El azúcar es adictivo y su consumo excesivo causa enfermedad

¿Una droga o un alimento?. Es el nombre del primer capítulo del libro Contra el Azúcar, de Gary Taubes, un periodista científico convertido en escritor que se ha concentrado en dar seguimiento a los temas relativos a nutrición y obesidad. En ese capítulo hace una exposición seria y convincente de cómo el azúcar se ha convertido en el tabaco del nuevo milenio, algo que definitivamente es innegable aun cuando entre muchos sectores aún no es reconocido su nivel de toxicidad.

¿Cómo es que el azúcar y endulzantes vinieron inexorablemente a tener una presencia omnipresente en nuestras vidas?, se pregunta Gary Taubes. Y entre otros muchos elementos que aborda es el desmesurado crecimiento del consumo del azúcar que va emparejado con un incremento en similar dimensión de la producción mundial anual del endulzante.

[frase]“El azúcar induce las mismas respuestas en la región denominada ´centro de recompensa´ que la nicotina, la cocaína, la heroína y el alcohol; es decir estimula la liberación de los mismos neurotransmisores como la dopamina”, Gary Taubes, escritor y periodista científico.
[/frase]Basado en una amplia investigación y con muchos detalles históricos, el autor explica cómo se fue dando la curva de esa tendencia creciente en nuestro consumo y gusto por el azúcar que bien a bien empezó desde 1600.

Más adelante, a lo largo del siglo XVIII el consumo anual de azúcar pasó de 1.8 kilos a 8.1 kilos promedio por persona. Esas cantidades empezaron a ser grandes, pero siguió creciendo y, luego, en el siguiente siglo el consumo personal promedio de azúcar volvió a cuadruplicarse. A comienzos del siglo XX, el azúcar ya se había introducido en todos los aspectos de nuestra experiencia alimentaria.

El problema es que todo exceso es malo, y ese elevado consumo de azúcar ha venido trayendo amplias consecuencias en la salud pública en todo el mundo. En los capítulos dedicados a exponer y detallar el daño que el azúcar está haciendo a nuestro organismo, Taubes, escritor y periodista científico, se refiere no sólo a su efecto adictivo, sino particularmente al empuje que ha hecho de la diabetes. Y ello es muy notorio y evidente en las últimas décadas que han llevado a que en varios países, incluido México, la diabetes se ha convertido en una verdadera epidemia.

Muy bien fundamentado en innumerables investigaciones científicas, pero con un estilo directo y asequible, el autor profundiza en nuestra larga historia de relación con el azúcar, desde su uso como conservante, como ingrediente en la elaboración de cigarrillos, su sustitución por jarabe de maíz de alta fructuosa o su inclusión -inadvertida e innecesaria- en muchos de los productos que comemos y bebemos.

La diabetes, epidemia generalizada

A partir de las demostraciones científicas sobre la adicción al dulce, Taubes aporta una batería de argumentos contra el azúcar, a la vez que corrige conceptos erróneos sobre su consumo.
A partir de las demostraciones científicas sobre la adicción al dulce, Taubes aporta una batería de argumentos contra el azúcar, a la vez que corrige conceptos erróneos sobre su consumo. Editorial Kairós

Algo de llamar la atención que hace ver Taubes en su obra publicada por editorial Kairos, es que en las últimas décadas del siglo pasado, los aumentos epidémicos en la ocurrencia de la diabetes en el mundo dejaron de ser fenómenos localizados y se convirtieron en fenómeno extendido por todo el planeta.

Por ejemplo, en China a principios del siglo XX la diabetes era prácticamente desconocida o por lo menos no se diagnosticaba. Ya para la década de 1980 se empezó a notar pues se calculaba que la prevalencia de la diabetes entre los chinos era de 1% aproximadamente. Pero de ahí en adelante se dio su crecimiento explosivo y los últimos cálculos hablan de que 11.6% de la población adulta en China vive con diabetes, es decir 1 persona de cada 9 que equivale a 110 millones de chinos en total. Y aparte, se estiman son unos 500 millones de chinos en condición de prediabetes.

Así, el autor recorre varias regiones y continentes en su investigación sobre el incremento desmesurado de la diabetes por el mundo entre el siglo pasado y el presente, y no puede haber otra conclusión más que va ligado el aumento del consumo del azúcar con el crecimiento de la prevalencia de diabetes, de modo que la solución, es decir, el combate a la diabetes tiene que ir exactamente en empujar el sentido contrario: reducir el consumo del azúcar de la humanidad, aun cuando ya sabemos que también hay que trabajar en otros factores, pero el pilar vital es el control del azúcar en nuestra alimentación, empezando por las bebidas altamente azucaradas que a final de cuentas son golosinas líquidas[.]

[referencias]

Publicaciones relacionadas