Esclerosis múltiple

Es una de esas enfermedades degenerativas que en un principio puede no notarse. Sus síntomas empiezan con fatiga, olvidos o alteraciones cognoscitivas que pueden ser indicios muy subjetivos y, por tanto, no son bien valorados ni por el médico ni por los familiares.

Eso hace que una persona con esclerosis múltiple muchas veces sea incomprendida durante largo tiempo antes de ser bien diagnosticada. Lo peor es que el mal no deja de avanzar y mientras más tarde en ser bien tratado puede causar incapacidad, obligando al uso de muletas o silla de ruedas.

La Esclerosis Múltiple (EM) es otro de esos padecimientos que nos afecta con más frecuencia a las mujeres, entre los 15 y 50 años. No es un mal hereditario, pero sí aumenta su prevalencia de 10 a 40 veces más en familiares de personas con EM.

Es más común en países nórdicos o fríos como Nueva Zelanda, Escocia o Canadá. Pero desafortunadamente, en México crece la incidencia de EM y puede convertirse a futuro en un problema de salud pública. Unos 25,000 mexicanos viven hoy con esclerosis múltiple. De hecho es la segunda causa de discapacidad en adulto joven después de accidentes de tránsito.

¿Pero cuál es el origen?

De acuerdo con especialistas, se presenta cuando el sistema inmunológico ataca la mielina (tejido que protege el sistema nervioso), y ello dificulta la transmisión de los impulsos eléctricos enviados por el sistema nervioso central afectando funciones motoras, sensibilidad, equilibrio, la palabra, la visión y el control de esfínteres.

Hay síntomas físicos frecuentes, como entumecimiento o trastornos visuales, que derivan de daños en el cerebro y la médula espinal.
Lo que no queda claro es si los síntomas emocionales –que también existen- constituyen una reacción psicológica de la enfermedad o son resultado igualmente de daños físicos al cerebro.

Tratarse a tiempo, invaluable

Por suerte, en los últimos 15 años las empresas farmacéuticas se han enfocado mucho a investigar este mal, y después de un siglo sin tratamiento, hoy están resultando importantes descubrimientos y avances. Aún no se conocen bien a bien las causas. El neurólogo Javier Montalbán, director del Centro de Esclerosis Múltiple en Cataluña ubicado en Barcelona, dice que ya se sabe al menos que la EM tiene un componente genético y puede haber en su desarrollo elementos externos como virus.
Con todo, no es posible aún detener el progreso de la EM. “En breve vamos a ser capaces de suprimir con mucho el fenómeno inflamatorio, pero en lo que aún estamos muy atrás es en combatir el componente degenerativo”. Es impensable hoy hablar de una cura; “me conformaría con que pudiéramos detener el avance de la enfermedad”.

Como en otros padecimientos, pero en especial en EM, un buen tratamiento a tiempo puede reducir en mucho el progreso del mal.
De esto se habló en el Congreso Mundial de Tratamiento e Investigación sobre Esclerosis Múltiple realizado en septiembre pasado en Montreal. Ahí, directivos de Bayer Schering hace unas semanas destacaron los resultados de un estudio donde se demostró que su tratamiento de última generación Betaferon® (interferon beta-1b) si es tomado tempranamente deriva en menores consecuencias en el largo plazo e incluso puede retardar o evitar el uso de silla de ruedas.

Incluso en dos pacientes que hayan tomado por el mismo lapso de tiempo su tratamiento, sufrirá menos consecuencias aquel que empezó más temprano a medicarse. Y ello se les hizo ver a los miles de médicos de todo el mundo que asistieron al evento.

Apoyo a pacientes

Hay un programa de apoyo a pacientes con Esclerosis Múltiple. Se llama Betaplus y es de Bayer HealthCare . Sus servicios sin costo, son a nombre del médico tratante respectivo, e incluyen:
Servicio integral personalizado de enfermería; obsequio de accesorios, equipo e instrucciones necesarios para aplicar el medicamento; capacitación para aplicar cualquier interferón para EM; apoyo constante en diversas áreas.

Mayor información en el 01 800 700 23 82.

10 mitos sobre la Esclerosis Múltiple que nada tienen que ver con la realidad

1. Es transmitida a la siguiente generación.

2. Si no hay síntomas fuertes no se necesita empezar tratamiento.

3. Es una enfermedad fatal.

4. Lleva a fuerzas a la silla de ruedas.

5. Puede ser superada con fuerza de voluntad.

6. Puede ser curada con una dieta especial.

7. Te lleva inevitablemente al desempleo.

8. Te excluye de tener un bebé.

9. Es un mal que debilita los músculos.

10. Excluye el ejercicio.



Avatar

Escrito por

Directora General de Plenilunia, autora de la columna Salud y Negocios en el periódico El Economista, colaboradora sobre temas de salud en ADN Opinión en TV Azteca.

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste