Flacidez

Senos firmes, abdómenes planos, pompas de acero, son algunas de las preocupaciones que millones de mujeres en el mundo tienen respecto a su cuerpo. Esta necesidad de vernos y sentirnos bien ha llevado a las firmas de belleza a crear decenas de opciones para untarse en el cuerpo.

Antes, los consejos de la abuela, ahora, muchos de ellos mezclados con nuevas tecnologías crean productos que prometen un cuerpo escultural en poco tiempo. ¿Pero realmente funcionan? Nos acercamos con una experta en el tema, la dermatóloga Laura Liliana Paredes Romo, quien nos ayuda a despejar el panorama.

Las cremas reafirmantes sí funcionan, siempre y cuando se tomen en cuenta ciertos factores:

Constancia

Es importante que la aplicación de la crema sea constante, sigue las indicaciones como lo dice el producto. También verifica por cuánto tiempo debes usarla; si al cabo de ese tiempo no realizó su función, lo mejor es probar otras opciones.


Calidad

Este tema es muy importante. Lo ideal es que tu dermatólogo te la recomiende. De preferencia debe estar avalada por una asociación de dermatología o tener estudios que la respalden. No te dejes influir por los “testimonios” de anuncios comerciales, pues podrían causar problemas en tu piel.

Tiempo fuera

Tres meses aproximadamente es el tiempo para empezar a ver resultados. Recuerda que es importante hacer una dieta especial para combinar el tratamiento. Los cambios en la piel pueden mejorar humedad, elasticidad, luminosidad.

El mejor momento

Muchos de los cambios en el cuerpo se generan a partir de los 25 años edad, por lo que iniciar su uso en ese momento es lo ideal, de hecho es mejor usarlas de manera preventiva. Sin embargo, las cremas reafirmantes son idóneas para cuando estás bajando de peso o acabas de parir, en ambos casos es el mejor momento para usarlas.

¿Mientras más caras mejor?

Falso. Hay que buscar una marca que esté respaldada por laboratorios serios y no productos “maravilla” que gastan más en publicidad que en calidad.

Tratamiento completo

Muchas de las cremas reafirmantes necesitan un apoyo extra y eso no viene embasado, mucho depende de ti. Toma en cuenta la siguiente rutina para ver resultados ¡ya!

Ejercicio:

El uso de una crema reafirmante debe de ir acompañado de una rutina de ejercicios, te damos algunos tips para reafirmar busto, abdomen y pompas.

Pompas: Coloca tus rodillas en el piso junto con tus manos estiradas, como si fueras un gato. Levanta tu pierna derecha hacia atrás viendo hacia el techo con la rodilla flexionada, regresa al punto inicial. Repite esta última operación veinte veces y hazlo con la pierna izquierda. Se recomienda una serie de vente, de diez, de ocho y de cuatro para finalizar.

Senos: Recuéstate de espaldas con las rodillas flexionadas. Las piernas separadas y tus pies sobre el suelo. Toma una mancuerna en cada mano (1,5 Kg a 2 Kg) y sostenlas en el aire sobre tu cabeza con ambos brazos casi extendidos. Mueve tus brazos hacia fuera como si quisieras tocar el piso con el puño de tus manos. Vuelve a juntar los brazos en la posición inicial. Haz diez series de quince repeticiones.

Vientre: Sin duda las abdominales son la mejor opción para ayudar a obtener un vientre plano. Con las manos debajo de las pompas, estira las piernas, con los pies hacia el techo, y súbelas ligeramente a la vez que contraes los músculos abdominales. Regresa los pies sin tocar al piso. Haz entre 20 y 25 veces, descansando entre la primera y la segunda serie. Si te sientes muy fuerte, haz 3 series de abdominales.

Masajes: Otra opción a la que puedes acudir son los masajes reafirmantes, pero procura que sea en un lugar serio y la masajista sea experta. Puedes incluirlo en la rutina una vez al mes, depende de tu economía.

Salud mental: Aunque no lo creas, tu salud mental es importante para que te veas bien por fuera. Duerme bien, procura no estresarte, para ello el ejercicio ayudará mucho. Come bien; si no tienes control de lo que comes, acércate a una nutrióloga o a un endocrinólogo, ellos son los expertos en la alimentación. Quiérete. Trabaja en tu autoestima; si necesitas ayuda una terapia es lo ideal, recuerda que tu cuerpo te necesita feliz.

Cómo es la piel del cuerpo

La piel del cuerpo es diferente a la del rostro: más seca y con una epidermis más fina. Su firmeza depende de la calidad de las fibras de elastina y de colágeno que la sostienen; además, ciertas zonas se ven afectadas por fluctuaciones hormonales y por problemas de microcirculación cutánea, de pesadez y de tensiones.

Busca productos que le den elasticidad a tu piel, tonicidad, hidratación y drenaje; de esta forma queda reestructurada, regenerada, descongestionada, reafirmada y lisa.

Fuente:
Laura Liliana Paredes Romo. Dermatóloga Egresada del Hospital Central Militar Teléfonos: 52 50-20 02 y 55 45 -62 62.

Manda tus dusas a salud[arroba]plenilunia[punto]com



Escrito por


Temas relacionados