“No es porque me lo digas, es porque yo quiero”

Hoy es el mejor día.

Mujer sondiendo haciendo un gesto de cinco con la mano en alto

Constantemente escuchamos frases como : “No estoy listo(a) o preparado(a) para tener pareja“, “Voy a empezar a ir a reuniones cuando baje de peso“, “Preséntame a esa persona cuando haya terminado la escuela“, “Voy a invertir dinero en viajar cuando ya tenga (x) cantidad de dinero“, “Cuando mis hijos crezcan voy a empezar a pensar en mi“, “Después de unos meses o años voy a hablar con esa persona para solucionar las cosas“, “Me voy a sentir bien cuando tenga dinero” “Cuando me hagan esa cirugía me voy a ver atractivo(a)“…etc, la lista es interminable , ¿Pero dónde queda la realidad? ¿Será que el tiempo no avance, en tanto todo lo que esperamos ocurra?

Sinceramente creo que nuestras experiencias nos ha enseñado que las cosas no son así, solo tenemos una vida y no es lo suficientemente larga para estar en espera, la mayoría de las veces hay que aprender sobre la marcha, los tiempos ideales no existen estos se dan en general porque intervenimos de alguna forma.

Recuerda: no podemos, ni debemos esperar que la vida pase por nosotros, nosotros tenemos que pasar por la vida y poner acción, solo de esta forma vamos a madurar, el camino sin duda es tomar las riendas y arriesgarnos, porque incluso si el primer intento no resulta, vamos a tener más tiempo y oportunidades de seguir intentando.

Claudia Cruz.

Les comparto esta reflexión que escribí hace un tiempo, para iniciar el tema ya que considero que está íntimamente relacionado, porque tomar el control de nuestra vida a partir de hoy , en este momento es hacer “Lo que quiero”, “Porque quiero” y básicamente “Porque me da la gana”.

Créeme cuando llegamos a este punto sentimos que respiramos más profundo ¿Sabes? Un buen punto de partida para llegar a lo que te estoy hablando es estar en posición de control, pensando y sintiendo convencidos que no hacemos lo que los demás quieren sino que hacemos las cosas por decisión y porque se nos da la gana, en otras palabras porque tenemos ganas de hacerlas.

Les voy a poner un ejemplo muy descriptivo:

Hace un tiempo platicaba con un chico de 15 años, decía que consideraba que su vida era injusta era un buen hijo que amaba a su madre, trataba de darle gusto en lo más posible, era buen estudiante, le ayudaba a cuidar a sus hermanos mientras ella trabajaba y sin embargo no tenía permisos para salir a divertirse, entonces cuando no obtenía los permiso se enojaba mucho y gritaba, entonces no solo no iba sino lo castigaban, había momentos que tenía ganas de irse de su casa, después de todo nunca lograba ser un buen hijo, ni que le reconocieran lo bueno que hacía, bueno en cuanto a su Papá ni hablar.

Lo primero que le pregunte fue: ¿Es posible que te vayas de tu casa? ¿En este momento tienes lo medios para hacerlo? Sus respuestas fueron las que yo esperaba: No.

Lo que le respondí fue: Bueno no es imposible que te vayas de tu casa, lo que sí tendrías que hacer es trabajar para sostener la escuela, que supongo querrás conservarla, también tendrías que sacar tus gastos para comida, vestimenta, medicinas cuando te enfermes, eso suponiendo que te fueras con un amigo, porque de pagar renta es un gasto mayor.

Después saque una hoja y una pluma y empezamos a sumar los gastos que sus padres invierten en él, era una cantidad importante. Ahora bien ¿Tú crees que en un trabajo en tus condiciones y a tu edad, que pudieras ganar lo que necesitas.

Nuevamente su respuesta fue: No.

Después de esto le ofrecí una oferta difícil de rechazar, que es el punto angular de mi tema:
¿Te gustaría hacer las cosas no porque te lo digan, sino porque se te la gana? ¿Como cambiaría tu vida si te sintieras y sobre todo si pensaras que haces las cosas porque se te da la gana, simplemente porque quieres?

Bueno imagina que encontraste un trabajo a tu edad y con tus condiciones donde ganas lo equivalente a los gastos que hacen tus padres en ti, o sea una gran cantidad al mes, tu trabajo es arreglar un cuarto que después de organizado solo vas a mantener limpio, por lo que no te va a quitar todo el día, vas a cuidar dos niños a los que amas y te aman y además te admiran y vas a aportarles un ejemplo positivo, para que sean buenas personas, vas a ver la televisión , vas a ir a la escuela para poder superar ese sueldo con esfuerzo y dedicación, vas a tener vacaciones pagadas, en ocasiones vas a ir a divertirte con tus amigos, también vas a practicar tu deporte favorito como lo haces hasta este momento y vas tener menos pleitos con tus padres .¿Aceptas?

Este ejemplo simplifica lo que he comprobado funciona y que se puede aplicar a todas nuestras relaciones humanas y a todos los casos a los que nos enfrentemos, créeme funciona sentir el control y hacer las cosas, porque te conviene y quieres, no por sentir el dominio del otro.

Imagen cortesía de badahos


Claudia Cruz

Escrito por

La mujer que escribe desde el corazòn

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste