Esta enfermedad es una de las causas más frecuentes de fracaso escolar y de problemas sociales.

Hospital Psiquiátrico Infantil “Juan N. Navarro”, pacientes reciben tratamiento adecuado para TDAH

En el Hospital Psiquiátrico Infantil “Juan N. Navarro, mejora el 100% de pacientes que reciben tratamiento adecuado. En México el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) afecta en promedio al 8% de los menores en edad escolar.

Esta enfermedad es una de las causas más frecuentes de fracaso escolar y de problemas sociales.
En México afecta en promedio al 8% de los menores en edad escolar zurijeta

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una condición genética que de no ser tratada en forma adecuada, afecta la calidad de vida de quien la presenta, afirmó la doctora María del Pilar Poza, parte del equipo de trabajo del Hospital Psiquiátrico Infantil “Juan N. Navarro.

En entrevista, la especialista informó que 70% de las personas con esta condición que no recibe atención ni tratamiento, con el paso del tiempo sufre ansiedad y depresión, incluso, puede tener problemas de drogadicción, alcoholismo o vandalismo.

En México, en promedio, el 8% de los niños en edad escolar presenta el TDAH: 80% se debe a causas genéticas y el 20% restante a factores ambientales como tabaquismo o alcoholismo durante el embarazo, desnutrición de la madre y problemas al nacer, entre otros.

Los exámenes mentales, explicó la paidopsiquiatra, se realizan en el Hospital Psiquiátrico Infantil “Juan N. Navarro, para definir el tratamiento integral que requiere, que incluye administración de medicamentos, terapia especializada, orientación a los padres de familia, por medio de cursos psicoeducativos.

Con el tratamiento completo y adecuado, el 100% de los casos mejora sus relaciones personales, aprovechamiento escolar, tranquilidad y fraternidad, con la posibilidad de que los síntomas desaparezcan a partir de los 25 años de edad.

Consideró importante acudir al médico si se detecta que el menor es inquieto, impulsivo, arrebatado, molesta a otros infantes, no trabaja, no concluye actividades, es impaciente, intolerante, tiene problemas de conducta y no respeta reglas.

La doctora Poza recomendó a los padres de familia observar a sus hijos durante los primeros años de vida y mantenerse al tanto de los síntomas que indican la presencia de este trastorno, a fin de detectarlo oportunamente y recibir un tratamiento integral.

Contenido relacionado