Un principio básico para mejorar nuestra alimentación es con información confiable basada en la ciencia

Ante la creciente desinformación en México sobre temas relacionados con la alimentación, especialistas desarrollaron la página web: Hablemos Claro, donde ofrecen información con un respaldo científico sobre los alimentos que consumimos, desde un enfoque objetivo y neutral.

En la vida cotidiana pocas personas prestan atención a detalles que pueden hacer la diferencia en su calidad de vida y salud.

Y es que, en la vida cotidiana pocas personas prestan atención a detalles que pueden hacer la diferencia en su calidad de vida y salud, como revisar la vida útil (o caducidad) de los alimentos, el consumo de sal, azúcares, fibras, proteínas, carbohidratos y vitaminas, entre otros.

La doctora Ruth Pedroza, maestra en ciencia y tecnología de alimentos en la Universidad Iberoamericana y doctora en ciencias químicas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), resaltó que “ante la carencia de información basada en la ciencia, surgen noticias falsas, mitos, creencias y recomendaciones erróneas que pueden afectar nuestra salud, por ello es necesario contar con una plataforma de información respaldada científicamente, que ayude a la educación y conocimiento alimentario en nuestro país”.

Pedroza Islas, especialista en tecnología de alimentos, recordó que fue precisamente con el objetivo de ofrecer información confiable, con sustento científico sobre tecnología de alimentos en un lenguaje sencillo de entender para el público general, que surgió Hablemos Claro, una organización en la que participan académicos, científicos, investigadores y expertos en ciencia de los alimentos, nutrición y biotecnología.

Una de las aportaciones de la página, explicó Pedroza, es la Ingrepedia, que funciona como una enciclopedia en la que se pueden conocer detalles interesantes sobre el funcionamiento de los ingredientes de los alimentos y la seguridad de su uso. Pedroza señaló que, para elaborarla, recurrieron a las normas internacionales derivadas del Codex Alimentarius, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“La página tiene el aval de varias instituciones académicas que, por medio de sus académicos e investigadores, responden a la preocupación que genera el surgimiento de mitos alrededor de los alimentos y sus componentes, y qué mejor que dar a conocer lo que la ciencia postula y hacerlo disponible para todo público, pero también para los profesionales”, señaló.

La doctora Pedroza hizo especial énfasis en la necesidad de consultar a los especialistas y expertos como complemento a los conocimientos que ofrece el sitio web, “de este modo aseguramos, por medio del conocimiento de los alimentos y las mejores prácticas para estilos de vida saludables, el fomento de una vida saludable”.

Imagen cortesía de EpicStockMedia


Gabriela Xochiteotzin Peña

Escrito por

Periodista y editora con perfil en temas en salud. Socia-Fundadora de Plenilunia.

, , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados