Lo que debes conocer del uso de redes sociales y los trastornos de ansiedad

El uso de las redes sociales es parte de la vida de muchas personas, nos permiten acercarnos y conocernos para convivir mejor pero también es importante conocer las señales de los excesos para evitarlos y ayudar a otros a detectarlos para tratarlos oportunamente.

Ilustración 3D de persona relajada usando computadora
“Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser, será, y sucederá naturalmente”. Facundo Cabral (cantante y compositor argentino, 1937-2011) admin | Plenilunia Sociedad Civil
La ansiedad es una emoción normal en los seres humanos que se puede presentar en momentos en donde el organismo detecta una situación de peligro. Sin embargo, se considera de carácter patológico cuando se presenta de forma irracional, por un estímulo ausente, con intensidad excesiva y duración injustificadamente prolongada, generando un grado evidente de disfuncionalidad en la persona [1].

En entrevista, el experto en psiquiatría Aldo Suárez, miembro de la Asociación Voz Pro Salud Mental -dedicada a luchar por el derecho de las personas con enfermedad mental-, comentó que “hoy en día debido al auge del uso de internet y las redes sociales, se ha desarrollado una fuerte dependencia psicológica a estar conectado para compartir nuestras mejores experiencias o estar pendientes de las de los demás, de lo contrario, se genera un estado de ansiedad conocido como FOMO (fear of missing out, en español miedo a perderse algo)”.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, entre los trastornos mentales, los de ansiedad son muy frecuentes, suelen iniciar en la adolescencia y tienen su máxima prevalencia en la etapa más productiva de la vida laboral, social y afectiva. Las personas que padecen estos trastornos frecuentemente tardan mucho en buscar atención o recibir ayuda adecuada, lo que favorece la cronificación y predispone a la discapacidad asociada de los mismos [1].

Al respecto del FOMO, el doctor Suárez, explicó que “cuando un individuo se entera a través de las redes sociales que su círculo social se encuentra en alguna actividad que no lo involucró, la ansiedad afecta sus procesos mentales, interfiriere con su capacidad de análisis y deteriora evidentemente su funcionalidad. Lo anterior se manifiesta a través de sensaciones como aumento de tensión muscular, mareos, sudoración y palpitaciones, así como como intranquilidad, nerviosismo, preocupación excesiva, miedos irracionales, ideas catastróficas”.

Sobre otras causas o factores que pueden favorecer la presentación de un trastorno de ansiedad, adicionales a las redes sociales, mencionó la historia familiar, los eventos de vida estresantes o traumáticos, la comorbilidad con depresión o el abuso de sustancias dañinas como alcohol y drogas.

La ansiedad es una enfermedad y no un padecimiento voluntario, por lo que solicitar atención con un especialista en psiquiatría y no acudir a la automedicación es de vital importancia”, aseguró el Dr. Suárez. “Las complicaciones por no atenderla oportunamente, pueden ir desde una pérdida considerable de años de calidad de vida, la pérdida absoluta de la productividad, la necesidad de internamiento hospitalario, desarrollo de cuadros depresivos o incluso el suicidio”.

El especialista comentó que ante la sospecha de padecer, o que alguien cercano padezca de algún trastorno de ansiedad, es crucial acudir con un profesional en salud mental para contar con un tratamiento farmacológico de alta potencia y rápida acción.

También dijo que es recomendable que éste se administre paralelamente con algún antidepresivo, ya que los trastornos de ansiedad y depresión coexisten en más de 60% de los pacientes psiquiátricos [2]. “Si además del tratamiento se busca ayuda por medio de asociaciones de pacientes como Voz Pro de la Salud Mental que tienen como objetivo mejorar la calidad de vida de los afectados a través de la educación, la participación activa y el apoyo, el paciente tendrá mayor éxito en el resultado”, finalizó.

Referencias

  1. Guía de Práctica Clínica Diagnóstico y Tratamiento de los Trastornos de Ansiedad en el Adulto, México; Secretaria de Salud, 2010. Consultado el 18 de noviembre de 2014, disponible en http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/392_IMSS_10_Ansiedad/EyR_IMSS_392_10.pdf
  2. Verster JC, Volkerts ER. Clinical Pharmacology, Clinical Efficacy, and Behavioral Toxicity of Alprazolam: A Review of the Literature. CNS Drug Reviews 2004;10(1):45-76.

Publicaciones relacionadas