Fuente

Cinco de cada 10 mujeres tienen miomas en el útero

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Tiempo estimado de lectura 4 minutos

La presencia de miomas es más frecuente de lo imaginamos, cerca de la mitad de las mujeres de 35 años y más tienen tumores benignos que generalmente no ocasionan problemas. Foto: Depositphotos.

La presencia de miomas es más frecuente de lo imaginamos, pues cerca de la mitad de las mujeres de 35 años y más tienen tumores benignos que generalmente no ocasionan problemas.

Cuando el crecimiento de los miomas es acelerado generan molestias, cuya solución puede llegar al retiro de la matriz.

El útero está formado por tres capas: la interna que lo recubre se llama endometrio, y es la que se desprende durante la menstruación y en la que anidan los óvulos fecundados; la media se compone de músculo liso y es la que genera las contracciones durante el parto, y la más interna es una membrana serosa (provista de fluido transparente). En cada una de éstas pueden desarrollarse miomas; así cuando se manifiesta en la parte interna reciben el nombre de submocosos, en la media son denominado intramurales y en la externa subserosos.

Aunque no siempre ocasionan síntomas, cuando los miomas aparecen en la zona interna del útero suelen generar alteraciones en la menstruación, lo que se manifiesta mediante sangrados abundantes prolongados y en cualquier momento de ciclo menstrual. Foto: Depositphotos.

Aunque no siempre ocasionan síntomas, cuando los miomas aparecen en la zona interna del útero suelen generar alteraciones en la menstruación, lo que se manifiesta mediante sangrados abundantes prolongados y en cualquier momento de ciclo menstrual. Asimismo, si alcanzan gran tamaño, independientemente de la región de la matriz en donde se presentan, podría notarse aumento en el volumen del abdomen y compresión de órganos vecinos, como vejiga, recto y venas de la pelvis”.

Los también llamados fibromas o leiomiomas son tumores no cancerosos formados por músculo liso y tejido conjuntivo (compuesto por fibras de colágeno) que pueden ser del tamaño de la cabeza de un alfiler o mayores a de un melón. Sus causas se desconocen, pero se ha visto que quienes tienen antecedentes familiares del problema poseen mayores probabilidades de presentarlos, además, se cree que estrógenos y progesterona (hormonas femenina) están implicadas en su crecimiento.

La mayoría de las veces causan pocos o ningún síntoma, sin embrago, hay ocasiones en que se presentan molestias, siendo la más habitual la hemorragia prolongada e intensa durante y fuera de la menstruación que, en casos graves, pueden durar hasta dos semanas. Asimismo, dependiendo de su localización, tamaño y cantidad la mujer puede presentar si tomas como:

  • Aumento de intensidad en los cólicos menstruales.
  • Dolor en el bajo vientre.
  • Incomodidad durante las relaciones sexuales.
  • Opresión en el intestino grueso.
  • Incremento del volumen abdominal.
  • Anemia ocasionada por la pérdida de sangre lo que se manifiesta con debilidad, cansancio, dificultad para respirar, ritmo cardiaco acelerado, mareos y dolor de cabeza.

Generalmente los miomas suelen detectarse mediante la revisión ginecológica de rutina o si la paciente acude a consulta por manifestar molestias. Se le practica exploración física, con la cual muchas veces es posible percibir si el útero presenta irregularidades; cuando esto ocurre, haya o no síntomas, es necesario solicitar estudios especiales”.

Generalmente los miomas suelen detectarse mediante revisión ginecológica de rutina o si la paciente acude a consulta por manifestar molestias. Foto: Depositphotos.

Entre los métodos de diagnóstico se encuentran: la histeroscopía que es un procedimiento que usa fuente de iluminación y lente dentro de un tubo flexible que se inserta en el útero para visualizarlo y detectar miomas submocosos y el Ultrasonido, mediante el cual se pueden detectar crecimiento de tejidos, acumulación de líquidos, quistes, miomas u obstrucciones en el aparato urinario.

Los tratamientos para controlar los miomas se indican de acuerdo a la edad de la paciente, tamaño de los tumores y molestias que ocasionan. “En caso que la mujer afectada sea joven y nunca haya tenido hijos, los más recomendable es controlar el problema con medicamentos, ahora bien, es importante tomar en cuenta que cuando los miomas son muy grandes y abundantes lo más recomendable es la histerectomía o extirpación del útero, especialmente en aquellas mujeres que ya tuvieron hijos, dejando los ovarios para que puedan continuar con sus funciones hormonales”.

La recomendación es acudir a revisión ginecológica cada seis meses, pues de esta manera es posible confirmar si existe alguna anomalía, lo cual garantiza la tranquilidad y de ser necesario, recibir tratamiento temprano.

Para mayor información consulta la página:  www.redcrea.com.mx; o escribe al correo electrónico  info [arroba] redcrea [punto] com [punto] mx

El doctor Carlos Maquita Nakano es especialista en Ginecología y Director General de RedCrea.

Créditos de las imágenes © Depositphotos.com/

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Autor
Doctor Carlos Maquita Nakano
Doctor Carlos Maquita Nakano

El doctor Carlos Maquita Nakano es especialista en Ginecología y Director General de RedCrea. Teléfono: 5752 1234

Logotipo RSS, cuadro naranja con punto y dos parentesis

Código QR



Publicidad


Recomiendanos en




Traductor

    Translate to:

Consulta por fecha

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
  1 2 3
 4 5 6 7 8 910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Publicidad

Revista con la A

Ir al principio de la página

¡ Bienvenida(o) !

Pero puedes darlo a conocer en:

cerrar