Adicciones silenciosas

tabaco, conductas adictivas, dependencia física, “boom” tecnológico, pérdida de control, dependencia, tolerancia, ayuda profesional, aracterísticos de una adicción, dependencia psicológica, autoestima, depresión, carencia de afecto, necesidades primordiales,
¿Conductas adictivas?

Para muestra, un botón: mil 300 millones de personas en el mundo son adictos al tabaco, que en números duros equivalen al 30% de la población mundial. Esta adicción, al igual que el alcoholismo es, quizá, de las más conocidas por las repercusiones que tiene en la salud, así como por los altos índices de mortalidad que actualmente se estiman en cerca de 5 millones anualmente, según refiere la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pero en las últimas décadas a raíz del “boom” tecnológico hemos visto nacer otras adicciones conocidas como conductas adictivas, en las que si bien no existe ninguna sustancia de por medio, tienen la capacidad de generar una dependencia física y psíquica que puede alterar por completo el estilo de vida de la persona. Estamos hablando de la adicción a los videojuegos, a Internet, al teléfono móvil, a las líneas eróticas, al sexo, a las compras o a los juegos de azar, a través de la Web, entre otros.

Elisardo Becoña Iglesias, investigador del Departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana, explica que la característica principal de las conductas adictivas, es la pérdida de control. “La persona con una conducta adictiva no tiene control sobre esa conducta, aparte de que la misma le produce dependencia, tolerancia, síndrome de abstinencia y una incidencia negativa muy importante en su vida, que va a ser en muchos casos la causa de que acuda en busca de ayuda profesional.

El especialista detalla los elementos característicos de una adicción:

1 Se tiene un fuerte deseo o un sentimiento de compulsión para llevar a cabo la conducta particular. El deseo se incrementa cuando la oportunidad de llevar a cabo tal conducta no está tan disponible.

2 No se puede controlar la conducta.

3 Se experimenta un malestar y el estado de ánimo se altera cuando la conducta es impedida o se deja de hacer.

4 Persiste la conducta a pesar de la clara evidencia de que le está produciendo graves consecuencias a la persona. Existe una fuerte dependencia psicológica, la pérdida de interés por otras actividades gratificantes y la interferencia grave en la vida cotidiana.

Becoña Iglesias dice que son los cambios sociales de la actualidad los que han promovido que seamos cada vez más individualistas, que busquemos el placer inmediato y la satisfacción de todas nuestras necesidades, lo que ha ocasionado caer más fácilmente en las adicciones.

Para la Dra. Brenda Morales, de la Sociedad Psicoanalítica de México, hay otras adicciones que igualmente están a la vista de todos y pasan desapercibidas por que no parecieran comportamientos adictivos. Es el caso de la automedicación, el consumo exagerado de agua, la ingesta de refrescos en exceso, el comer compulsivo, la adicción al amor, al trabajo o el ejercicio desmedido, entre muchas otras.

Señales de alerta

Cuando esas conductas o hábitos interfieren en la vida diaria y no puede dejar de llevarlas a cabo dejando a un lado otras actividades necesarias para su desarrollo personal, es muy factible que esté cayendo en comportamientos adictivos que lo puedan perjudicar.

Detrás de cada una de estás conductas existe una predisposición específica en la persona que las lleva a cabo, por lo que hay que preguntarse qué tipo de necesidad está buscando cubrir, posiblemente haya una depresión o una baja autoestima, afirma la especialista.

“A través de la consulta médica he percibido mucho vacio, depresión, carencia de afecto, necesidades primordiales que no han sido realmente satisfechas”, explica la Dra. Morales, quien recomienda acudir a una ayuda profesional cuando de plano no se pueda con esto solo.

Poder controlar cualquier adicción es muy importante, pero si se logran identificar las causas que la ocasionaron y resolverla a fondo estará garantizando una vida más saludable sin dependencias que lo aten a una existencia tormentosa.

Para más información da click aquí

Imagen cortesía de


Gabriela Xochiteotzin Peña

Escrito por

Periodista y editora con perfil en temas en salud. Socia-Fundadora de Plenilunia.

, , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste