Cómo fomentar la creatividad en los niños

creatividad, arte, aprender a ser creativos,  habilidad, niños, juego, ¿Cómo fomentar la creatividad en los niños?, Actividades artísticas, libertad, limites, conductas riesgosas, relaciones interpersonales,
La creatividad es una habilidad que se desarrolla desde pequeños

Cuando escuchamos hablar acerca de la creatividad inmediatamente pensamos en las artes, y cuando deseamos fomentar esta cualidad en los niños, solemos creer que solamente se trata de llevarlos a clases de pintura o enseñarles a hacer manualidades. Relacionar la creatividad con el arte es correcto; sin embargo, el arte representa sólo una parte de lo que significa aprender a ser creativos.

Efectivamente, la creatividad es una habilidad que desarrollamos desde pequeños. Incluso me atrevo a afirmar que los niños son “creativos por naturaleza”, es decir, tienen el potencial de desarrollar un pensamiento creativo, siempre y cuando el ambiente en el que crecen se los permita y lo fomente. Por otra parte, cada niño tiene un temperamento distinto y, por lo tanto, tiene una forma propia de expresarse.

Por ejemplo, hay niños a los que les gusta pintar, construir y armar, mientras que hay otros que disfrutan con disfrazarse, actuar y “hacer payasadas”; de ahí la importancia de permitir a cada niño “ser quien es” y expresarse a su manera.

El niño y el juego

Cuando vemos a un niño jugar pensamos que es algo sin importancia, que son sólo “cosas de niños”; no obstante, basta observar a un niño jugando para percatarnos que lo hace con toda seriedad. Para él, el juego no es sólo una forma de pasar el tiempo, es su actividad más importante, la vía a través de la cual se expresa y puede elaborar, entender e integrar las situaciones que vive. ¿Quién no ha visto a una niña jugar con sus muñecas, imitando fielmente la conducta de su madre o de su maestra de la escuela? En otras palabras, el juego es el medio de expresión por excelencia a través del cual el niño plasma su creatividad. Con objetos simples y cotidianos son capaces de crear todo un mundo de fantasía y divertirse por horas.

Por lo tanto, no debemos de preocuparnos por un niño que juega, sino por un niño que no juega, que no puede jugar y que, por lo tanto, no se expresa de forma creativa. Un niño puede no jugar porque se encuentra en una situación que lo abruma y rebasa su capacidad de resolverla, porque percibe al mundo externo como un lugar peligroso en el que no puede actuar libremente, o bien porque siente que sus necesidades y su manera de ser son inadecuados y no deben ser expresados.

¿Cómo ayuda la creatividad al niño?

La creatividad ayuda al niño a:

1. Expresarse cómo se siente, cómo percibe el mundo que lo rodea y su lugar en él.

2. Elaborar situaciones difíciles. Cuando un niño juega el mismo juego, canta la misma canción o pide que le repitan el mismo cuento una y otra vez, lo hace con el objetivo de elaborar o dominar alguna situación que le genera angustia.

3. Resolver problemas. La creatividad es indispensable para solucionar los problemas que surgen ante situaciones difíciles. Esto aplica tanto para problemas matemáticos como para situaciones “de la vida real”, como una discusión entre amigos.

4. Estimular el desarrollo. La creatividad representa un elemento básico para el desarrollo de todo tipo de capacidades, tanto intelectuales como emocionales. En otras palabras, le ayuda no sólo durante su niñez, sino para toda la vida.

5. Desarrollar relaciones interpersonales. Cuando los padres pasan tiempo con los niños haciendo actividades divertidas, no sólo fomentan su creatividad, sino que también estimulan una relación sana y cercana con ellos.

¿Cómo fomentar la creatividad en los niños?

Existen diferentes maneras de fomentar la creatividad en los niños, algunas de ellas son:

a) Actividades artísticas: Clases de apreciación musical, danza, pintura, etc.

b) Tiempo en familia: Inventar historias, jugar juegos de mesa o cualquier actividad donde puedan pasar tiempo juntos.

c) Situaciones conflictivas: Ayudar al niño a encontrar una solución creativa a un problema. Por ejemplo, ayudarlo a prepararse para un examen difícil, inventando, por ejemplo, una canción para memorizar el material, o enseñarle a utilizar otros métodos de estudio.

d) Relaciones interpersonales: Buscar una respuesta creativa para un problema entre hermanos o entre amigos, por ejemplo, cómo compartir sus juguetes.

e) Dar libertad: Ofrecer un espacio donde no importe “pintar bonito” o “hacer las cosas bien”, sino divertirse y expresarse. Pero para ello es importante:

* Proporcionar un espacio adecuado donde haya materiales para niños, ropa que pueda manchar, etc.

* Poner límites. Vigilar que no tenga conductas riesgosas para él o para alguien más. Por ejemplo, meterse el material a la boca o dañar a algún ser vivo.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE MÉXICO (SPM) www.spm.org.mx Teléfonos: (+52-55) 5286 1744 y 5286 5509 Clínica de asistencia a pacientes México D.F.: Teléfonos: (+52-55) 5553 3599 , 5286 6550 y 5286 0329 Email: spp [arroba] spm [punto] org [punto] mx Clínica de Asistencia a la Comunidad Sede Metepec Edo. México: Teléfono: 2153024 email: spmtoluca [arroba] gmail [punto] com

, , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste