La granada, una fruta anti colesterol con poder antioxidante

granada, granada fresca, dieta saludable, platillos mariscos, desayuno, refrigerio,  platillos principales, antioxidantel, fitoquimico,  vitamina C, promueve la correcta cicatrización,fabricación de colágeno en la piel,  polifenoles y taninos,pigmentos naturales,ácido eleágico, un fitoquímico con gran poder antioxidante, prevención de enfermedades cardio vasculares,estrés oxidativo, estilo de vida saludable, vitamina C, fibra, colesterol malo,
fitoquímico con gran poder antioxidante

La granada, originalmente cultivada en Irán, el Himalaya y en el norte de Pakistán, se cultiva desde hace varios años y de manera muy exitosa en California, desde donde llega, fresca y deliciosa, a nuestro país. Sus mejores meses de cosecha y consumo son de septiembre a enero y las formas de incluirlas en la dieta son muchas.

Aunque se comercializan muchos productos de bebidas con granada, la verdad es que esta opción fresca que llega desde California no sólo es muy rica sino ofrece beneficios adicionales a quien la consume. Pruébala sola como parte del desayuno o refrigerio, en ensaladas, en platillos con mariscos, sobre todos los que se sirven fríos como los ceviches y cocteles, en combinaciones de postre o como salsa y guarnición de platillos principales.

Mezclada con el arroz blanco es deliciosa y como acompañamiento del pollo y otras aves asadas y horneadas también. En las cocinas del Medio Oriente se usa en sopas y platillos principales a los que brinda una nota de frescura y color, y en nuestra cocina es típica de los chiles en nogada y de los cocteles de fruta, con mango y pepino, sazonada con limón y sal es espectacular.

Las granadas son verdaderos tesoros de antioxidantes, fitoquímicos especiales que protegen de muchas enfermedades y del envejecimiento prematuro de los tejidos y que son difíciles de obtener en otro tipo de alimentos. Y aunque se ha puesto de moda vender extractos y jugos de granada, lo ideal es consumir la fruta entera, pues así no solo está más fresca sino que aporta dos nutrimentos esenciales que se pierden durante el proceso de extracción.

Se trata en primer lugar de la fibra, que se encuentra en la cascarilla interior de la pulpa y recubriendo cada bolsita de las granadas. La concentración de fibra en estos frutos es elevada, una porción de 100g de granada fresca aporta 4.0g de los más de 25g que se recomienda consumir cada día. Así puede ayudarnos a tener una mejor digestión y excreción y a minimizar tanto la absorción del colesterol como el impacto glicémico y la consecuente liberación de insulina de los alimentos consumidos en un periodo de tiempo cercano.

En la granada fresca también recibimos más del 16% de la recomendación diaria de vitamina C para un adulto. Esta vitamina protege nuestros sistemas del ataque de los agentes infecciosos, promueve la correcta cicatrización y la fabricación de colágeno en la piel con lo que ayuda a mantener una apariencia más juvenil. Además su ingestión adecuada se asocia con una menor prevalencia de cáncer.

Las granadas frescas aportan también elevadas concentraciones de ácido pantoténico, una de las 7 vitaminas del complejo B que ayuda a regular y optimizar el metabolismo de los nutrimentos en el cuerpo y que actúa como agente protector del sistema nervioso ayudándonos a prevenir el cansancio crónico, el estrés y mejorando el rendimiento físico y mental.

Pero es quizá por su aporte de fitoquímicos antioxidantes por lo que las granadas han sido más reconocidas. Y es que contienen cantidades importantes de muchas de estas sustancias: son ricas en polifenoles y taninos, además de las antocianinas que forman sus pigmentos naturales.

En el tejido interior de las granadas y en su jugo encontramos también ácido eleágico, un fitoquímico con gran poder antioxidante. Además contienen otros fitoquímicos menos estudiados como las catequinas, cianidinas, y las pelargonidinas. Su capacidad antioxidante, expresada en ORAC, es una de las más grandes que se han encontrado en ingredientes naturales, determinada en 2860 unidades por cada 100 gramos.

Los beneficios asociados con todos estos antioxidantes son muchos y muy diversos pero muy en concreto existen estudios que demuestran el efecto benéfico de una dieta que contenga granadas de manera regular en la prevención de enfermedades cardio vasculares (por la capacidad de relajar las arterias, disminuir la cantidad de colesterol LDL que se adhiere a las paredes de las mismas y al mismo tiempo disminuir la presión arterial, en particular la presión sistólica, como muestra un estudio de consumo de jugo de granada durante dos semanas en el que se demostró la capacidad de la granada para inhibir la producción de la enzima convertidora de angiotensina).

También tiene un efecto probado en la prevención de la oxidación del colesterol LDL, o malo, el que se asocia y eleva con los infartos, embolias y otros accidentes cerebro y cardiovasculares. Y sus beneficios parecen extenderse a la prevención de infecciones y a la menor formación de placa dental.

Para darse una idea del potencial benéfico de las granadas para la salud y en la prevención de enfermedades, basta listar la gran gama de estudios que se han realizado o que se están llevando a cabo con este fruto ,sus extractos o las sustancias que contiene y que incluyen 23 estudios coordinados por el National Institute of Health de Estados Unidos en materia de cáncer de próstata, diabetes, rinovirus, aterosclerosis, enfermedad de las arterias coronarias, daños cerebrales en la primera infancia, gripas comunes, estrés oxidativo, consecuencias de la diálisis en pacientes renales, linfoma y otros cánceres.

Así de grande es la variedad de condiciones en las que las granadas pueden tener un impacto positivo y preventivo, y así de beneficiosas pueden resultar para quien las consume frecuentemente en el marco de un estilo de vida saludable. Por su enorme concentración de fitoquímicos antioxidantes pero también por su aporte de potasio, vitamina C, fibra, y componentes del complejo B, vale la pena elegir granadas para la alimentación de la familia.

Protege a tu corazón: 100 gramos de dulce y brillante granada al día poseen la cantidad necesaria de antioxidantes y te ayuda a reducir el colesterol malo.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

Nutrióloga

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste