¿Qué hacer con un cáncer de mama avanzado?

Prevención, padecimiento, momografía, exploración, propensas, mujer, presencia de obesidad, autoexploración, cálidad de vida, tratamiento médico.
Prevención

Para combatir cualquier enfermedad lo más importante es la prevención, y en materia de cáncer de mama cobra vital importancia, ya nos da una gran probabilidad de salir bien libradas.

No debemos olvidar que es un padecimiento cada vez más recurrente en las mujeres mexicanas. Se sabe que lo padecemos una década antes de lo que lo tienen las mujeres en Estados Unidos o Europa. Por eso, debemos acudir con un médico a hacernos una mamografía y exploración cada año.

“Las cifras provienen de un registro un poco antiguo pero sabemos se presentan entre 14 y 15 mil casos de cáncer de mama en México, pero yo digo que hay entre un 20 o 30 por ciento más. Desafortunadamente 4500 fallecen en el curso de un año por esa enfermedad” comenta la Dra. Laura Torrecillas, adscrita al servicio de Oncología y Jefe de Sección de Quimioterapia del Hospital 20 de Noviembre, ISSSTE, además es miembro de las Sociedades más importantes en materia de oncología a nivel mundial.

El hecho de ser mujer es el primer factor que nos hace propensas a su desarrollo. La herencia directa de madre, abuela o hermanas, es otro de los factores más importantes en su incidencia, al igual que un estilo de vida poco saludable y la presencia de obesidad.

“De los alimentos que sí están asociados a un riesgo mayor de cáncer de mama, son los que tienen un alto contenido en grasas, y que por supuesto promueven la obesidad. Una dieta con lácteos y carne, que porque tienen hormonas se consideran riesgosas, no se tiene ningún antecedente documentado de que efectivamente originen este padecimiento” explica.

La mamografía sigue siendo la mejor opción para detectarlo. Se debe realizar con un especialista, quien también debe realizar una exploración de forma anual a partir de los 40 años. El ultrasonido es también un recurso de apoyo para su identificación.

Sin embargo, la autoexploración es la primer herramienta que todas las mujeres deben llevar a cabo de forma mensual, entre los ciclos menstruales, para acudir a tiempo con un especialista, en caso de que se identifique alguna anomalía.

“Si se llega a diagnosticar cáncer de mama, es importante que se analice el material genético de los tumores, ya que 1 de cada 4 tienen una marca especial, que es un trastorno genético conocido como ErbB2, que hace que la célula tumoral se altere, con la capacidad de que pueda diseminarse a otro lado e invadir a la persona.”

El Lapatinib es un medicamento diseñado para contrarrestar el efecto de esa marca, y en conjunto con la quimioterapia oral Capecitabine se puede tener un impacto positivo en la calidad y tiempo de vida de la paciente. “No está indicado para todas las mujeres con cáncer de mama, solo en aquellas en las que se identifique la marca ErbB2 positivo, y que han sido previamente tratadas con otras formas de quimioterapia” puntualiza.

Además del tratamiento médico y del contacto con los médicos para aliviar el dolor y las complicaciones. Es importante que una mujer con cáncer de mama en fases avanzadas reciba apoyo psicológico y nutricional para sentirse mejor.

Recuerda, lo más importante, es que estemos concientes de que todas, por ser mujeres, podemos desarrollar cáncer de mama. Y si ya te han diagnosticado con la enfermedad, mantente cerca de tu médico, y pídele que te realice el análisis genético para determinar si tienes la marca ErbB2, para recibir una terapia adecuada que beneficie tu salud.

Publicaciones relacionadas