Ser más activos es una buena forma de mantener o incluso mejorar salud y movilidad muscular, no dejes que el aislamiento social lo impida

Por ahora, todos somos conscientes de que la enfermedad de COVID-19 es especialmente peligroso para los adultos mayores: cuanto mayor edad, mayor es el riesgo de enfermedades graves e incluso la muerte si contrae el virus nos comentan investigadores de la Universidad de Sao Paulo. Debido a que todavía no existe un tratamiento o una vacuna, es de vital importancia que practiquemos el distanciamiento social y usemos máscaras para protegernos.

familia haciendo ejercicio en casa
Al mantenernos a salvo de COVID-19, también debemos asegurarnos de no caer en la inactividad física especialmente los adultos mayores.

Pero a medida que trabajamos para mantenernos a salvo, también debemos asegurarnos de no caer en la inactividad física. Cuando nos desconectamos de las compras, caminamos en los centros comerciales y vamos al gimnasio y a otros lugares donde podemos hacer ejercicio, podemos volvernos sedentarios. Los adultos mayores que no hacen ejercicio regularmente pueden volverse propensos a enfermedades crónicas, tener músculos debilitados y padecer fragilidad.

Investigadores de la Universidad de Sao Paulo en Brasil informaron en el artículo “Risk of Increased Physical Inactivity During COVID ‐19 Outbreak in Older People: A Call for Actions 1 (Riesgo de aumento de la inactividad física durante el brote de COVID-19 en adultos mayores: un llamado a la acción) sobre los peligros de la inactividad física para los adultos mayores durante COVID-19. Su artículo fue publicado el pasado mes de mayo en el Journal of the American Geriatrics Society.

Los investigadores observaron que solo se necesitan de 5 a 10 días de inactividad física para que los músculos comiencen a encogerse y desaparecer. Esto puede acelerar la progresión de la sarcopenia (pérdida muscular) y puede conducir a enfermedades crónicas.

Los estudios también muestran que los adultos mayores que caminan menos de 1,500 pasos al día pueden perder el 4% del tejido muscular de sus piernas en solo 2 semanas.

Es demasiado pronto para conocer el impacto de la pandemia de COVID-19 en la actividad física, los investigadores explican que las aplicaciones conectadas a los dispositivos móviles de ejercicio nos proporcionan estimaciones tempranas. La información de 30 millones de usuarios en todo el mundo estima una disminución del conteo por pasos del 12% en los Estados Unidos (en comparación con la semana del 22 de marzo, entre 2019 y 2020), y una disminución aún mayor en otros países.

Tener una cantidad adecuada de masa muscular permite ser fuerte; ser débil o frágil es un factor de riesgo conocido de muerte en adultos mayores. Informan que “se ha demostrado que 2 semanas de inactividad (una reducción del 75% en los pasos diarios) disminuyen la fuerza muscular en un 8%, y los estudios muestran que 2 semanas de ejercicios de rehabilitación no ayudaron a las personas a reconstruir su fuerza muscular. Además, además de su impacto en la masa muscular y la función, se ha demostrado que reducir los pasos a entre 1,000 y 1,500 pasos por día aumenta el azúcar en la sangre y aumenta la inflamación“.

Los investigadores sugirieron que las estrategias para reducir los posibles efectos no saludables del aislamiento son importantes. El ejercicio de resistencia es un método clásico y comprobado para aumentar la masa muscular, la fuerza y ​​la movilidad, incluso para personas de 90 años. Los programas de ejercicio que puede hacer en casa son especialmente importantes durante el aislamiento y son una buena manera de mantener o incluso mejorar la salud y movilidad muscular. El ejercicio también ayuda a prevenir caídas, que es una causa común de discapacidad y hospitalización para adultos mayores.

Los investigadores sugirieron que en la educación para la salud de los adultos mayores se deberían incluir recomendaciones para introducir la actividad ligera en las rutinas diarias, enfocándose en sentarse menos y moverse más, lo cual es particularmente importante para las personas con problemas de movilidad.

Entre algunas las buenas formas de trabajar con más movimiento que nos proponen se incluyen:

  • Interrumpir el tiempo de un descanso prolongado con momentos para caminar o pararse (por ejemplo moverse durante los comerciales mientras disfruta la televisión).
  • Realizar tareas domésticas ligeras como es limpiar, cultivar un huerto y disfrutar de actividades de ocio como puede ser bailar o caminar una corta distancia.
  • Unirse a miembros de la familia en persona (cuando sea seguro) o remotamente por aplicaciones de en dispositivos tecnológicos para mantenerse activo y obtener apoyo emocional.
Imagen cortesía de silverkblack


Referencias

  1. ,,; Risk of Increased Physical Inactivity During COVID ‐19 Outbreak in Older People: A Call for Actions; Fecha de publicación 11/05/2020; DOI: 10.1111/jgs.16550; Disponible en el URL : ; Consultado el 18/07/2020
Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste