¡Celebremos a las enfermeras!

Las enfermeras en su día, este 6 de enero, redactaron una carta que no estaba dirigida a los reyes magos, sino al presidente de la República, a quien solicitaron entre otros puntos, que se les permita hacer estudios de especialidades de posgrado semejantes a las residencias que realizan los médicos.

De manera personal, Juana Jiménez Sánchez, coordinadora general de la Comisión Permanente de Enfermería de la Secretaría de Salud (SSA), durante el acto conmemorativo del Día de la Enfermera, entregó al presidente Felipe Calderón esta carta. Sus peticiones giran en torno a que se dignifique y revalore la profesión de las enfermeras. Aunque ahora para su ejercicio estudian licenciatura o maestrías, en la práctica, muchos médicos siguen demeritando su labor.

Si en el pasado la enfermería fue una profesión predominante entre familias de bajos recursos económicos, con el fin que desde temprana edad las hijas ya participaran con ingresos económicos para aliviar el gasto familia. Hoy en día la enfermería es una profesión que se estudia en las universidades.

Esto ha dado lugar a que tengan un mayor cúmulo de conocimientos a la par de las nuevas tecnologías en la materia. Dada la calidad de estos estudios entre las enfermeras mexicanas, existe ya una fuga de profesionistas a países como Canadá y España, donde alcanzan mejores salarios y prestaciones en general.

Jiménez Sánchez explica que ambas circunstancias en México han originado un grave déficit, 18 enfermeras por 10 mil habitantes, cuando la media debería de ser de entre 50 a 60 enfermeras por 10 mil habitantes, como ocurre en los países ricos.

Y si esta proporción se compara en relación al número de médicos en el país, la situación empeora, porque la relación es de un médico por 1.5 enfermeras. En el resto de América Latina la estadística es de cinco enfermeras por cada médico, y en los países desarrollados, la media es de 13 enfermeras por cada médico.

Con todo, una de las situaciones más problemáticas es el machismo que padecen las enfermeras por parte de los médicos, actitud que no sólo limita a los médicos varones, sino también a las doctoras, advirtió a su vez Rosario Ambriz Soriano, licenciada y profesora de la Escuela de Enfermería y Obstetricia del Instituto Politécnico Nacional.

Esta discriminación lleva a situaciones difíciles que no son reconocidas aun por la sociedad, como el hecho de que las enfermeras no sólo perciben menos ingresos a pesar de la similitud de responsabilidades con los médicos, sino que desempeñan tareas que cubren las incapacidades o irresponsabilidades médicas ante las personas.

De hecho, el trato cordial y humano a los usuarios, corresponde a las enfermeras, en tanto que el médico se limita al diagnóstico o prescripción. La relación de médicos y paciente parece estar cada vez más ligada a circunstancias mercantiles, explicó por su parte el Dr. José Luis Arredondo García, director del Livemed Institute, “esto, afortunadamente, no abarca al total de ellos”.



Escrito por


Temas relacionados