que la mujer acuda a su médico.
Cuando hay una vulvovaginitis de origen infeccioso es muy importante que la mujer acuda a su médico.
Vulvovaginitis es un término que se usa para definir la irritación o inflamación de la zona vaginal y vulvar. Las vulvovaginitis pueden ser infecciosas o no infecciosas.

Las causas más comunes de las no infecciosas se deben a factores externos, como la higiene íntima deficiente o la falta de ventilación de la zona.

El ardor y la comezón son síntomas de la vulvovaginitis no infecciosa que puede ser causada por:

  • Látex (condones, guantes o diafragmas).
  • Duchas vaginales.
  • Uso de ropa interior húmeda.
  • Nado en albercas.
  • Uso de ropa interior ajustada y no elaborada con algodón.
  • Procedimientos quirúrgicos o exploratorios.
  • Espermicidas.
  • Medicamentos tópicos (antibióticos, antifúngicos y anestésicos locales.)
  • Toallas higiénicas.
  • Jabones y detergentes usados en el lavado de ropa interior.
  • Pañales para la incontinencia urinaria.

En las vulvovaginitis infecciosas destacan las provocadas por:

  • Bacterias.
  • Vaginosis bacteriana.
  • Micóticas (hongos).
  • Por parásitos.

Cuando hay una vulvovaginitis de origen infeccioso es muy importante acudir al  médico.

Medidas preventivas:

  • Evitar el uso de jabones de barra, ya que tienen un pH alcalino.
  • Evitar el uso de ropa ajustada y usar ropa elaborada de algodón.
  • Cambiar la ropa interior cada vez que esté húmeda.
  • A menos que el médico lo prescriba, evitar las duchas vaginales.
  • Al limpiar la zona íntima en otro momento que no sea el baño, hacerlo de adelante hacia atrás.
  • Cambiar la toalla sanitaria frecuentemente.
  • Usar un producto, con el pH adecuado para la zona íntima, para mantener de manera natural el pH para ayudar a prevenir infecciones.

El pH en la piel de los seres humanos es ácido. En el caso de la piel vulvar y de la vagina de una mujer sana, este pH tiene un valor que va desde 3.8 y 4.5.

En la vagina normalmente proliferan ciertas bacterias llamadas Lactobacilos, las cuales producen “Ácido Láctico”, mismo que juega un papel fundamental en el mantenimiento del pH ácido en la zona íntima; este pH evita la proliferación de bacterias nocivas.

Referencias

  • Información de Laboratorios Sanofi.
Imagen cortesía de luckybusiness


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste