4 pasos contra el acné

Se sabe que aproximadamente el 80% de la población global ha padecido acné entre los 12 y los 25 años lo que puede provocar baja autoestima, dificultades para relacionarse y problemas de seguridad, entre otros.

El estudio “Percepciones, actitudes y conductas de los jóvenes con acné” de la Fundación Mexicana para la Dermatología, mostró que la mitad de los adolescentes encuestados dijeron que tener acné afecta su relación con los demás; y el 34 por ciento cree que por esta condición es probable que surjan problemas de desarrollo laboral o profesional.

Sin embargo, pese a la importancia que le otorgaron al problema del acné, el 88 por ciento de los encuestados reveló no haber acudido en los últimos dos años, a consulta con algún especialista para atender el problema.

Los 4 pasos contra el acné

La piel cuenta con millones de orificios llamados folículos pilosos, los cuales contienen en su interior unas glándulas productoras de una sustancia grasa llamada sebo, la cual contribuye a lubricar piel y cabello.

Un repentino aumento en la producción de sebo, por actividad hormonal, en combinación con la presencia y actividad de descomposición de la grasa por parte de la bacteria propionebacterium acnes, que normalmente habita la piel, contribuye a bloquear el poro, lo que estimula la formación de pus en el interior del folículo hasta convertirse en una serie de espinillas o comedones que aparecen en cara, cuello y hombros.

1 Limpieza. Si bien la limpieza ayuda, ésta debe realizarse correctamente, de lo contrario, el problema empeora. Es recomendable lavar el rostro al menos dos veces al día, con productos que limpien profundamente, pero que no irriten ni resequen la piel.

2 Tonificar. Una vez limpia la piel, el siguiente paso es tonificarla mediante el uso de lociones astringentes.

3 Hidratar. Una hidratación profunda y equilibrada del rostro ayuda a controlar el exceso de producción de grasa, lo que a su vez previene la aparición de comedones e impurezas de la piel. Es importante aplicar hidratantes no comedogénicos, es decir, que no obstruyan la salida del poro.

4 Acción específica. Cuando existe una infección en los poros, un factor clave es recurrir al uso de productos con acción antibacteriana.

Es importante que antes de adquirir algún producto para la piel, nos fijemos si cuenta con un pH 5.5, un índice de acidez compatible con la piel, ya que esta acidez le confiere una propiedad antimicrobiana, es decir, inhibe naturalmente la colonización de bacterias, virus y hongos. La alteración de este índice pH 5.5 deriva en enfermedades de la piel como el acné, entre otras.

Si necesitas más información puedes llamar al 01800-pHideal (744-3325). Los productos de Sebamed se pueden encontrar en las principales cadenas de farmacias y en las de especialidad dermatológica.



Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.


Temas relacionados