El tabaquismo como problema de salud pública

incremento a las cajetillas de cigarro, control de calidad, humo de cigarro, fumadores voluntarios, fumadores involuntarios, consumo de cigarro, Consejo Nacional Contra las Adicciones,
Consumo de Cigarro

A pesar del reciente incremento de impuestos a las cajetillas de cigarros, los recursos económicos resultan insuficientes para cubrir los costos de los tratamientos para enfermedades relacionadas con el tabaco, ya que cada día de hospitalización a causa de dichos males cuesta al menos 2 mil 500 pesos por persona, comentó Arnulfo Albores Medina, científico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

Albores Medina, adscrito al Departamento de Toxicología del Cinvestav precisó que “ni con la recaudación de todos los impuestos generados por la compra de cigarros durante la vida de un fumador, se podría cubrir los costos de hospitalización que necesitaría esta persona si se presenta un problema de salud grave derivado de la adicción al tabaco”.

La presencia en el mercado de cigarros denominados piratas podría aumentar los costos de los tratamientos al desconocerse los componentes que tienen y el control de calidad a los que son sometidos, y por lo tanto, habría consecuencias en la salud de quienes consuman esos productos; sin embargo, dijo, todavía no hay estudios al respecto.

El también miembro de la Sociedad de Toxicología de EU indicó que el humo de un cigarrillo de marca comercial contiene alrededor de 4 mil componentes químicos, de los cuales 160 son tóxicos y alrededor de 60 por ciento carcinógenos probados, y sus efectos en la salud de los fumadores dependerán del tiempo y la concentración de la exposición.

Tanto los fumadores voluntarios como los involuntarios, detalló, tienen la misma posibilidad de desarrollar enfermedades causadas por el tabaco, ya que no es el cigarro en sí el generador de éstas, sino el humo que produce y se distribuye en el aire al fumar.

Actualmente Albores Medina realiza una investigación acerca de la regulación de enzimas que metabolizan los xenobióticos del tabaco, dado que el humo de tabaco puede modificar la expresión de diversos genes, lo que resulta en alteraciones a nuestro organismo.

Con este estudio se espera, a través de una muestra de sangre, detectar marcadores de actividades que indiquen si el humo del tabaco provoca o no alteraciones fisiológicas en fumadores voluntarios e involuntarios.

Entre los primeros efectos del tabaquismo se encuentra la pérdida de la condición física, causada por la presencia de monóxido de carbono del humo, el cual se une a la hemoglobina volviéndola inútil, pues no transporta oxígeno; por lo que a largo plazo pueden presentarse enfermedades más graves como el enfisema pulmonar y cáncer de pulmón.

Los daños causados por el tabaquismo son irreversibles, por lo que la interrupción del consumo del cigarro no asegura la restauración de los pulmones y todos los órganos afectados, “el dejar de fumar sólo detiene el proceso, de tal forma que el mejor tratamiento es la prevención”.

Por ser el humo el portador de las sustancias nocivas para el cuerpo, es importante proteger a las personas que por razones laborales se exponen constantemente a éste, así como a los niños, pues son más vulnerables a contraer enfermedades respiratorias, incluso el asma, “ellos aún no pueden defenderse, no tienen la capacidad para elegir si quieren o no inhalar el humo del tabaco”.

Aunque hay fumadores que se atienden en hospitales privados, el Instituto Mexicano del Seguro Social en 2004 destinó 7 mil millones de pesos para dar tratamiento a pacientes con enfermedades relacionadas con el consumo del cigarro, esto de acuerdo con el Consejo Nacional Contra las Adicciones.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste