¿Existe una relación entre no desayunar y obesidad?

Omitir el desayuno puede parecer un ahorro de tiempo y “mal necesario” en un mundo cada día más acelerado. Investigadores de la Universidad de Missouri-Columbia se dieron a la tarea de estudiar las diferencias entre quienes desayunan y los antojos de alimentación en el día.

Familia desayunando en la cocina
Comer el desayuno mejora la química del cerebro implicada en la regulación de la ingesta de alimentos y antojos
Investigadores de la University of Missouri-Columbia (Universidad de Missouri-Columbia) han descubierto que comer el desayuno, especialmente las comidas ricas en proteínas, aumenta los niveles de una sustancia química del cerebro asociada con sentimientos de recompensa, lo que puede reducir los antojos por alimentos y evitar comer en exceso más posteriormente en el día de los jóvenes adultos. La comprensión de la química del cerebro y su papel en los antojos de alimentos podría conducir a mejores prácticas en la prevención y tratamiento de la obesidad.

Nuestra investigación mostró que las personas experimentan una disminución dramática en los antojos de alimentos dulces cuando desayunan,” dijo Heather Leidy, profesora asistente de nutrición y fisiología del ejercicio. “Sin embargo, los desayunos que son altos en proteínas también reducen los antojos de alimentos salados – o con altos contenidos en grasa -. Por otro lado, si se omite el desayuno, estos antojos continúan aumentando en todo el día.

Leidy estudió los efectos de diferentes desayunos en los niveles de dopamina, una sustancia química del cerebro que participan en los impulsos y la recompensa de moderación, incluyendo los antojos de alimentos de los participantes. Los niveles de dopamina se determinaron mediante la medición de ácido homovanílico (HVA), el principal metabolito de la dopamina. Al comer se inicia una liberación de dopamina, que estimulan los sentimientos de recompensa de la comida. La respuesta de recompensa es una parte importante de comer, ya que ayuda a regular el consumo de alimentos, explicó Leidy.

“Los niveles de dopamina se ven debilitados en las personas que tienen sobrepeso o son obesos, lo que significa que se necesita mucho más estímulo – o alimento – para provocar sentimientos de recompensa, hemos observado respuestas similares en los patrones del desayuno“, dijo Leidy. “Para contrarrestar la tendencia de alimentarse en exceso y evitar el aumento de peso que se produce como resultado de comer en exceso, hemos tratado de identificar comportamientos dietéticos que proporcionan estos sentimientos de recompensa al mismo tiempo que se reducen los antojos de alimentos altos en grasa. Consumir el desayuno, especialmente un desayuno alto en proteínas , parece que hacer eso.

Los participantes en el estudio eran mujeres jóvenes con una edad promedio de 19 años; Sin embargo, Leidy dijo que los hallazgos pueden generalizarse a una población más grande de adultos.

En los Estados Unidos, las personas están omitiendo el desayuno con más frecuencia, lo que se asocia con antojos de alimentos, comer en exceso y la obesidad“, dijo Leidy. “Solía ser que casi el 100% de los adultos estadounidenses, niños y adolescentes estaban desayunando, pero en los últimos 50 años, hemos visto una disminución en la frecuencia de comer y un aumento de la obesidad.

Referencias

  • Laura C Ortinau, Heather A Hoertel, Steve M Douglas, Heather J Leidy Effects of high-protein vs. high- fat snacks on appetite control, satiety, and eating initiation in healthy women Nutrition Journal 2014, 13:97 (29 September 2014) doi:10.1186/1475-2891-13-97 http://www.nutritionj.com/content/13/1/97
Imagen cortesía de Wavebreak Media LTD


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste