La descoordinación y el uso político de la vacunación

Con el arranque de la vacunación en personas mayores de 60 años esta semana se evidenció que las aparentes buenas intenciones de vacunar a los adultos mayores se ven eclipsadas por el nivel de descoordinación, desorganización y descontrol en la estructura administrativa del actual equipo que gobierna en México.

Mosaico de campaña de vacunación en Axapusco, Jaltepec
Brigada de vacunación contra COVID-9 en el municipio de Axapusco, Estado de México.

Por lo pronto fue claro que entre el personal de la Secretaría de Salud y los siervos de la nación de la Secretaría del Bienestar, cada quien está remando para su lado. En principio, no se pudieron poner de acuerdo en la parte básica que era el registro y control de los vacunados.

El registro nacional en la plataforma web Mi Vacuna que tanto se promovió en la conferencia vespertina del subsecretario Hugo López-Gatell no funcionó. Al menos de nada sirvió haberse anotado para poder recibir la vacuna. Y para mi fue el primer elemento de que el control de esta campaña de vacunación no es del Sector Salud sino del sector político.

Todavía el domingo, el director general de Promoción de la Salud federal, Ricardo Cortés Alcalá, advertía que quienes no se habían registrado en “Mi vacuna.com” no serían inmunizadas y tendrían que esperar a ser registrados y convocados.

Pues no fue así. No al menos en los sitios de vacunación en el estado de México donde se vacunó a las personas mayores sin pedirles su folio de registro de dicha plataforma.

Tal parece que todo el esfuerzo y tiempo dedicado por hijos y nietos para ayudarle a los abuelos a que quedaran registrados en el sitio promovido, fue infructuoso.

Los siervos de la nación en las brigadas de vacunación no pidieron ni folio, ni comprobante ni nada. Lo bueno es que, al margen de ello, sí se aplicaron las vacunas.

Mi experiencia en Axapusco, estado de México

Y todo eso lo digo con conocimiento de causa porque este lunes yo acompañé a mi mamá a aplicarse la vacuna antiCovid, y vi con claridad cada paso del proceso. Fue en la cabecera municipal de Axapusco, estado de México.

Les comparto lo que viví junto con mi mamá en el sitio:

Nos enteramos gracias a unas vecinas que amablemente nos avisaron que el lunes se estaría aplicando la vacuna en el auditorio municipal. Para mi fue el primer indicio de que el control no lo tiene la Secretaría de Salud: la vacunación no sería en el Centro de Salud o en el hospital, sino en unas instalaciones municipales.

Llegamos en punto de las 8 horas y en el auditorio ya había algunas decenas de personas formadas esperando a recibir la vacuna. Los lotes de vacunas tardaron en llegar poco más de una hora.

Adentro del espacio de usos municipal colocaron unas 100 sillas y dos mesas dispuestas para poner las hieleras.

La plantilla de los participantes en el sitio de vacunación eran: 1 médico de la Secretaría de Salud (SS) de Edomex, 4 enfermeras, 2 soldados del ejército y 6 personas de la Secretaría del Bienestar que lucían chalecos que los diferenciaban como “servidor de la Nación”.

Pregunté a una enfermera cómo sería el proceso y nadie lo tenía claro, sólo esperaban que llegara el responsable con las vacunas para saber bien a bien qué hacer. Pasadas las 9 de la mañana llegó personal médico con unas hieleras donde venían refrigeradas las dosis. En los frascos no viene el nombre de Astra Zéneca (AZ) pero sí el nombre Covishield que es la que AZ está fabricando en la India, que cuesta 4 dólares por dosis y que tiene una eficacia de 62-90%.

La coordinación es política, no sanitaria

Luego ubiqué que la persona responsable de las brigadas de vacunación en el municipio es Santa Elizalde, quien inequívocamente forma parte del equipo del partido de Morena en Axapusco. Es decir, fue el segundo elemento que para mi reflejó claramente que el control de la vacunación antiCovid es más político que sanitario.

La doctora Sinaí Sánchez, de la SS estatal, me dijo que el personal de salud no tenía control más que de la toma de signos, de aplicar la vacuna y de dar el comprobante de vacunación. Me quedó claro que quienes realmente coordinan no son el equipo de Salud, sino el equipo encabezado por la gente de Morena y de la Secretaría del Bienestar.

Conforme la información obtenida, para Axapusco se enviarán un total de 3,125 dosis, que es el número estimado de personas mayores de 60 años que habitan en el municipio. Ello conforme las credenciales INE que se tienen registradas con domicilio en Axapusco. Así es. Esas son las indicaciones que tienen los organizadores: Las personas cuya credencial INE que tengan domicilio del estado de Hidalgo o de la ciudad de México no pueden vacunarse en el estado de México.

Es decir, la prioridad de vacunación pandémica no es en términos de la cobertura universal de salud, sino que está definida en función de su ubicación geográfica y de su domicilio en el padrón electoral de cada uno de los adultos mayores que desean vacunarse.

En el caso de Axapusco, se estarán aplicando 400 vacunas diarias en la cabecera municipal y otras tantas en el pueblo de Jaltepec hasta terminar de cubrir a todo ese segmento de población del municipio. Si sobran dosis se irán a otros municipios del estado de México. Ese es el control.

La segunda dosis ¿después de las elecciones?

El tercer y mayor elemento que me evidenció en forma contundente la intención política del actual esfuerzo de vacunación es que a los vacunados se les estuvo diciendo que la segunda dosis la esperaran más bien después de las elecciones. Es algo que sería muy preocupante porque la versión de inmunización de Astra Zéneca debe tener la segunda dosis en un lapso máximo de 90 días. SI es para después de las elecciones sería más allá de junio y entonces ya son 120 días, lo cual -advierten especialistas- reduce la efectividad en la protección de inmunidad que da la vacuna.

Pero así me lo dijo con todas sus letras una “servidora de la nación” cuando le pregunté cuando estimaba llegarían las segundas dosis de esta vacuna Covid. Su respuesta fue: “lo más probable es que sea hasta después de las elecciones”. Puede ser que lo dijo sólo por decir, porque así le ordenaron sus superiores, por una completa ignorancia, o porque así quiso decirles a todos los vacunados con toda la intención de que más les vale votar “por ya saben quien” para que tengan garantizada su segunda vacunación antiCovid completa…

Imagen cortesía de Maribel Coronel


Avatar

Escrito por

Directora General de Plenilunia, autora de la columna Salud y Negocios en el periódico El Economista, colaboradora sobre temas de salud en ADN Opinión en TV Azteca.

, , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste