Tecnología en frío a favor de pacientes con cáncer, crioablación

Los cambios demográficos, económicos y ambientales han repercutido en todos los aspectos de la vida; entre ellos en la incidencia de enfermedades como el cáncer. La Agencia Internacional para Investigación en Cáncer (IARC por sus siglas en inglés), estimó que en el año 2002 hubieron 10.9 millones de casos nuevos de cáncer y 6.723.887 muertes por cáncer a nivel mundial.

 

 

Estas cifras representan un incremento de 22% en la incidencia y mortalidad por cáncer en comparación con las cifras del año 1990 y según la OMS el número de casos se elevará a 15 millones para el año 2,020.

A nivel mundial durante 2012, se reportaron 14.1 millones de casos nuevos de cáncer. Treinta y dos millones de personas viven con cáncer y desafortunadamente hubo ocho millones de muertes por cáncer; siendo más frecuente la aparición en hombres.

Ilustración 3D prostata con dos instrumentos alargados en su interior
Tratamiento mínimamente invasivo que destruye tumores con frío extremo y controlado, preservando el tejido
sano que le rodea mediante el congelamiento “in situ “del tejido.
Los 5 órganos más afectados por cáncer en México son:

  • senos
  • próstata
  • pulmón
  • colon y recto
  • y cuello del útero

Existen factores conductuales y dietéticos que pueden contribuir en un 30% a la aparición de cáncer, mismos que pueden ser modificados por un cambio de hábitos:

  • Índice de masa corporal elevado
  • Ingesta reducida de frutas y verduras
  • Falta de actividad física
  • Consumo de tabaco y alcohol

El impacto del cáncer no sólo se presenta a nivel celular, sino también psicológica, emocional y socialmente; tanto para el paciente como para su familia. Diversos estudios demuestran que la prevalencia de trastornos emocionales (básicamente ansiedad y depresión) es la misma en familiares de pacientes que en los propios afectados.

En México los tratamientos utilizados para combatir el cáncer van desde cirugías, procedimientos ablativos, quimioterapias y tratamientos mixtos que si bien han ayudado a los pacientes; no dejan de ser violentos y dolorosos. Recientemente existen métodos menos invasivos como la crioablación; esta palabra proviene de dos términos etimológicos: crio es la palabra griega para identificar el frío y ablación es el término del latín para expresar la destrucción de tejidos.

La crioablación consiste en la aplicación de frío a través de una sonda que inyecta nitrógeno a menos 180ºC; esto crea una bola de hielo que ante el cambio brusco de temperatura rompe la membrana celular del tumor y lo destruye de forma instantánea.

La crioablación percutánea es un tratamiento de mínima invasión guiado por tomografía axial o ultrasonido que destruye tumores preservando el tejido sano que le rodea. Esta destrucción deja el tejido muerto que el mismo organismo reabsorbe y desea en pocas semanas.

Este método es seguro y efectivo para el tratamiento de tumores, sobre todo los localizados en órganos como hígado, riñón, pulmón, hueso (entre otros), también puede ser empleado como tratamiento paliativo al dolor en casos determinados. La estancia hospitalaria es más corta para el paciente, lo que ayuda a reincorporarse rápidamente a sus actividades cotidianas.

De acuerdo a James Watson, premio Nobel por su co-descubrimiento de la doble hélice de ADN; “tras 40 años de investigación en los mecanismos moleculares del cáncer, los éxitos no han sido los previstos debido a que el problema del cáncer es mucho más complejo…lo que obliga a ser más creativos”. En este sentido, la crioablación pudiera ser un ejemplo de creatividad tecnológica para ganarle la batalla al cáncer.

Imagen cortesía de Endocare


Avatar

Escrito por

Comunicóloga, cinefila, escritora en potencia, hermana mayor de tiempo completo.

, , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste