Meditación zen: Qué es y cómo practicarla

El zen es una de las filosofías que más nos recuerdan al mundo occidental. Y hoy, en este artículo te explicamos en qué consiste y cómo puedes practicarla en casa.

Meditación
El zen es toda una forma de vida.

El zen es básicamente toda una forma de vida y viene de una escuela budista japonesa que originalmente se creo en India.

Existen dos escuelas que se diferencian en los procedimientos para alcanzar la iluminación:

Koan

El Koan consiste en diálogos entre discípulo y maestro en los que el maestro plantea al discípulo cuestiones existenciales paradójicas sin solución, de manera que cuando la mente racional llega a un callejón sin salida, se produce el “despertar”.

Zazen

EL Zazen utiliza la simple práctica de la meditación sentada que, junto a la ausencia de intención, o sea, sin buscar ni pretender nada, se llega a la iluminación.

Esta es a la que conocemos como meditación zen, que en realidad, deberíamos nombrarle Zazen.

¿Qué es el Zazen?

Zazen es una actitud de despertar espiritual, que cuando se practica habitualmente, puede convertirse en la fuente de todas nuestras acciones de flujo de la vida cotidiana como comer, dormir, respirar, caminar, trabajar, hablar, pensar, y así sucesivamente.

¿Cómo practicarla?

La postura

  • Sentados en medio de alguna almohada, se cruzan las piernas en posición de loto o de medio loto.
  • La columna debe estar muy derecha, el mentón arriba y la nuca estirada, la nariz alineada al ombligo.
  • Se empuja la tierra con las rodillas y el cielo con la cabeza.
  • Se pone la mano izquierda en la mano derecha, las palmas hacia el cielo, los pulgares se tocan, formando una línea derecha.
  • Las manos descansan en los pies, los cantos en contacto con el abdomen.
  • Los hombros están relajados.
  • La punta de la lengua toca el paladar.
  • La vista está puesta aproximadamente a un metro de distancia en el suelo sin mirar nada en particular.

La respiración

Se trata de establecer un ritmo lento, fuerte y natural, basado en una respiración suave, larga y profunda.

El aire se expulsa lentamente y silenciosamente por la nariz, mientras que la presión debido a la inhalación, baja con fuerza al vientre.

Al final de la inhalación, la exhalación se hace naturalmente.

Los maestros comparan el aliento zen con el mugir de las vacas o con la espiración de un bebé que grita recién nacido.

La actitud del espíritu

Sentados en zazen, deja que las imágenes, pensamientos, los problemas mentales, y todo lo que pueda llegar a surgir del inconsciente.

Deja que pasen a través de tu mente, sin que nada los retenga, hasta llegar al inconsciente profundo, sin pensamiento, a la verdadera pureza.

Esa actitud de espíritu surge naturalmente de una concentración profunda en la postura y la respiración, y permite así controlar la actividad mental, resultando una mejora en la circulación cerebral.

El zen puede ser muy simple, y al mismo tiempo bastante difícil de comprender. Es cuestión de esfuerzo y constancia, como la vida. 

Tila es el espacio que te da herramientas para dormir mejor y encontrar tus 5 minutos al día de bienestar. Visita www.tilaflor.com y descubre más información.

Imagen cortesía de AllaSerebrina


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste