Necesario apoyar a consumidores de tabaco que desean dejar de fumar; encuesta informa que aunque preocupados por riesgos elevados de COVID-19 fuman más

Una encuesta en línea que involucró a casi 800 fumadores de cigarros descubrió que la mayoría de las personas encuestadas tenían la intención de dejar de fumar debido a las preocupaciones sobre los riesgos de salud elevados si contraían COVID-19, más del doble informaron que aumentaron su consumo de tabaco en lugar de disminuirlo desde inicio de la pandemia.

Sarah Kowitt
Una encuesta de fumadores de cigarros realizada por Sarah Kowitt PhD, MPH y sus colegas de UNC Lineberger encontró que, aunque la mayoría respondió que tenían la intención de dejar de fumar debido a las preocupaciones sobre los riesgos de salud elevados si contraían COVID-19, más del doble informaron que aumentaron en lugar de disminuir su consumo de tabaco desde el inicio de la pandemia.

El estudio multiinstitucional dirigido por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill estudio el riesgo percibido de los fumadores de cigarros -puros- ante la enfermedad de COVID-19, las intenciones de abandono y los comportamientos durante la pandemia. Sus hallazgos fueron publicados en el artículo “Tobacco Quit Intentions and Behaviors among Cigar Smokers in the United States in Response to COVID-19 1 (Intenciones y comportamientos para dejar de fumar entre los fumadores de cigarros en los Estados Unidos en respuesta a COVID-19) en el International Journal of Environmental Research and Public Health.

No estamos seguros de por qué muchos participantes informaron que aumentaron su consumo de tabaco, pero es posible que estén estresados ​​o ansiosos, que se aburran en casa, que acapararon productos de tabaco antes del aislamiento o que puedan acceder fácilmente a recursos para dejar de fumar basados ​​en la evidencia, como la farmacoterapia o el apoyo conductual“, dijo Sarah Kowitt PhD, MPH, primera autora del artículo y profesora asistente en el Departamento de Medicina Familiar de la Facultad de Medicina de la UNC.

Adam Goldstein, MD, MPH, director de los Programas de intervención de tabaco de UNC y profesor de medicina familiar en la Facultad de medicina de UNC, es el autor principal del estudio.

Los investigadores realizaron una encuesta en línea por 2 semanas, iniciando el 23 de abril de 2020 como parte de un estudio en curso que analiza las percepciones de los efectos del cigarro en la salud. Todos los encuestados informaron haber fumado cigarros durante los últimos 30 días y la mayoría usó otros productos de tabaco, como los cigarrillos. La edad promedio de los encuestados fue de 39.3 años, la mayoría eran blancos (66.2%) y casi la mitad (48.9%) eran mujeres.

Muchos más encuestados informaron que aumentaron su consumo de tabaco desde que comenzó COVID-19 (40.9%) frente a disminuir su consumo de tabaco (17.8%). Este hallazgo fue significativo, dijo Kowitt, “porque el uso de cigarros está asociado con múltiples cánceres y otros efectos sobre la salud“.

Sin embargo, los participantes negros o afroamericanos, aquellos que usaron un servicio telefónico para dejar de fumar y aquellos con percepciones más altas de tener un riesgo de COVID-19 tenían mayores intenciones de dejar de fumar debido a COVID-19 y mayores probabilidades de que abandonen el intento desde que comenzó COVID-19.

Casi la mitad (46.5%) de los encuestados informaron que habían tratado de dejar de fumar desde el inicio de la pandemia y el 70.8% planeaban dejar de fumar dentro de los 6 meses. Kowitt comenta que este hallazgo tiene importantes implicaciones para la política de salud pública. Los estudios han demostrado que para lograr que los intentos de dejar de fumar se conviertan en una interrupción exitosa, se debe brindar apoyo durante este tiempo y se debe incluir:

  • Mayor acceso a la terapia de reemplazo de nicotina
  • Apoyo virtual con asesores de tratamiento del tabaco
  • Asistencia de salud mental, especialmente porque la mejor salud mental percibida se relaciono mayores intenciones de dejar de fumar

Kowitt explica que el apoyo a la medida para subgrupos de consumidores de tabaco también puede ser importante. Por ejemplo, los consumidores de tabaco que han aumentado su consumo de tabaco en respuesta a COVID-19 pueden necesitar ayuda adicional con una mayor dependencia, así como con estrategias de manejo dirigidas al estrés y la ansiedad. Aquellos que han disminuido su consumo de tabaco tienen una probabilidad aún mayor de dejar de fumar con éxito con el apoyo del médico.

Es importante, especialmente durante la pandemia, que brindemos apoyo a los consumidores de tabaco que desean dejar de fumar“, dijo Kowitt. “Un creciente número de investigaciones sugiere que los consumidores de tabaco, en comparación con los no consumidores, pueden estar en mayor riesgo de experimentar complicaciones COVID-19, por lo que es fundamental que identifiquemos oportunidades y enfoques para alentar a los consumidores de tabaco a considerar dejar de fumar y proporcionarles el apoyo que necesitan para salir con éxito“.

Imagen cortesía de UNC Lineberger


Referencias

  1. ,,,,,,,; Tobacco Quit Intentions and Behaviors among Cigar Smokers in the United States in Response to COVID-19; International Journal of Environmental Research and Public Health; 2020, 17(15), 5368; Fecha de publicación 25/07/2020; DOI: 10.3390/ijerph17155368; Disponible en el URL : ; Consultado el 05/08/2020
Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste